PLAN DE DES­CON­TA­MI­NA­CIÓN

GRA­TUI­DAD EN EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

SENOR DI­REC­TOR

En oc­tu­bre de 2016 se anun­ció un plan de des­con­ta­mi­na­ción pa­ra San­tia­go que in­cluía res­tric­ción vehi­cu­lar a los au­tos de 2011 o an­tes, in­clu­so aque­llos que tu­vie­ran se­llo ver­de. Se cri­ti­có la me­di­da se­ña­lan­do que per­ju­di­ca­ría a los due­ños.

A par­tir de esa pre­mi­sa es­ti­ma­mos em­pí­ri­ca­men­te la mag­ni­tud del efec­to. Ocu­pa­mos una ba­se de da­tos pro­vis­ta por Au­to­book, em­pre­sa que se de­di­ca a pro­ce­sar da­tos del mer­ca­do au­to­mo­triz. El re­sul­ta­do fue que los pre­cios ba­ja­ron so­lo un 2,6% en com­pa­ra­ción con los mo­de­los no afec­ta­dos por la re­gu­la­ción. Al ha­cer la es­ti­ma­ción de la can­ti­dad de vehícu­los de 2011 o an­te­rio­res pu­bli­ca­dos pa­ra la ven­ta, se en­con­tró que au­men­tó en­tre 2 y 4% en re­la­ción con los gru­pos de con­trol; se in­ter­pre­ta que hu­bo gen­te que qui­so des­ha­cer­se de sus au­tos pa­ra no ver­se afec­ta­dos por la res­tric­ción. Am­bos re­sul­ta­dos son sig­ni­fi­ca­ti­vos y con­sis­ten­tes con una dis­mi­nu­ción le­ve de la de­man­da y un au­men­to pre­do­mi­nan­te de la ofer­ta.

En con­clu­sión, pe­se a que la me­di­da no se im­ple­men­tó, sí hu­bo un da­ño pa­tri­mo­nial a los pro­pie­ta­rios de vehícu­los de 2011 o an­tes. ¿Tu­vo al­gún efec­to en la con­ta­mi­na­ción de San­tia­go? No lo sa­be­mos, pe­ro in­du­da­ble­men­te no fue el que se bus­ca­ba. SE­ÑOR DI­REC­TOR

La Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó la pro­pues­ta de re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior que in­clu­ye el com­pro­mi­so de au­men­tar la gra­tui­dad has­ta al­can­zar el 60% de es­tu­dian­tes de me­nor in­gre­so. Con es­ta de­ci­sión se em­pie­zan a cum­plir los pre­sa­gios más pe­si­mis­tas del rum­bo que to­ma­rá la re­for­ma y del efec­to que la obli­ga­ción de gra­tui­dad ten­drá, al com­pro­me­ter re­cur­sos es­ta­ta­les es­ca­sos que po­drían ha­ber­se des­ti­na­do, por ejem­plo, a me­jo­rar el ca­tas­tró­fi­co es­ta­do del cui­da­do de la in­fan­cia.

La de­ci­sión no so­lo que­bran­ta aún más la con­fian­za en los le­gis­la­do­res, sino que cons­ti­tu­ye una irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y le­gis­la­ti­va, cu­yas consecuencias se sen­ti­rán en el me­diano y lar­go pla­zo.

Si mi­ra­mos el con­tex­to in­ter­na­cio­nal ve­re­mos que el mo­de­lo de gra­tui­dad uni­ver­sal no es sos­te­ni­ble. Tam­bién lo ve­mos en la Eu­ro­pa desa­rro­lla­da, que era el em­ble­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta.

Sa­be­mos lo di­fí­cil que ha si­do el pro­ce­so de re­ver­tir be­ne­fi­cios de gra­tui­dad; sig­ni­fi­ca rom­per el “con­tra­to so­cial” exis­ten­te en­tre la edu­ca­ción su­pe­rior y la so­cie­dad en esos paí­ses.

Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que es es­pe­cial­men­te irres­pon­sa­ble ini­ciar un com­pro­mi­so que el Es­ta­do no po­drá cum­plir, o que cum­pli­rá a un al­to cos­to. Es de­ma­gó­gi­co ha­blar de gra­tui­dad sin ga­ran­ti­zar una edu­ca­ción de ca­li­dad y per­ti­nen­te al mer­ca­do la­bo­ral.

Con al­go de op­ti­mis­mo, es­pe­ro que la con­ver­sa­ción en el Se­na­do sea sus­tan­ti­va y res­pon­sa­ble y que se­pa ex­pli­ci­tar la vi­sión de nues­tro sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra los pró­xi­mos 30 años. Pe­ro no des­de una po­si­ción ideo­ló­gi­ca, sino des­de un aná­li­sis cer­te­ro de la reali­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.