Un mun­do dis­tin­to del que ima­gi­ná­ba­mos

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Por Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

Na­die, al fi­na­li­zar el si­glo XX, pre­di­jo que ape­nas unos años des­pués de cru­za­do el um­bral del nue­vo mi­le­nio, pa­sa­rían las co­sas que su­ce­den hoy. No me re­fie­ro a las gran­des tendencias. El po­pu­lis­mo, que ha­bía des­apa­re­ci­do des­de la épo­ca de en­tre­gue­rras, es hoy un da­to clave de la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial en esos paí­ses. La au­to­su­fi­cien­cia pe­tro­le­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, cu­ya de­pen­den­cia con res­pec­to al Me­dio Oriente en par­te con­di­cio­nó su po­lí­ti­ca ex­te­rior du­ran­te dé­ca­das, es otro da­to im­pre­sio­nan­te. Co­mo lo es la per­sis­ten­cia del desafío que el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co plan­tea a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les a las que con­si­de­ra enemi­gas. Por úl­ti­mo, el re­sur­gi­mien­to del im­pe­ria­lis­mo ru­so, el he­ge­mo­nis­mo que pre­si­de la po­lí­ti­ca de Chi­na en su zo­na de in­fluen­cia y la he­ca­tom­be vi­vi­da por Bra­sil han pues­to pa­ños fríos a la fie­bre de los “emer­gen­tes”, ha­ce al­gu­nos años sim­bo­li­za­dos por el club de los “BRIC”.

La his­to­ria es siem­pre más im­pre­de­ci­ble, ri­ca y zig­za­guean­te que el re­la­to que nos quie­re ha­cer creer que to­do avan­za en la di­rec­ción co­rrec­ta. La de nues­tros días así lo de­mues­tra, una vez más.

Em­pie­zo por la úl­ti­ma de las cua­tro tendencias que he men­cio­na­do. Lo que los “BRIC” nos per­mi­ten con­cluir es que el ca­mino de los “emer­gen­tes ha­cia la de­mo­cra­cia li­be­ral y la pros­pe­ri­dad se­rá ex­tre­ma­da­men­te si­nuo­so. No ha­brá, pues, en el me­diano pla­zo, sus­ti­tu­to pa­ra las de­mo­cra­cias li­be­ra­les desa­rro­lla­das co­mo gran­des re­fe­ren­tes del pro­gre­so. El en­du­re­ci­mien­to po­lí­ti­co de Chi­na y Ru­sia, y sus ame­na­zan­tes po­lí­ti­cas ex­te­rio­res (que con­vi­ven en el pri­mer ca­so con un evi­den­te di­na­mis­mo ca­pi­ta­lis­ta), no per­mi­ten au­gu­rar to­da­vía un sal­to de­fi­ni­ti­vo de am­bos paí­ses al desa­rro­llo. En el ca­so de In­dia y Bra­sil, dos de­mo­cra­cias, la fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y la au­sen­cia de una idea cla­ra so­bre las claves del desa­rro­llo eco­nó­mi­co tam­bién nos en­vían la se­ñal de que tar­da­rán mu­cho en dar ese sal­to.

Lo cual pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na no es una bue­na no­ti­cia. La Alian­za del Pa­cí­fi­co, que tie­ne un ta­ma­ño eco­nó­mi­co pa­re­ci­do a Bra­sil, ha de­mos­tra­do no es­tar en con­di­cio­nes de ejer­cer el li­de­raz­go de la re­gión y ocu­par el lu­gar que co­rres­pon­de­ría a Bra­sil si no es­tu­vie­ra pa­san­do por una cri­sis tan­to mo­ral co­mo de mo­de­lo so­cio­eco­nó­mi­co.

Con es­ta ma­la no­ti­cia con­vi­ve la bue­na no­ti­cia de que el po­pu­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano es­tá de sa­li­da, en gran par­te gra­cias a la “de­ba­cle” ve­ne­zo­la­na. Eso abre po­si­bi­li­da­des de éxi­to a otros paí­ses que han es­ta­do ba­jo in­fluen­cia cha­vis­ta. A lo que po­de­mos as­pi­rar, co­mo re­gión, en los años in­me­dia­tos, es al pro­gre­so ais­la­do de al­gu­nos paí­ses pe­ro to­da­vía no a ocu­par un lu­gar de pe­so en el con­cier­to mun­dial.

La primera ten­den­cia que men­cio­né, la del po­pu­lis­mo, es una pa­ra­do­ja: cre­ce en el mun­do desa­rro­lla­do en el mo­men­to en que se em­pie­za a re­ti­rar en el la­ti­noa­me­ri­cano. Una com­bi­na­ción de fac­to­res -la se­cue­la de la cri­sis fi­nan­cie­ra, la in­mi­gra­ción, el te­rro­ris­mo, el de­cli­ve de cier­tas in­dus­trias tra­di­cio­na­les, la glo­ba­li­za­ción co­mo agen­te de­bi­li­ta­dor del Es­ta­do na­ción- asus­tan a mu­cha gen­te. Son te­mo­res que no tie­nen jus­ti­fi­ca­ción real: por ejem­plo, hoy hay pleno em­pleo en Es­ta­dos Uni­dos a pe­sar de que en los úl­ti­mos 20 años han des­apa­re­ci­do 28% de los pues­tos de tra­ba­jo en las in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras. Pe­ro ¿cuán­do ha si­do eso de­ter­mi­nan­te en la vi­da po­lí­ti­ca? El re­la­to po­pu­lis­ta, mien­tras pro­vea a una par­te de los ciu­da­da­nos de jus­ti­fi­ca­cio­nes emo­cio­nal­men­te sa­tis­fac­to­rias y ellos no ex­pe­ri­men­ten el error en car­ne pro­pia, ten­drá se­gui­do­res.

