Co­mu­ni­ca­ción bi­po­lar

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Por Ar­tu­ro Arria­ga­da

Cuan­do apa­re­cie­ron los me­dios so­cia­les on­li­ne co­mo You­Tu­be, Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram, en­tre otros, el es­lo­gan con que se pro­mo­vían era que se iban a dis­mi­nuir las bre­chas de in­for­ma­ción y po­der en­tre las per­so­nas. To­dos íba­mos a ser ciu­da­da­nos y con­su­mi­do­res em­po­de­ra­dos. La fuer­za de es­tos su­pues­tos nos ha lle­va­do a te­ner al­tas ex­pec­ta­ti­vas en torno al im­pac­to de la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal en dis­tin­tos ám­bi­tos de nues­tras vi­das. A ve­ces es­tas se cum­plen, otras no.

Al me­nos sa­be­mos que so­mos se­res so­cia­les. Ne­ce­si­ta­mos in­ter­ac­tuar, eso no ha cam­bia­do en lo más mí­ni­mo. Lo que sí cam­bia es que hoy la gen­te con­ver­sa con Luk­sic, com­par­te no­ti­cias ver­da­de­ras y fal­sas, es­pe­ra li­kes y re­tuits, se que­ja por las ac­cio­nes del gobierno, da lu­chas por la igual­dad de gé­ne­ro, y pro­tes­ta por los cor­tes de luz. En­tre­me­dio, se emociona con mo­men­tos fa­mi­lia­res trans­mi­ti­dos en Ins­ta­gram y Fa­ce­book, que a ve­ces fun­cio­nan co­mo pro­mo­cio­nes de al­gún pro­duc­to en ple­na pues­ta de sol.

En ese mar de mo­men­tos, ideas y emo­cio­nes, tam­bién apa­re­ce la frus­tra­ción y el de­sen­can­to. Ya sea por­que las co­sas no cam­bian al con­ver­sar con el “Tío An­dró­ni­co” o por­que ve­mos que to­da­vía mu­chos se com­pli­can con la igual­dad de gé­ne­ro. Al fi­nal nos ex­po­ne­mos y ac­ce­de­mos a in­for­ma­ción cu­yo fil­tro –su­pues­ta­men­te­so­mos no­so­tros mis­mos. Esa si­tua­ción que nos ge­ne­ra con­flic­tos con nues­tras di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y va­ló­ri­cas es­tá apo­ya­da por una se­rie de al­go­rit­mos que es­truc­tu­ran lo que ve­mos, lo que sa­be­mos y lo que nos de­cep­cio­na del mun­do a tra­vés de los me­dios so­cia­les on­li­ne. La co­mu­ni­ca­ción de hoy es­tá con­for­ma­da en tiem­po y es­pa­cio por al­go­rit­mos que no co­no­ce­mos y cu­yo fun­cio­na­mien­to tam­po­co en­ten­de­mos.

Los al­go­rit­mos y la frus­tra­ción en torno a las ex­pec­ta­ti­vas de nues­tras co­mu­ni­ca­cio­nes nos tie­nen in­mer­sos en una cons­tan­te bi­po­la­ri­dad. Por un la­do, es­ta­mos ex­pues­tos a in­for­ma­ción, ideas e imá­ge­nes -mu­chas ve­ces sin con­tex­to- de gen­te que no siem­pre co­no­ce­mos. To­do por un “me gus­ta” que pu­si­mos en al­gún mo­men­to o por­que aho­ra las pla­ta­for­mas de­tec­tan lo que “nos gus­ta” pa­ra pre­sen­tar­nos la vi­da de los otros -y los pro­duc­tos que la acom­pa­ñan- sin nin­gu­na ra­zón. Por otro la­do, si­guien­do a gen­te que pien­sa co­mo no­so­tros, re­for­za­mos nues­tras po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas fren­te a asun­tos don­de nues­tras po­si­bi­li­da­des re­fle­xi­vas se re­du­cen a un sim­ple “el mun­do fun­cio­na co­mo yo y mi pe­que­ño en­torno cree”.

Es­ta­mos in­mer­sos en flu­jos de co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción que se mue­ven co­mo un pén­du­lo. Por un la­do, es­tá el po­der de los al­go­rit­mos que de­tec­tan y su­gie­ren pau­tas de co­mu­ni­ca­ción a las que nos po­de­mos su­mar pa­ra ex­pre­sar­nos y par­ti­ci­par so­bre los asun­tos que nos in­quie­tan. Por otro la­do, es­tá la frus­tra­ción de mu­chas ve­ces in­ten­tar ser con­su­mi­do­res, ciu­da­da­nos e in­di­vi­duos em­po­de­ra­dos por la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car­lo to­do, pe­ro no siem­pre esa ex­pec­ta­ti­va va acom­pa­ña­da de al­go más que un “me gus­ta”. Así, el es­lo­gan del em­po­de­ra­mien­to a ve­ces es so­lo eso, una pro­me­sa que nos frus­tra cuan­do ve­mos que to­do si­gue igual.

So­ció­lo­go y aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo UAI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.