La his­to­ria del jo­ven sím­bo­lo de las pro­tes­tas ve­ne­zo­la­nas

Du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 22 de ju­nio David Va­lle­ni­lla se acer­có a la ba­se La Carlota, don­de re­ci­bió dis­pa­ros a que­ma­rro­pa de un po­li­cía.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las

Los pa­dres de David Va­lle­ni­lla no sa­bían que su úni­co hi­jo de 22 años se­guía asis­tien­do re­gu­lar­men­te a las pro­tes­tas con­tra el gobierno ve­ne­zo­lano de Ni­co­lás Ma­du­ro. “Hi­jo ten cui­da­do, ven­te di­rec­to pa­ra acá”, le de­cía su pa­pá al me­nos una vez a la se­ma­na. “Sí, pa­pá, tran­qui­lo”, le con­tes­ta­ba él ca­da vez, se­gún re­la­ta a su pa­dre, el abo­ga­do David Va­lle­ni­lla. Un mes an­tes de su muer­te, el es­tu­dian­te de en­fer­me­ría ha­bía re­sul­ta­do he­ri­do mien­tras co­rría pa­ra es­ca­par de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, que re­pri­mía una pro­tes­ta en Caracas. Se frac­tu­ró el pie de­re­cho y le pu­sie­ron un ye­so, que se qui­tó pa­ra sa­lir, nue­va­men­te y por úl­ti­ma vez, a las ca­lles.

El jue­ves 22 de ju­nio, David sa­lió a las tres de la tar­de de su jor­na­da de tra­ba­jo en la Clí­ni­ca Be­llo Cam­po. Den­tro de unos días iba a lo­grar un di­plo­ma­do que le per­mi­ti­ría tra­ba­jar

La Ter­ce­ra

co­mo ar­se­na­le­ro en los qui­ró­fa­nos. David no siem­pre qui­so ser en­fer­me­ro, cuen­ta su pa­dre. Le gus­ta­ban es­pe­cial­men­te los de­por­tes: béis­bol, fútbol, po­lo acuá­ti­co y na­ta­ción. Du­ran­te su ado­les­cen­cia tam­bién es­tu­vo en un ta­ller de tea­tro y has­ta pro­bó suer­te con el mo­de­la­je. “Me di­je­ron que po­dría ser mo­de­lo”, le di­jo a su pa­pá un día y al si­guien­te, ya es­ta­ba ins­cri­to en un cur­so. Era tam­bién, se­gún re­cuer­da Va­lle­ni­lla pa­dre, un jo­ven “muy enamo­ra­do”. “Te­nía al­gu­nas no­vias y las chi­cas aho­ra me han di­cho que le de­cían: David, no va­yas, no va­yas”. El 22 de ju­nio se es­ta­ba desa­rro­llan­do una pro­tes­ta cer­ca de la clí­ni­ca don­de tra­ba­ja­ba, al oes­te de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na. Era nor­mal que cuan­do ha­bía ma­ni­fes­ta­cio­nes a par­te del per­so­nal de la clí­ni­ca le per­mi­tie­ran sa­lir del tra­ba­jo unas ho­ras an­tes. Fue lo que su­ce­dió ese jue­ves. “Al pa­re­cer él te­nía una fuer­za que lo mo­vía”, cuen­ta el pa­dre.

El cen­tro de las pro­tes­tas es­ta­ba jun­to a la au­to­pis­ta Fran­cis­co Fa­jar­do, la prin­ci­pal ar­te­ria de Caracas. David lo­gró lle­gar al pun­to don­de los ma­ni­fes­tan­tes y la Guar­dia Na­cio­nal se en­fren­ta­ban.

Al acer­car­se a la ba­se mi­li­tar La Carlota, re­ci­bió dis­pa­ros a que­ma­rro­pa de un po­li­cía y mien­tras caía al sue­lo, fue re­tra­ta­do por fo­tó­gra­fos y otros jó­ve­nes que par­ti­ci­pa­ban de las con­cen­tra­cio­nes. Se con­vir­tió en la víc­ti­ma nú­me­ro 75 de la re­pre­sión en las pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les, que has­ta la fe­cha ya de­jan 103 fa­lle­ci­dos y al me­nos 1.500 he­ri­dos. Tras ser al­can­za­do, fue tras­la­da­do has­ta la Clí­ni­ca El Avi­la, en Al­ta­mi­ra, don­de se en­con­tra­ba en esos mo­men­tos, su tío Car­los, que no pu­do ha­cer na­da pa­ra sal­var­lo. Se con­fir­mó su muer­te a los po­cos mi­nu­tos de su in­gre­so.

“Me di­je­ron que David Jo­sé se ha­bía me­ti­do en una mar­cha y pa­re­ce que es­tá de­te­ni­do”, le di­jo en­ton­ces la ma­dre del jo­ven, Mi­la­gros Luis, a su ex es­po­so. Le es­ta­ba ex­pli­can­do eso por teléfono cuan­do la mu­jer pe­gó un ala­ri­do: la in­for­ma­ción de la muer­te de David ha­bían co­men­za­do a di­fun­dir­se.

David Va­lle­ni­lla pa­dre en­ton­ces sa­lió a la ca­lle pa­ra bus­car a sus ve­ci­nos, y una per­so­na que pa­sa­ba por ahí le mos­tró una fo­to­gra­fía en su ce­lu­lar. “Es­te fue el mu­cha­cho que ma­ta­ron”, le di­jo. David no sa­be bien qué pa­só des­pués, pe­ro sí co­men­zó a re­cor­dar al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes que ha­bía te­ni­do con su hi­jo en los úl­ti­mos me­ses. “Pa­pá, ¿es­to siem­pre ha si­do así?”, le pre­gun­ta­ba. “Yo le de­cía que las co­sas no eran así, que las co­sas an­tes eran di­fe­ren­tes. Me ima­gino que eso fue ali­men­tan­do al­go. Tam­bién por­que él es en­fer­me­ro y con la cri­sis que hay en los hos­pi­ta­les, ahí fue cre­cien­do ese ideal de él”, cuen­ta a es­te dia­rio. Des­ta­ca que, so­bre to­do, su hi­jo era muy tran­qui­lo. “Lle­gar a don­de él lle­gó en esa mar­cha, pa­ra en­fren­tar­se a esa si­tua­ción, yo creo que hu­bo al­go de inocen­cia, un im­pul­so, pe­ro no ha­bía nin­gún ti­po de ma­li­cia. Yo creo que fue inocen­te al lle­gar has­ta don­de lle­gó”, cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.