Cos­to­sas in­de­fi­ni­cio­nes en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na

Sin dis­tan­ciar­se de la pro­pues­ta igua­li­ta­ris­ta de la Nue­va Ma­yo­ría, el par­ti­do no lo­gra per­fi­lar­se en fa­vor de fór­mu­las que re­im­pul­sen al país.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Chi­le hi­zo enor­mes pro­gre­sos a par­tir de la adop­ción de una eco­no­mía li­bre, don­de pre­cios de bie­nes y ser­vi­cios, re­mu­ne­ra­cio­nes y ren­ta­bi­li­dad del ca­pi­tal, se de­ter­mi­nan com­pe­ti­ti­va­men­te en el mer­ca­do, to­do ello en un marco de apro­pia­da e in­dis­pen­sa­ble re­gu­la­ción; y don­de a tra­vés de la re­cau­da­ción de im­pues­tos el Es­ta­do pro­vee bie­nes pú­bli­cos a la po­bla­ción en ge­ne­ral y pres­ta apo­yo a gru­pos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. Así, cre­cien­do, nues­tro país lle­gó a li­de­rar en in­gre­so per cá­pi­ta e in­di­ca­do­res sociales en Amé­ri­ca La­ti­na.

Por mu­chos años es­te pro­gre­so in­ne­ga­ble ali­men­tó en el país una sen­sa­ción de or­gu­llo por lo lo­gra­do, y dio con­ti­nui­dad a go­bier­nos pro mer­ca­do y pro­pie­dad pri­va­da, fa­vo­ra­bles a un es­ta­do sub­si­dia­rio. En los úl­ti­mos diez años, sin em­bar­go, por múl­ti­ples fac­to­res, to­mó im­por­tan­cia el con­cep­to de de­sigual­dad, co­mo mé­tri­ca pa­ra juz­gar los avan­ces eco­nó­mi­cos y sociales; asi­mis­mo, au­men­tó el es­cru­ti­nio so­bre empresas y gru­pos de po­der de cual­quier ín­do­le, en­fa­ti­zan­do lo ne­ga­ti­vo.

Trans­for­man­do la nue­va sensibilidad en un erró­neo en­fo­que re­fun­da­cio­nal, el ac­tual go­bierno pro­pu­so ha­cer del país una so­cie­dad de “derechos sociales”, ga­ran­ti­za­dos por un Es­ta­do que, de un rol sub­si­dia­rio, de­bía pa­sar a mo­no­po­li­zar la pres­ta­ción de mu­chos ser­vi­cios, y don­de el “lu­cro” se­ría res­trin­gi­do por re­gu­la­cio­nes y car­ga tri­bu­ta­ria. A cor­to an­dar, el pro­yec­to ha pro­ba­do con­du­cir a un país des­mo­ti­va­do en lo eco­nó­mi­co, que ya no cre­ce pa­ra me­jo­rar las po­si­bi­li­da­des de empleo y re­mu­ne­ra­cio­nes, mer­man­do los re­cur­sos fis­ca­les pa­ra aten­der po­lí­ti­cas sociales.

El pe­li­gro del es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras pa­ra el fis­co e ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, han traí­do de vuel­ta el apre­cio por el crecimiento. Fren­te a lo que se percibe co­mo una pro­me­sa de “so­cie­dad de derechos” que re­du­ce opor­tu­ni­da­des, el país pa­re­ce in­cli­na­do a re­to­mar la es­tra­te­gia que le tra­jo el ma­yor pro­gre­so en su his­to­ria, sin aban­do­nar su nue­va sensibilidad fren­te a irre­gu­la­ri­da­des o dis­cri­mi­na­cio­nes ar­bi­tra­rias. Cu­rio­sa­men­te, la di­ri­gen­cia de la Nue­va Ma­yo­ría se nie­ga a re­fle­jar es­ta reali­dad en una pro­pues­ta pro crecimiento, in­sis­tien­do en dar con­ti­nui­dad al mis­mo en­fo­que igua­li­ta­ris­ta que el Fren­te Am­plio ofre­ce lle­var a su má­xi­ma ex­pre­sión. La can­cha pa­re­ce des­pe­ja­da pa­ra que so­lo la can­di­da­tu­ra de Chi­le Va­mos re­pre­sen­te las po­si­bi­li­da­des de go­ber­na­bi­li­dad, avan­ce en po­lí­ti­cas sociales y pro­gre­so, pro­pias de una eco­no­mía li­bre, a pesar de que al­gu­na vez és­tas lle­ga­ron a es­tar aso­cia­das a la Con­cer­ta­ción.

Al­gu­na fac­ción de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na pa­re­ce en­ten­der la im­por­tan­cia de no re­ga­lar la lla­ve de las “opor­tu­ni­da­des” a la cen­tro­de­re­cha, pe­ro sin la fuer­za pa­ra dis­tan­ciar a su par­ti­do de los erro­res con­cep­tua­les de la Nue­va Ma­yo­ría. Si, en al­gún gra­do, los pos­tu­la­dos de Chi­le Va­mos aún de­jan es­pa­cio pa­ra el sur­gi­mien­to de par­ti­dos de cen­tro, és­te pa­re­ce es­tar sien­do ocu­pa­do por par­ti­dos nue­vos. Mien­tras, la DC, lar­va­da por con­cep­tos igua­li­ta­ris­tas, se de­cla­ra ais­la­da por la iz­quier­da, y dis­pues­ta a ne­go­ciar con el PRO.

Trump anun­cia por Twit­ter po­lé­mi­ca de­ci­sión de ve­tar a trans­gé­ne­ros del Ejér­ci­to

El Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció el miér­co­les que ve­ta­rá la en­tra­da de per­so­nas trans­gé­ne­ro al Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, sin dar ra­zo­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra su de­ci­sión. El anun­cio ha cau­sa­do reac­cio­nes con­tra­pues­tas.

Bloom­berg. Eli La­ke, EE.UU. | 26.07. 2017

Los fun­da­men­ta­lis­tas mu­sul­ma­nes, co­mo cual­quier mo­vi­mien­to ra­di­cal, de­ben pro­yec­tar ím­pe­tu (...). Un ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se que in­clu­ye a gays, les­bia­nas y trans­gé­ne­ros im­plí­ci­ta­men­te mues­tra la su­pe­rio­ri­dad de las so­cie­da­des li­be­ra­les in­clu­si­vas, ca­da vez que un yiha­dis­ta es cap­tu­ra­do por ese ejér­ci­to.

CNN. J. Kirby, M. Hertling, EE.UU. | 27.07. 2017

Las po­lí­ti­cas a lo lar­go de los años han res­trin­gi­do, y to­da­vía en me­nor gra­do, el ser­vi­cio a las mu­je­res, lo han prohi­bi­do a los gays y les­bia­nas e in­clu­so han he­cho de la igual­dad ra­cial y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des una re­to. Aún hay mu­cho por ha­cer en esos fren­tes. La de­ci­sión de Trump no fa­ci­li­ta ese tra­ba­jo.

Usa To­day. Jo­seph R. Mu­rray II | 26.07. 2017

Trump tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes pa­ra la na­ción, no pa­ra un gru­po (...). Cuan­do se tra­ta de po­lí­ti­cas LGBT la se­xua­li­dad es­tá pri­me­ro, y lue­go el país. Es jus­to lo con­tra­rio cuan­do eres Pre­si­den­te. La de­ci­sión de Trump pue­de ser in­jus­ta, pe­ro no es in­co­rrec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.