Eu­ro­pa op­ta por una di­ri­gen­cia jo­ven, a di­fe­ren­cia de Su­da­mé­ri­ca

La lle­ga­da de Em­ma­nuel Ma­cron a la Pre­si­den­cia de Fran­cia, con so­lo 39 años, no pa­re­ce ser una ex­cep­ción en Eu­ro­pa, sino más bien una ten­den­cia. Bél­gi­ca, Ir­lan­da y Gre­cia tie­nen go­ber­nan­tes que lle­ga­ron al po­der con 40 años o me­nos. En la re­gión, en cam­bi

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Pe­dro Sch­war­ze

Por

Con la elec­ción de Em­ma­nuel Ma­cron co­mo Presidente de Fran­cia en ju­nio se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal en la di­ri­gen­cia de bue­na par­te de los paí­ses eu­ro­peos, al­gu­nos de los cua­les no su­pe­ran ni si­quie­ra la ba­rre­ra de los 40 años. Muy dis­tin­to de lo que ocu­rre en Su­da­mé­ri­ca, don­de la edad pro­me­dio de los man­da­ta­rios de 10 de sus paí­ses es de 65 años. Más en la lí­nea eu­ro­pea es­tá el pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, que lle­gó con 43 años a ocu­par la je­fa­tu­ra de gobierno, mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cen ali­near­se con el sur del con­ti­nen­te: el Presidente Do­nald Trump tie­ne 71 años.

Pre­ci­sa­men­te una de las gran­des apues­tas de Ma­cron, hoy de 39 años, fue pre­sen­tar­se co­mo un po­lí­ti­co que iba a re­no­var y re­ju­ve­ne­cer la po­lí­ti­ca fran­ce­sa. Y en esa lí­nea re­nun­ció al gobierno de Ho­llan­de (años an­tes ha­bía de­ja­do el Par­ti­do So­cia­lis­ta), le­van­tó su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y for­mó un nue­vo mo­vi­mien­to, ga­nó la Je­fa­tu­ra de Es­ta­do y su agru­pa­ción, La Re­pú­bli­ca en Mar­cha, ga­nó la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de la Asam­blea Na­cio­nal (Par­la­men­to). To­do eso en un po­co más de un año, de­mos­tra­ción de que los elec­to­res fran­ce­ses es­ta­ban dis­pues­to a arries­gar­se con las pro­pues­tas de un po­lí­ti­co jo­ven.

Pe­ro no es el úni­co go­ber­nan­te de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal que es­tá ba­jo la ba­rre­ra de los 40. Des­de me­dia­dos de ju­nio, el pri­mer mi­nis­tro de Ir­lan­da es Leo Va­rad­kar, de 38 años, que aun­que es miem­bro del Par­ti­do Con­ser­va­dor Fi­ne Gael, evi- den­te­men­te re­pre­sen­ta un quie­bre con los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les: su pa­dre es un ciu­da­dano in­dio y él es ho­mo­se­xual.

Ade­más, hay otros di­ri­gen­tes que ron­dan las cua­tro dé­ca­das, co­mo el pri­mer mi­nis­tro grie­go Alexis Tsi­pras, quien lle­gó a la je­fa­tu­ra de gobierno con 40 años, en 2015, en me­dio de la peor cri­sis eco­nó­mi­ca que ha su­fri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das ese país. O co­mo el je­fe de gobierno de Bél­gi­ca, Char­les Mi­chel, que asu­mió ese car­go en 2014, cuan­do te­nía 38 años.

El as­cen­so de po­lí­ti­cos jó­ve­nes tam­bién se vis­lum­bra en al­gu­nas de las for­ma­cio­nes eu­ro­peas, co­mo el Par­ti­do Con­ser­va­dor, de Reino Uni­do, y el iz­quier­dis­ta Po­de­mos, de Es­pa­ña. Clave en fre­nar la san­gría de vo­tos y es­ca­ños en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes fue Ruth Da­vid­son, la lí­der de los con­ser­va­do­res en Es­co­cia, de 38 años. La mu­jer, de cla­se obre­ra, cris­tia­na, abier­ta­men­te les­bia­na y eu­ro­peís­ta, lo­gró su­mar 13 dipu­tados pa­ra los to­ries, cuan­do ese par­ti­do an­te­rior­men­te so­lo te­nía uno en Es­co­cia.

Pa­blo Igle­sias, en tan­to, tam­bién de 38 años, con­si­guió con­ver­tir a su par­ti­do, Po­de­mos, sur­gi­do de las pro­tes­tas de los “in­dig­na­dos” en 2011, en la ter­ce­ra for­ma­ción de Es­pa­ña, y rom­per con ello el bi­par­ti­dis­mo que ha­bía mar­ca­do bue­na par­te de las cua­tro dé­ca­das de de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, en­tre so­cia­lis­tas y po­pu­la­res.

Al otro la­do del Atlán­ti­co, aún no pa­re­ce lle­gar esa ten­den­cia y que­dan ca­si co­mo hi­tos per­di­dos en la his­to­ria, la primera lle­ga­da a la Pre­si­den­cia de Pe­rú de Alan Gar­cía, en 1985, con 36 años, o el arri­bo al po­der de Fi­del Castro, con el triun­fo de su re­vo­lu­ción ar­ma­da en 1959, cuan­do so­lo te­nía 31 años. In­clu­so, que­dan co­mo un la­men­to an­ti­guo los ver­sos de la can­ción Los sa­lie­ris de Charly, de León Gie­co, de co­mien­zos de la dé­ca­da del 90, don­de ase­gu­ra­ba que “que­re­mos ya un Presidente jo­ven, que ame la vi­da, que en­fren­te la muer­te (…). Di­cen: la ju­ven­tud no tie­ne pa­ra go­ber­nar ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te. Me­nos mal, que nun­ca la ten­ga, ex­pe­rien­cia de ro­bar. Me­nos mal, que nun­ca la ten­ga, ex­pe­rien­cia de men­tir”.

En Su­da­mé­ri­ca, en la ac­tua­li­dad, el go­ber­nan­te más jo­ven es el ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro, que ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2013, cuan­do te­nía 50 años. Su men­tor, Hu­go Chá­vez, ha­bía asu­mi­do la je­fa­tu­ra de Es­ta­do en 1999 con 46 años. Des­pués de Ma­du­ro, le si­gue Evo Mo­ra­les, el Presidente bo­li­viano, quien aho­ra tie­ne 57 años, pe­ro que te­nía 46 al lle­gar al po­der en 2006. En ter­cer lu­gar es­tá Mau­ri­cio Macri, en Ar­gen­ti­na, quien ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2015 con 56 años.

En el otro ex­tre­mo de los go­ber­nan­tes sud­ame­ri­ca­nos, el con más edad es el pe­ruano Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien asu­mió el año pa­sa­do con 77 años; el uru­gua­yo Ta­ba­ré Váz­quez, que lle­gó a la Pre­si­den­cia en 2015, tie­ne 75 años (es­te es su se­gun­do pe­río­do, y cuan­do co­men­zó el pri­mer man­da­to te­nía 65 años), y el bra­si­le­ño Mi­chel Te­mer, que hoy tie­ne 76, uno más que cuan­do re­em­pla­zó de­fi­ni­ti­va­men­te a Dil­ma Rous­seff, el 31 de agos­to de 2016. ●

► El Presidente fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, de 39 años, da la bien­ve­ni­da a su par pe­ruano, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, de 78 años, en ju­nio, en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.