La re­be­lión po­pu­lar con­tra las eli­tes y la explosión de las co­mu­ni­ca­cio­nes, que per­mi­ten a ca­da ciu­da­dano ser hoy su pro­pio par­ti­do, su pro­pio Presidente o su pro­pio pe­rió­di­co, ha da­do al po­pu­lis­mo mu­cha po­ten­cia en las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de Oc­ci­den­te. Sea de iz­quier­da (co­mo Po­de­mos en Es­pa­ña) o de­re­cha (co­mo el Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia), tam­bién im­pac­tan a Eu­ro­pa.

Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de Amé­ri­ca La­ti­na, tie­nen de­mo­cra­cias acen­dra­das, ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes y cla­ses me­dias an­ti­guas, to­do lo cual de­fien­de me­jor a esos paí­ses con­tra el po­pu­lis­mo. Por eso he­mos vis­to una reac­ción con­tra él en Es­ta­dos Uni­dos al in­te­rior del pro­pio Par­ti­do Re­pu­bli­cano, en los tri­bu­na­les o en la so­cie­dad ci­vil, y por eso tam­bién he­mos si­do tes­ti­gos de he­chos co­mo el sur­gi­mien­to de Em­ma­nuel Ma­cron co­mo lí­der de una co­rrien­te eu­ro­pea glo­ba­lis­ta.

De allí que po­da­mos pro­nos­ti­car que el po­pu­lis­mo no lo­gra­rá im­po­ner sus re­ce­tas en las de­mo­cra­cias li­be­ra­les en ge­ne­ral. Lo ha­rá es­po­rá­di­ca­men­te, aquí o allá, di­fi­cul­ta­rá mu­cho el avan­ce ha­cia la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas, bie­nes, ca­pi­ta­les o ideas, pe­ro el an­ti­po­pu­lis­mo se­rá una fuer­za vi­gi­lan­te con­tra el po­pu­lis­mo.

Las otras dos tendencias im­por­tan­tes de nues­tro tiem­po -la re­vo­lu­ción del “sha­le”, que dis­mi­nu­ye la im­por­tan­cia del pe­tró­leo del Gol­fo Pér­si­co pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do, y el te­rro­ris­mo co­mo fe­nó­meno per­sis­ten- te- tam­bién per­mi­ten al­gu­nos pro­nós­ti­cos.

La re­la­ti­va dis­mi­nu­ción del pe­so del pe­tró­leo del Gol­fo ten­drá a la lar­ga un efec­to de­bi­li­ta­dor so­bre las mo­nar­quías dic­ta­to­ria­les y sus alia­dos (co­mo Egip­to). Tal vez abra nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra la de­mo­cra­ti­za­ción que fra­ca­só con la Pri­ma­ve­ra Ára­be. El sub­de­sa­rro­llo de esas so­cie­da­des se­rá más di­fí­cil de jus­ti­fi­car si su pe­tró­leo ya no les ga­ran­ti­za la re­la­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca que te­nían con las de­mo­cra­cias de Oc­ci­den­te. Es­te cam­bio, por su­pues­to, se­rá de len­ta coc­ción, pues los hi­dro­car­bu­ros ára­bes se­gui­rán sien­do im­por­tan­tes (por ejem­plo, en el mer­ca­do asiá­ti­co). A me­diano y lar­go pla­zo, la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del “sha­le” pue­de ser el im­pul­so de cam­bio en el mun­do ára­be.

El te­rro­ris­mo -cuar­ta pa­ta de la me­sa con­tem­po­rá­nea- re­for­za­rá las tendencias na­cio­na­lis­tas en una par­te de la po­bla­ción oc­ci­den­tal. Tam­bién con­tri­bui­rá a man­te­ner vi­va la ten­sión, no­to­ria des­de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, en­tre li­ber­tad y se­gu­ri­dad. Los ex­ce­sos de la se­gu­ri­dad in­va­den siem­pre los pre­dios de la li­ber­tad. Cuan­do es­tán ba­jo la tra­ma del te­rror, a me­nu­do los ciu­da­da­nos li­bres es­tán dis­pues­tos a sa­cri­fi­car es­pa­cios de li­ber­tad pa­ra sen­tir­se me­nos ame­na­za­dos. Es­to lo sa­ben bien los de­ma­go­gos que se­gui­rán apa­re­cien­do de tan­to en tan­to.

He­chas las su­mas y las res­tas, el mun­do de hoy ofre­ce más ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo que pa­ra el pe­si­mis­mo. El ca­mino, eso sí, se­rá ac­ci­den­ta­do, es­ta­rá lleno de fal­sos ata­jos y pon­drá con fre­cuen­cia a prue­ba la ilu­sión del pro­gre­so. Pe­ro ¿cuán­do ha fun­cio­na­do el mun­do de otra ma­ne­ra?

Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor pe­ruano

► Ma­ni­fes­tan­tes an­ti­glo­ba­li­za­ción pro­tes­tan en las ca­lles de Ham­bur­go du­ran­te la re­cien­te cum­bre del G-20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.