Re­for­ma y quie­bre po­lí­ti­co

EN TÉR­MI­NOS SO­CIO­PO­LÍ­TI­COS LA OP­CIÓN EXPROPIATORIA TO­MA­DA EN LA RE­FOR­MA AGRA­RIA RE­SUL­TÓ SER COS­TO­SA. ¿APREN­DI­MOS LA LEC­CIÓN? A VE­CES PA­RE­CIE­RA QUE NO.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Rolf Lü­ders Eco­no­mis­ta Car­los Fur­che Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra

Ha­ce 50 años, en un frío 28 de ju­lio, se pu­bli­có en el Dia­rio Ofi­cial la ley N°16.640 de Re­for­ma Agra­ria. Ya an­tes la Igle­sia Ca­tó­li­ca ha­bía im­pul­sa­do su pro­pia re­for­ma tes­ti­mo­nial ba­sa­da en la re­par­ti­ción de sus tie­rras. Es más, in­clu­so ya se ha­bía le­gis­la­do so­bre el te­ma -pa­ra sa­tis­fa­cer exi­gen­cias de la Alian­za pa­ra el Pro­gre­so- du­ran­te el go­bierno de Jor­ge Ales­san­dri Rodríguez. No obs­tan­te, el al­can­ce de es­ta úl­ti­ma le­gis­la­ción fue muy li­mi­ta­do, pe­ro su im­ple­men­ta­ción re­qui­rió el de­bi­li­ta­mien­to de los derechos de pro­pie­dad constitucionales que lue­go, ba­jo los go­bier­nos de Eduar­do Frei Mon­tal­va y Sal­va­dor Allen­de Gos­sens, per­mi­tie­ron rea­li­zar un cam­bio ra­di­cal en la te­nen­cia de la tie­rra en Chi­le (Ibá­ñez y Lü­ders, 1983). La Re­for­ma Agra­ria in­ci­tó así un pro­fun­do quie­bre en las re­la­cio­nes so­cio­po­lí­ti­cas del país.

Mu­cho se ha es­cri­to so­bre el te­ma des­de 1967 y aún no exis­te una vi­sión con­sen­sua­da so­bre las cau­sas y con­se­cuen­cias del proceso de Re­for­ma Agra­ria. Re­cien­te­men­te han apa­re­ci­do, en­tre otros, los libros de Mo­reno (2013), ar­tí­fi­ce de la Re­for­ma Agra­ria ba­jo el go­bierno de Eduar­do Frei Mon­tal­va, Val­dés y Fos­ter (2016) y Avendaño (2017) y un ar­tícu­lo muy ri­co en in­for­ma­ción, de Cues­ta y otros (CEP, 2017). En­tre los es­cri­tos an­te­rio­res des­ta­ca­re­mos acá so­la­men­te las obras de Jac­ques Chon­chol, eje­cu­tor de la re­for­ma ba­jo el go­bierno de Sal­va­dor Allen­de, de Ra­fael Mo­reno, y una des­crip­ción de la his­to­ria del proceso, de Ga­rri­do y otros (1988).

Sim­pli­fi­can­do el de­ba­te al má­xi­mo –por res­tric­cio­nes de es­pa­cioes posible pre­gun­tar­se, por un la­do, si el proceso de re­for­ma agra­ria en Chi­le se reali­zó pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma eco­nó­mi­co-so­cial (la ba­ja ta­sa de crecimiento de la pro­duc­ción agra­ria y la de­pen­den­cia de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor de sus pa­tro­nes) o si lo que en el fon­do se tra­tó de ha­cer –en un país muy in­fluen­cia­do por la Guerra Fríaes re­dis­tri­buir la ri­que­za pa­ra re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el po­der po­lí­ti­co de los gran­des agri­cul­to­res. Y por el otro la­do, se cues­tio­na si esos mis­mos ob­je­ti­vos so­cio­eco­nó­mi­cos no se po­drían ha­ber lo­gra­do -co­mo opi­na­mos- por me­dios que afec­ta­ran me­nos la pro­duc­ción agra­ria y que ge­ne­ra­ran tam­bién me­nos con­vul­sión so­cio­po­lí­ti­ca.

Tal co­mo hoy en ma­te­ria de educación, sa­lud y pen­sio­nes, exis­tía en­ton­ces un ra­zo­na­ble acuer­do so­bre los ob­je­ti­vos a lo­grar en ma­te­ria agra­ria. Las di­fe­ren­cias, igual que en el pre­sen­te, se die­ron en el có­mo lo­grar­los. Por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos y/o elec­to­ra­les se op­tó en­ton­ces por re­par­tir tie­rras por la vía de ex­pro­pia­cio­nes prác­ti­ca­men­te sin com­pen­sa­ción, en vez de con­sen­suar los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les ne­ce­sa­rios pa­ra un desa­rro­llo agra­rio vi­go­ro­so y la crea­ción de pro­gra­mas de desa­rro­llo so­cial bien fo­ca­li­za­dos. En tér­mi­nos so­cio-po­lí­ti­cos la op­ción expropiatoria to­ma­da re­sul­tó ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te cos­to­sa. ¿Apren­di­mos la lec­ción? A ve­ces pa­re­cie­ra que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.