DA LA IM­PRE­SIÓN QUE LOS PAR­LA­MEN­TA­RIOS QUE SE OPONEN AL ABOR­TO ES­TÁN SO­LOS, PUES MU­CHOS DE SUS ALIA­DOS HAN OP­TA­DO POR EL SÁLVESE QUIEN PUE­DA.

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Juan Ig­na­cio Bri­to Pe­rio­dis­ta Car­los Wi­lliam­son In­ves­ti­ga­dor Cla­pes UC

Hay mo­men­tos en los que los cálcu­los de­ben que­dar a un la­do y las con­vic­cio­nes ocu­par el lu­gar prio­ri­ta­rio que a me­nu­do tie­nen en los dis­cur­sos y tan ra­ra vez en los he­chos. Si­tua­cio­nes de­ci­si­vas en las que de po­co sir­ven los si­len­cios prác­ti­cos, las pau­sas re­fle­xi­vas, las com­pli­ci­da­des pa­si­vas, las me­dias tin­tas, los in­tere­ses sub­al­ter­nos o la con­ve­nien­cia in­me­dia­ta. La dis­cu­sión so­bre el pro­yec­to de abor­to es uno de esos mo­men­tos. De po­co va­le de­cir­se hu­ma­nis­ta cris­tiano si, al vo­tar en el Con­gre­so, no se es ni lo uno ni lo otro. Las pa­la­bras de un pastor que­dan va­cías si en la ins­tan­cia clave no sa­ca la voz o emi­te so­ni­dos ape­nas au­di­bles, de­jan­do en la es­ta­ca­da a sus ove­jas. Las de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios de las ins­ti­tu­cio­nes se trans­for­man en le­tra muer­ta si cuan­do lle­ga la ho­ra de los quiu­bos la op­ción es pa­sar. El can­di­da­to que se pro­cla­ma en con­tra del abor­to pe­ro no usa su li­de­raz­go pa­ra tra­tar de im­pe­dir­lo cae en la in­cohe­ren­cia.

La dis­cu­sión so­bre el abor­to es dis­tin­ta a otras, por­que en ella se po­nen en jue­go cues­tio­nes ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­tes: el res­pe­to a la vi­da del que es­tá por na­cer, la dig­ni­dad de la mu­jer, las res­pon­sa­bi­li­da­des que acom­pa­ñan a la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad, la so­li­da­ri­dad con los más des­pro­te­gi­dos, etc. El te­ma to­ca la esen­cia de nues­tra so­cie­dad de va­ria­das for­mas y por eso los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes no pue­den usar en es­te de­ba­te los es­tán­da­res que uti­li­zan pa­ra abor­dar otras de­fi­ni­cio­nes me­no­res.

En el ca­so de los par­la­men­ta­rios, su pos­tu­ra fi­nal se tra­du­ce en un vo­to a fa­vor o en con­tra. Sin em­bar­go, hay otras ins­ti­tu­cio­nes y li­de­raz­gos que tam­bién for­man par­te de la dis­cu­sión y a ellos tam­bién les co­rres­pon­de pro­nun­ciar­se.

No obs­tan­te, da la im­pre­sión que los par­la­men­ta­rios que se oponen al abor­to se en­cuen­tran so­los, pues mu­chos de los que de­bían ser sus alia­dos na­tu­ra­les han op­ta­do por el sálvese quien pue­da. La ini­cia­ti­va del gobierno tie­ne 70% de apro­ba­ción y eso pa­re­ce es­tar afec­tan­do la vo­lun­tad de res­pues­ta de quie­nes por vo­ca­ción y prin­ci­pios de­be­rían ubi­car­se en la primera lí­nea.

El ries­go es que se con­so­li­de la vic­to­ria cul­tu­ral que im­pli­ca el ni­vel de apo­yo que po­see el pro­yec­to pro­mo­vi­do por el Eje­cu­ti­vo. Es ne­ce­sa­rio apren­der de lo que ocu­rre en lu­ga­res co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de una mi­no­ría rui­do­sa nun­ca de­jó de opo­ner­se al abor­to y ha ter­mi­na­do re­vir­tien­do lo que pa­re­cía un cli­ma de opi­nión irre­mon­ta­ble. Hoy son va­rias las en­cues­tas que mues­tran que en la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na los pro-vi­da su­pe­ran a los pro-choi­ce.

No se tra­ta de sa­lir a ata­car y a de­nun­ciar, sino de ha­cer ver con leal­tad y al­tu­ra las con­vic­cio­nes pro­pias y jus­ti­fi­car­las de acuer­do a la só­li­da ba­se doc­tri­na­ria y prác­ti­ca que tie­ne la po­si­ción an­ti­abor­to. Ni bu­ses na­ran­jas ni exal­ta­cio­nes agre­si­vas. Con cal­ma y se­gu­ri­dad, hay que atre­ver­se a pre­sen­tar las ideas pro­pias y no ca­llar­las en un mo­men­to de­ci­si­vo co­mo el ac­tual. es­ti­ma, en pro­me­dio, del or­den de $ 50.000 men­sua­les que sa­len del bol­si­llo de las fa­mi­lias, ci­fra no des­pre­cia­ble que, en el mar­gen, afec­ta la de­ci­sión de en­trar o no a la edu­ca­ción su­pe­rior. Por otro la­do, tam­po­co se tra­ta de abra­zar el ver­da­de­ro po­pu­lis­mo, y de los ca­ros, que es pos­tu­lar una in­jus­ta gra­tui­dad, in­clu­si­va pa­ra los ri­cos, con un cos­to fis­cal del or­den de los U$ 3.500 mi­llo­nes, ha­bien­do tan­tas otras ur­gen­cias so­cia­les que no re­ci­ben la aten­ción que se es­pe­ra de un Es­ta­do que se di­ce so­li­da­rio.

¿Có­mo ma­ne­jar la gra­tui­dad del 50% que apa­ren­te­men­te lle­gó pa­ra que­dar­se? Pri­me­ro, in­tro­du­cir de ver­dad el mé­ri­to en su asig­na­ción. La con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad es ne­ce­sa­ria, pe­ro no es su­fi­cien­te. De­bie­ra exis­tir un am­plio mar­gen pa­ra que es­tu­dian­tes vul­ne­ra­bles y muy me­ri­to­rios go­cen de gra­tui­dad to­tal y cuan­do se den con­di­cio­nes de me­nor vul­ne­ra­bi­li­dad y me­nor mé­ri­to la gra­tui­dad sea par­cial y el co­pa­go se fi­nan­cie con un cré­di­to con­tin­gen­te al in­gre­so. Es aquí don­de el cré­di­to pue­de ser útil pa­ra li­be­rar re­cur­sos fis­ca­les. Se­gun­do, hay que re­sol­ver los dé­fi­cits en que in­cu­rren las uni­ver­si­da­des ads­cri­tas a la gra­tui­dad por las bre­chas en­tre el aran­cel real y el re­gu­la­do y ex­ten­der la gra­tui­dad a los es­tu­dian­tes que ac­tual­men­te son dis­cri­mi­na­dos por per­te­ne­cer a ins­ti­tu­cio­nes que no se han su­ma­do a ella. En am­bos ca­sos, hay un pro­ble­ma fis­cal de por me­dio que hay que en­fren­tar con pru­den­cia y res­pon­sa­bi­li­dad, sin alen­tar fal­sas pro­me­sas que el país no es ca­paz de sa­tis­fa­cer co­mo la gra­tui­dad uni­ver­sal. Pe­ro tam­po­co pre­ten­der una ilu­sa vuel­ta atrás que hoy no tie­ne ca­bi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.