Pe­rio­dis­ta

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

¿Po­drá el fútbol chi­leno se­guir cre­cien­do cuan­do ya no exis­ta la “ge­ne­ra­ción do­ra­da”? Com­ple­jo. Par­ta­mos por con­ve­nir que el sal­to da­do por la Se­lec­ción en los úl­ti­mos años no tie­ne que ver, co­mo al­gu­nos in­cau­tos creen, con un gru­po de gran­des ju­ga­do­res que la dio­sa for­tu­na jun­tó de re­pen­te, por chi­ri­pa y ca­ram­bo­la. Me­nos con el tra­ba­jo de su­pues­tos al­fa­re­ros lo­ca­les que, si exis­tie­ran, ya se­rían fa­mo­sos en otros pa­gos. No. La ra­zón es cla­ra y tie­ne que ver, ca­si ex­clu­si­va­men­te, con el tra­ba­jo de un par de no­ta­bles téc­ni­cos ex­tran­je­ros -Biel­sa y Sampaoli- que vi­nie­ron a cam­biar­lo to­do.

Dos ar­gen­ti­nos es­tu­dio­sos y ob­se­si­vos que, con su in­ten­so mé­to­do de al­fa­be­ti­za­ción, lle­va­ron a una ge­ne­ra­ción ape­nas com­pe­ti­ti­va a trans­for­mar­se en “do­ra­da”. Lo pri­me­ro fue sa­car­los men­tal y fí­si­ca­men­te del las­tre que era en­tre­nar y ju­gar en Chi­le, em­pu­jar­los a sa­lir de los es­tre­chos már­ge­nes de la co­mar­ca y, por primera vez, exi­gir­se a fon­do. De he­cho, ape­nas se tra­tó de cam­biar un po­qui­to el ma­pa del te­so­ro, to­do se vino aba­jo. Con los mis­mos ex­po­nen­tes, lo que de­jó en cla­ro que el se­cre­to no eran Bra­vo, Is­la, Me­del, Vidal o Sán­chez, sino la exi­gen­cia des­me­di­da; esa úni­ca fór­mu­la ofen­si­va, in­ten­sa y di­rec­ta. Sin el mie­do de an­ta­ño, sin la me­dio­cri­dad dis­fra­za­da de “equi­li­brio”.

El pun­to es: ¿Pue­de re­pe­tir­se el éxi­to sin los ex­po­nen­tes ini­cia­les de la fór­mu­la? No es fá­cil. Qui­zás no ocu­rra nun­ca más, ya que el fútbol se tra­ta de mo­men­tos. Sin em­bar­go, la bue­na no­ti­cia es que ya se ins­ta­ló en el me­dio -al me­nos en un sec­tor de la pren­sa, di­ri­gen­tes, ju­ga­do­res e hin­chas- una idea ma­dre so­bre la cual se­rá di­fí­cil re­tro­ce­der: ya nin­gún téc­ni­co po­drá sa­lir a de­fen­der­se, pa­rar de co­rrer o de­jar de pre­sio­nar tan fá­cil­men­te. Si se po­ne el freno, sea cual sea la ma­te­ria pri­ma que se ten­ga a mano, ha­brá que­jas fe­ro­ces.

La piel ya cam­bió y el pro­ta­go­nis­mo, afor­tu­na­da­men­te, for­ma par­te del ADN de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Se­rán ellas, en la can­cha, los en­tre­na­mien­tos, el es­ta­dio o de­trás de una te­le, las en­car­ga­das de exi­gir ca­da año, en ca­da tor­neo, vol­ver a la ma­sa ma­dre. La úni­ca op­ción real de que, al­gu­na vez, vuel­va a sur­gir otra “ge­ne­ra­ción do­ra­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.