A PA­BLO NO LE HA­CEN LA CA­MA

La Tercera - - DEPORTES - Por Ro­dri­go Se­púl­ve­da

que, cu­rio­sa­men­te en la can­cha, per­dían la me­mo­ria. Me irri­ta el fut­bo­lis­ta o el pro­fe­sio­nal que vo­ci­fe­ra ad­mi­ra­ción por su je­fe y en su me­tro cua­dra­do es ce­ro apor­te.

De­jé que el en­cuen­tro ha­bla­ra por sí mis­mo, de él bus­qué las res­pues­tas pa­ra los co­men­ta­rios que me inun­da­ron, de él ex­tra­je lo que que­ría ob­te­ner: la úni­ca ver­dad. ¿Qué vi? un gru­po de ju­ga­do­res lea­les a un en­tre­na­dor, un equi­po com­pe­ne­tra­do en la lu­cha de un ob­je­ti­vo co­mún, un Co­lo Co­lo que que­ría ga­nar y sin ex­cep­ción, a on­ce ju­ga­do­res so­li­da­rios en­tre sí. La fi­de­li­dad con tu je­fe o con el pro­pó­si­to se ma­ni­fies­ta con he­chos con­cre­tos y no con pro­me­sas que se eva­po­ran.

La primera de­duc­ción que re­co­gí es que si al­gu­nos hom­bres del plan­tel que­rían vol­tear a Gue­de, ése era el par­ti­do, y no lo ma­nio­bra­ron. En el lu­gar don­de lo de­bían apo­yar y de­mos­trar su ad­he­sión al pro­yec­to lo hi­cie­ron, en la can­cha res­pon­die­ron, pun­to. Las con­fron­ta­cio­nes y quie­bres que se di­vul­ga­ron no se re­fle­ja­ron en el jue­go, no vi a un equi­po que­bra­do, ni tem­blo­ro­so, ni con au­sen­cia de san­gre. Apa­re­ció un es­ti­lo de jue­go con un po­de­río ofen­si­vo es­plén­di­do, un al­to ni­vel in­di­vi­dual re­par­ti­do en ca­da una de las zo­nas y un trío co­mo Val­dés, Val­di­via y Pa­re­des que se dio in­clu­so el gus­to de ju­gar baby den­tro del área ri­val.

Pue­de que el rui­do ex­terno sea cier­to, que exis­ta odio en­tre al­gu­nas al­mas, que apa­rez­ca en­vi­dia por la di­fe­ren­cia del che­que a fin de mes, que Mo­sa y Vial lu­chen por den­tro, que Gue­de ca­rez­ca de ha­bi­li­da­des blan­das pa­ra fre­nar con­flic­tos... Pue­de que eso que es­cu­ché an­tes de la fi­nal sea real, pue­de que to­das esas in­for­ma­cio­nes ten­gan una fuen­te con­fia­ble, pe­ro en mi ejer­ci­cio de obs­truir mis oí­dos y cen­trar­me só­lo en el par­ti­do de fútbol sin ali­ños ex­ter­nos, la con­clu­sión ob­je­ti­va es que a Pa­blo Gue­de, tal vez no lo quie­ran san­ti­fi­car, pe­ro la ca­ma no se la ha­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.