El via­je que les cam­bió la vi­da

El co­lom­biano Jhon Co­lla­zos y el chi­leno Mi­sael Mau­rei­ra fue­ron a Ita­lia gra­cias a ga­nar la Co­pa Enel. Aho­ra los dos cam­peo­nes del tor­neo de baby fútbol sue­ñan con lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo.

La Tercera - - DEPORTES - Eduar­do Or­tiz

La vi­da de Mi­sael Mau­rei­ra y Jhon Co­lla­zos cam­bió pa­ra siem­pre el sá­ba­do 24 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do. Ese día, jun­to a sus com­pa­ñe­ros de In­de­pen­den­cia, y ante un Po­li­de­por­ti­vo del Es­ta­dio Na­cio­nal re­ple­to, se con­sa­gra­ron mo­nar­cas de la Co­pa Enel 2016, ga­nán­do­se en can­cha la po­si­bi­li­dad de via­jar a Ita­lia a en­fren­tar al In­ter de Mi­lán.

Y am­bos ju­ga­do­res re­co­no­cen que el tí­tu­lo con­se­gui­do, y el pos­te­rior via­je, mar­có un an­tes y un des­pués en sus cor­tas ca­rre­ras de­por­ti­vas, pues ase­gu­ran que esa ex­pe­rien­cia les ha per­mi­ti­do ci­men­tar la ilu­sión de lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo. “Fue una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta. Mi sue­ño es ser pro­fe­sio­nal y es­to es un sal­to a lo que quie­ro ser. Co­no­cer un país co­mo Ita­lia nos va a que­dar pa­ra siem­pre, nun­ca lo va­mos a ol­vi­dar”, ase­gu­ra Co­lla­zos, vo­lan­te de las in­fe­rio­res de Co­lo Co­lo.

Es que es­te co­lom­biano de 14 años, fa­ná­ti­co de Ja­mes Ro­drí­guez, tie­ne cla­ro que la ex­pe­rien­cia ga­na­da en su pa­so por el cam­peo­na­to de baby fútbol más im­por­tan­te del país y el ro­ce con­se­gui­do en su pa­so por Ita­lia, bien pue­de mar­car di­fe­ren­cias pa­ra lle­gar al fútbol ren­ta­do.

“Es­ta co­pa me cam­bió la vi­da. Fue una ex­pe­rien­cia de­ma­sia­do bue­na, pri­me­ro por po­der ju­gar la co­pa, ga­nar­la y por po­der via­jar a Ita­lia. Es­ta es una co­pa muy in­ten­sa, muy com­pe­ti­ti­va que siem­pre va a que­dar en mi me­mo­ria, es­pe­cial­men­te por­que des­pués de ju­gar­la sien­to que su­bí mi ni­vel y es­to lo re­fle­jo en Co­lo Co­lo”, co­men­ta.

De he­cho, tan­to com­pa­ñe­ros co­mo el cuer­po téc­ni­co del Ca­ci­que fe­li­ci­ta­ron a Co­lla­zos por el lo­gro con­se­gui­do, quien re­cuer­da: “En un prin­ci­pio mi en­tre­na­dor no que­ría que me fue­ra por­que me per­de­ría va­rios par­ti­dos, fi­nal­men­te me di­jo que fue­ra, que dis­fru­ta­ra y apren­die­ra lo más que pu­die­ra”.

Más com­pli­ca­do ha si­do el pa­so de Mi­sael Mau­rei­ra. Pe­se a su in­cues­tio­na­ble ta­len­to, li­de­raz­go y bue­na pe­ga­da, es­te vo­lan­te si­gue lu­chan­do por en­con­trar un club don­de po­der ha­cer reali­dad el sue­ño de lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo. “Si­go en­tre­nan­do en In­de­pen­den­cia a la es­pe­ra de que sal­ga la opor­tu­ni­dad de ir­me a al­gún club”, co­men­ta el ta­len­to­so ju­ga­dor del cua­dro cam­peón.

Sin em­bar­go, tras la gran Co­pa Enel 2016, Mau­rei­ra tu­vo la po­si­bi­li­dad de pro­bar suer­te en Co­lo Co­lo, equi­po don­de se en­con­tró con Co­lla­zos y en el cual pen­só po­dría des­pe­gar.

