Esos ra­ros len­gua­jes nue­vos

Un men­sa­je cor­to con un emo­ti­cón di­ce to­do so­bre un es­ta­do de áni­mo. Per­so­na­li­da­des has­ta ha­ce po­co inal­can­za­bles que aho­ra es­tán a un clic de dis­tan­cia. Pa­la­bras que lle­gan des­de muy le­jos pa­ra que­dar­se. La tec­no­lo­gía y la mi­gra­ción, en­tre otros fac­to­res

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Por Ilus­tra­ción

1 Nue­vas re­glas y fil­tros

Las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les han per­mi­ti­do que hoy las per­so­nas pue­dan es­tar per­ma­nen­te­men­te dis­po­ni­bles y dis­pues­tas a en­trar en una con­ver­sa­ción, una nue­va reali­dad con la que es­ta­mos apren­dien­do a con­vi­vir. Se­gún Cris­tián Pra­do, aca­dé­mi­co de An­tro­po­lo­gía de la Fac­so de la U. de Chi­le, co­mo hay tan­ta in­for­ma­ción dan­do vuel­tas por las re­des es­ta­mos cons­tan­te­men­te crean­do nue­vos fil­tros (per­so­na­les y so­cia­les) pa­ra ac­ce­der a ella. “Yo pue­do pu­bli­car lo que quie­ra en mi red so­cial, en mi Fa­ce­book, en mi Twit­ter o Ins­ta­gram, y tú tie­nes de­re­cho a ver­me o no, a blo­quear mis no­ti­fi­ca­cio­nes si no te gus­tan o a po­ner­me un li­ke si te pa­re­ce”, di­ce. A par­tir de esas res­pues­tas va­mos ca­li­bran­do có­mo nos mos­tra­mos, có­mo nos ven o cuál es el al­can­ce de lo que de­ci­mos. Un ejem­plo ocu­rrió du­ran­te la re­cien­te ne­va­zón: mien­tras mi­les de per­so­nas lo pa­sa­ban mal por fal­ta de elec­tri­ci­dad, un di­rec­tor de la em­pre­sa de elec­tri­ci­dad Enel se que­jó en su cuen­ta de Twit­ter por­que no ha­bía re­ci­bi­do el dia­rio. Co­mo res­pues­ta le llo­vie­ron los in­sul­tos. “Y lo pu­so en Twit­ter, que es una de las re­des más abier­tas y pe­li­gro­sas en tér­mi­nos de ima­gen pú­bli­ca”, di­ce Pra­do, quien agre­ga que si bien no hay re­glas es­cri­tas en es­ta nue­va reali­dad, ca­sos co­mo ese van ge­ne­ran­do una es­pe­cie de con­trol so­cial.

2 Me­nos co­mu­ni­ca­ción

“Veo una ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción, pe­ro me­nos co­mu­ni­ca­ción”, di­ce Daniel Hal­pern, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la UC ante es­ta reali­dad don­de pre­do­mi­nan las re­des so­cia­les y los ser­vi­cios de men­sa­je­ría. Hal­pern ex­pli­ca que hoy to­do el mun­do in­for­ma lo que es­tá ha­cien­do o sin­tien­do, pe­ro de ma­ne­ra po­co pro­fun­da. Es, agre­ga, una ma­ne­ra más su­per­fi­cial de vin­cu­lar­se, por­que es rá­pi­da, de men­sa­je cor­to, de po­ner es­ta­dos en las re­des, de emo­ti­co­nes, pe­ro se tra­ta de un ti­po de co­mu­ni­ca­ción que no ex­plo­ra más allá de lo que una ca­ra di­bu­ja­da pue­de ex­pre­sar. Se­gún Hal­pern, es­to res­pon­de tan­to a la cul­tu­ra de una so­cie­dad más ins­tan­tá­nea y tam­bién a ló­gi­cas de po­co tiem­po. “Ade­más, cuan­do tra­tas de al­can­zar una ma­yor pro­fun­di­dad eres cons­tan­te­men­te in­te­rrum­pi­do”, ex­pli­ca el aca­dé­mi­co, y co­men­ta lo di­fí­cil que es en­fo­car­se en una con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra cuan­do se es­tá pen­dien­te del What­sApp o las no­ti­fi­ca­cio­nes de Fa­ce­book. Pa­ra Cris­tián Pra­do, aca­dé­mi­co de la U. de Chi­le, uno de los prin­ci­pios más im­por­tan­tes de la co­mu­ni­ca­ción so­cial es la coo­pe­ra­ción en­tre las per­so­nas, la que se da en in­ter­ac­cio­nes per­so­na­les reales, no vir­tua­les. “Es esa di­ná­mi­ca la que per­mi­te que el víncu­lo so­cial se man­ten­ga”, di­ce.

3 Ma­yor ho­ri­zon­ta­li­dad

Has­ta ha­ce unos años era im­pen­sa­do lle­gar de ma­ne­ra di­rec­ta has­ta un po­lí­ti­co o un ge­ren­te de una em­pre­sa im­por­tan­te sin pa­sar por una se­cre­ta­ria o una se­rie de ga­te­kee­pers o “vi­gi­lan­tes” que con­tro­lan el ac­ce­so de cier­tas per­so­nas. Hoy, es­ta reali­dad cam­bió y es­ta­mos a un clic, un tui­teo, un email o a un men­sa­je de dis­tan­cia de esas per­so­nas. “Mi­ra lo que pa­sa hoy en Twit­ter con uno de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de Chi­le, co­mo An­dró­ni­co Luk­sic. Es­tás a un tui­teo de él”, di­ce Daniel Hal­pern, aca­dé­mi­co de la UC. La tec­no­lo­gía ha vuel­to más horizontales las re­la­cio­nes, al­go que tam­bién se da den­tro de las pro­pias fa­mi­lias, tal co­mo pue­de ver­se en los gru­pos de What­sApp. “Ahí el pa­pá y el hi­jo son igua­les. El pa­pá es uno más del gru­po y se pier­de la ver­ti­ca­li­dad de la re­la­ción”, agre­ga Hal­pern.

4 Una pro­nun­cia­ción “co­rrec­ta”

La for­ma en que se ha­bla en Chi­le es tan re­le­van­te, que se­gún Scott Sa­dowsky, pro­fe­sor de Lin­güís­ti­ca de la UC, abrir la bo­ca en es­te país equi­va­le a en­tre­gar­le la fi­cha Ca­sen al in­ter­lo­cu­tor. En ese con­tex­to, uno de los cam­bios de pro­nun­cia­ción más lla­ma­ti­vos de los úl­ti­mos años es lo que ha pa­sa­do con la “r”. Gran par­te de Chi­le de­cía la “r” al fi­nal de una pa­la­bra co­mo “rs” o “rsh”: “amorsh” en vez de “amor” o “a vers” en lu­gar de “a ver”. En al­gún mo­men­to, ex­pli­ca Sa­dowsky, ese so­ni­do em­pe­zó a ser te­ma de bur­la, y lue­go esa mu­le­ti­lla pa­só a ser es­tig­ma­ti­za­ción, a tal pun­to que es­te so­ni­do ha des­apa­re­ci­do ca­si

SI­GUE EN PÁG 44

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.