A LA CEN­TROIZ­QUIER­DA CHI­LE­NA LE PA­SA LO QUE AL PSOE: SE VE DESAFIADA POR LA IZ­QUIER­DA MÁS RA­DI­CAL QUE RE­PRE­SEN­TA EL FREN­TE AM­PLIO.

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Ma­ría de los Án­ge­les Fer­nán­dez Cien­tis­ta po­lí­ti­ca

So­lo al­guien muy des­pis­ta­do po­dría pa­sar por al­to la fra­se que se des­ta­ca en mu­chas de las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de Pe­dro Sán­chez, el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (PSOE). Con “So­mos la iz­quier­da” se as­pi­ra a trans­mi­tir, no so­lo que es la al­ter­na­ti­va al Par­ti­do Po­pu­lar (PP), sino que es la úni­ca for­ma­ción po­lí­ti­ca que pue­de rei­vin­di­car di­cha con­di­ción fren­te a un Po­de­mos que le arre­ba­tó un mi­llón y me­dio de vo­tos en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. No es ca­sual, en­ton­ces, que di­cha com­pe­ten­cia ten­ga a dis­tin­tos ana­lis­tas pre­gun­tán­do­se en qué con­sis­te ser de iz­quier­da en Es­pa­ña.

La pre­gun­ta co­bra más sen­ti­do fren­te a una so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea que si­gue a la de­ri­va. Los más op­ti­mis­tas se abra­zan al sal­va­vi­das que ofre­ce el ca­so por­tu­gués. En di­cho país, las fuer­zas de iz­quier­da han lo­gra­do com­bi­nar el res­pe­to a la or­to­do­xia que exi­ge Bruselas con la apro­ba­ción de me­di­das pun­tua­les pa­ra apar­tar­se de la aus­te­ri­dad. Pis­tas pa­ra sa­lir del ma­ras­mo a me­diano y lar­go pla­zo las en­tre­ga la des­ta­ca­da eco­no­mis­ta Ma­ria­na Maz­zu­ca­to, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to pa­ra la In­no­va­ción y la Uti­li­dad Pú­bli­cas de Londres. Sin ti­tu­beos, ha afir­ma­do que “si la iz­quier­da no en­cuen­tra un re­la­to, tie­ne un pro­ble­ma”. Reivin­di­ca el pa­pel del Es­ta­do, en­fa­ti­za la ne­ce­si­dad de re­pen­sar el ca­pi­ta­lis­mo, reorien­tán­do­lo y afir­ma que cual­quier cre­ci­mien­to sano de­be con­tem­plar in­ver­sión en in­no­va­ción.

La Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, aten­ta a es­tos de­ba­tes, alu­dió en una re­cien­te en­tre­vis­ta a los pro­ble­mas de los li­de­raz­gos pro­gre­sis­tas en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Se­ña­ló, ade­más, que “la cen­troiz­quier­da no ha lo­gra­do ge­ne­rar res­pues­tas en el mun­do ac­tual”. Le­yén­do­la, ca­be pre­gun­tar­se si tan ge­né­ri­ca fra­se in­clu­ye a su pro­pio gobierno, con me­nos de 30% de apro­ba­ción.

Por otro la­do, las si­tua­cio­nes que vi­ve el sec­tor son di­fe­ren­cia­das. En el ca­so eu­ro­peo, sus pro­ble­mas se en­cuen­tran en las res­pues­tas a la cri­sis del 2008, el ma­les­tar con la mi­gra­ción y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la rup­tu­ra de su mo­de­lo de re­la­ción con la so­cie­dad, con la pér­di­da de pro­ta­go­nis­mo de los sin­di­ca­tos, en­tre otros.

En Amé­ri­ca La­ti­na, el de­cli­ve de una iz­quier­da don­de Uru­guay es hoy una is­la, se ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, por la co­rrup­ción. Sin em­bar­go, tam­po­co hay que ig­no­rar la de­silu­sión fren­te a su ubi­cuo com­pro­mi­so con la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. El ca­so de Ve­ne­zue­la ha si­do su test más amar­go.

A la cen­troiz­quier­da chi­le­na le pa­sa lo que al PSOE: se ve desafiada por la iz­quier­da más ra­di­cal que re­pre­sen­ta el Fren­te Am­plio. Con­su­mi­da por arit­mé­ti­cas elec­to­ra­les y le­ja­na a la re­fle­xión, los que osan ha­cer pre­gun­tas acer­ca de su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer diag­nós­ti­cos, la efec­ti­vi­dad de sus re­for­mas o, peor aún, so­bre su iden­ti­dad, son aca­lla­dos con aque­llo de que “le ha­cen el jue­go a la de­re­cha”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.