“To­dos los días me te­nían que ir a re­ti­rar al co­le­gio, me can­sa­ba mu­cho por lo que me tu­ve que re­ti­rar”, ex­pli­ca Mi­sael, quien de to­das ma­ne­ras no pier­de la es­pe­ran­za y ase­gu­ra que “si­go tra­ba­jan­do has­ta que lle­gue mi opor­tu­ni­dad”. Es que es­te tor­neo, que es­te año vi­vi­rá su 16ª edi­ción, les per­mi­tió a es­tos ni­ños so­ñar en gran­de, y por eso am­bos ase­gu­ran que to­dos los in­te­gran­tes del re­pre­sen­ta­ti­vo de In­de­pen­den­cia cam­peón de 2016 tie­ne el ta­len­to y la ga­nas pa­ra lle­gar, por lo que el sue­ño co­lec­ti­vo es­tá más que cla­ro: “En­con­trar­nos en al­gu­na can­cha sien­do to­dos pro­fe­sio­na­les, no im­por­ta si es en el mis­mo club o co­mo ri­va­les, lo im­por­tan­te es que lle­gue­mos to­dos”, di­ce Mau­rei­ra.

Una ilu­sión que es­tos vo­lan­tes ci­men­tan en la ex­pe­rien­cia vi­vi­da por otros ju­ga­do­res que pa­sa­ron por la Co­pa Enel y que hoy se han trans­for­ma­do en fi­gu­ras de pro­yec­ción en Primera Di­vi­sión , co­mo Pa­blo Arán­guiz, en Unión Es­pa­ño­la; Jai­me Ca­rre­ño, en Ever­ton (cu­yo pa­se per­te­ne­ce a Universidad Ca­tó­li­ca); y Jeis­son Var­gas, quien es­tá de vuel­ta en la UC tras su aven­tu­ra en Es­tu­dian­tes de La Pla­ta de Ar­gen­ti­na, en­tre otros.

“Yo me ins­pi­ro mu­cho en ellos, por­que veo co­mo han sur­gi­do. Ellos, al igual que no­so­tros, par­tie­ron en es­ta co­pa y han lle­ga­do le­jos. El fútbol re­quie­re mu­cho es­fuer­zo, en­tre­nar to­dos los días, rom­per­se tra­ba­jan­do, ale­jar­se de mu­chas co­sas y es­ta­mos dis­pues­to a ha­cer­lo”, co­men­ta Jhon.

De he­cho, el vo­lan­te co­lom­biano que mi­li­ta en las in­fe­rio­res del Ca­ci­que es­pe­ra en el cor­to pla­zo lo­grar el des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo pa­ra lo­grar de­bu­tar en los al­bos “triun­far ahí y lue­go sa­lir al ex­tran­je­ro, pa­ra des­pués ha­cer un cam­peo­na­to en Chi­le co­mo la Co­pa Enel, que ayu­da a mu­chos ni­ños en Chi­le y el mun­do”.

Y aun­que Mau­rei­ra pa­re­cie­ra te­ner­la más di­fí­cil, pues aún no lo­gra en­con­trar club, de to­das ma­ne­ras con­fía en que si pu­do lle­gar a Co­lo Co­lo, per­fec­ta­men­te po­drá te­ner la opor­tu­ni­dad en otros ca­de­tes y así lle­gar a emu­lar lo rea­li­za­do por Arán­guiz y Ca­rre­ño.

“Si ellos pu­die­ron no­so­tros tam­bién. Sa­be­mos que te­ne­mos que tra­ba­jar y es­for­zar­nos pa­ra po­der cum­plir nues­tros sue­ños, que son los mis­mos que tie­nen los ni­ños que es­te año van a ju­gar la Co­pa. A ellos, só­lo pue­do de­cir­les que se mo­ti­ven, que es­ta es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa , que per­si­gan sus sue­ños y que nun­ca se de­jen in­fluen­ciar por las co­sas que pue­dan en­con­trar en la ca­lle”, com­ple­men­ta Mau­rei­ra.b

► Mau­rei­ra (a la de­re­cha) y Co­lla­zos, abra­za­dos co­mo cam­peo­nes de­fen­so­res de la Co­pa Enel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.