A 50 años de la Re­for­ma Agra­ria

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Hoy, 28 de ju­lio, se cum­plen 50 años de la pro­mul­ga­ción de la Ley 16.640 de Re­for­ma Agra­ria y de la Ley de Sin­di­ca­li­za­ción Cam­pe­si­na. Ca­be pre­gun­tar­se so­bre las ra­zo­nes que lo hi­cie­ron posible, así co­mo la si­tua­ción y pers­pec­ti­vas de la agri­cul­tu­ra chi­le­na cin­co dé­ca­das des­pués. Los ‘60 marcan la irrup­ción en nues­tro país de pro­fun­dos an­he­los de cam­bio y mo­der­ni­za­ción, ex­pre­sa­dos en la elec­ción del Pre­si­den­te Frei Mon­tal­va en 1964 y del Pre­si­den­te Allen­de en 1970. Es en ese con­tex­to que se aprue­ba la Ley de Re­for­ma Agra­ria en el Con­gre­so de la épo­ca, por 105 votos a fa­vor y so­lo ocho en con­tra. Se tra­ta en­ton­ces de una trans­for­ma­ción que ocu­rre en el marco del desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co de Chi­le, pre­ce­di­da por la pri­me­ra Ley de Re­for­ma Agra­ria im­pul­sa­da y apro­ba­da en el Go­bierno del Pre­si­den­te Ales­san­dri en 1962.

La Alian­za pa­ra El Pro­gre­so pro­mo­vi­da por la ad­mi­nis­tra­ción Kennedy y sus pro­pues­tas de cam­bios mo­de­ra­dos que an­ti­ci­pa­ran even­tua­les des­bor­des sociales y po­lí­ti­cos son la ex­pli­ca­ción in­me­dia­ta pa­ra esa pri­me­ra ley. No obs­tan­te, las ra­zo­nes que le otor­ga­ron tan am­plio res­pal­do so­cial y po­lí­ti­co de­ben bus­car­se, prin­ci­pal­men­te, al in­te­rior del sec­tor agrí­co­la. La es­truc­tu­ra agra­ria es­ta­ba or­ga­ni­za­da al­re­de­dor de la Ha­cien­da tra­di­cio­nal, y de su ne­xo in­di­vi­si­ble, la ins­ti­tu­ción del in­qui­li­na­to, for­ma de or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción y la vida ru­ral que en­tró en cri­sis de­fi­ni­ti­va en aque­lla épo­ca.

La pro­duc­ción agrí­co­la es­ta­ba es­tan­ca­da y ca­da vez me­nos fun­cio­nal al desa­rro­llo eco­nó­mi­co ge­ne­ral del país, lo que con­tri­bu­yó a que in­clu­so otras ra­mas de la eco­no­mía co­mo la in­dus­tria y la ban­ca, con­si­de­ra­ran la Re­for­ma Agra­ria co­mo un proceso inevi­ta­ble y ne­ce­sa­rio. Los in­qui­li­nos tra­ba­ja­ban y vi­vían en con­di­cio­nes inacep­ta­bles de po­bre­za y ex­plo­ta­ción, con un 35% de la po­bla­ción ru­ral anal­fa­be­ta y dos ter­cios de las viviendas con pi­so de tie­rra. Esa si­tua­ción re­fuer­za aún más la le­gi­ti­mi­dad de las pro­pues­tas plan­tea­das por la DC, los par­ti­dos de iz­quier­da e, in­clu­so, la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Cier­ta­men­te un proceso de es­ta en­ver­ga­du­ra, que ge­ne­ró cam­bios tan pro­fun­dos en la or­ga­ni­za­ción so­cial y po­lí­ti­ca, pro­vo­có ten­sio­nes y con­flic­tos que aún tie­nen eco en nues­tros días. A pesar de ello, pa­re­ce im­po­si­ble de­fen­der la reali­dad ru­ral de la épo­ca co­mo al­go desea­ble de ha­ber sido pro­lon­ga­do en el tiem­po.

Sin per­jui­cio de que el proceso de Re­for­ma Agra­ria fue trun­ca­do vio­len­ta­men­te lue­go del Gol­pe Mi­li­tar de 1973, man­te­nien­do so­lo la ter­ce­ra par­te de las tie­rras ex­pro­pia­das en ma­nos de los cam­pe­si­nos, el le­ga­do de ese es­fuer­zo trans­for­ma­dor con­ti­núa has­ta hoy. El tér­mino de­fi­ni­ti­vo de la Ha­cien­da y del in­qui­li­na­to ge­ne­ró con­di­cio­nes pa­ra el sur­gi­mien­to de for­mas más mo­der­nas de or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la, dio pa­so al sur­gi­mien­to de lo que hoy co­no­ce­mos co­mo Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, y es­ti­mu­ló un enor­me y de­fi­ni­ti­vo cam­bio en par­ti­ci­pa­ción, or­ga­ni­za­ción y me­jo­ría de la ca­li­dad de vida de cam­pe­si­nos y ha­bi­tan­tes ru­ra­les.

Hoy, cuan­do se con­me­mo­ran 50 años de la Re­for­ma Agra­ria, los hi­jos y nie­tos de los pro­ta­go­nis­tas de la épo­ca, mu­chos de ellos pro­fe­sio­na­les y ciu­da­da­nos ple­na­men­te em­po­de­ra­dos, son el me­jor tes­ti­mo­nio de lo jus­to y tras­cen­den­te de los cam­bios im­pul­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.