RE­FOR­MA AGRA­RIA

La Tercera - - TE­MAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Es­tos días se con­me­mo­ran los 50 años de la Ley de Re­for­ma Agra­ria del Pre­si­den­te Eduar­do Frei Mon­tal­va. Pro­ba­ble­men­te ha si­do el cam­bio más pro­fun­do en la his­to­ria de nues­tro país, ya que rom­pió una for­ma de vi­da y de tra­ba­jo que se arras­tra­ba por más de 200 años y que te­nía so­me­ti­da a la po­bla­ción cam­pe­si­na a la vo­lun­tad ab­so­lu­ta de los que po­seían las tie­rras.

El cam­bio fue mu­cho más am­plio que una re­for­ma, y pa­ra ello el Pre­si­den­te Frei Mon­tal­va dic­tó 10 le­yes que mo­di­fi­ca­ron la reali­dad de la vi­da en el me­dio ru­ral cam­bian­do sus con­di­cio­nes y au­men­tan­do la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Pos­te­rior­men­te, el Pre­si­den­te Allen­de ace­le­ró el pro­ce­so, pe­ro se vio en­tor­pe­ci­do por ma­si­vas ocu­pa­cio­nes de tie­rras que hi­cie­ron caer la pro­duc­ción de ali­men­tos.

El Gol­pe de Es­ta­do pa­ra­li­zó el pro­ce­so de la re­for­ma agra­ria y eli­mi­nó a los sin­di­ca­tos, desatan­do una trá­gi­ca per­se­cu­ción de cam­pe­si­nos, con cien­tos de ase­si­na­tos y la pri­va­ción de por vi­da a cin­co mil dirigentes cam­pe­si­nos de re­ci­bir tie­rras de la re­for­ma, lo que dio lu­gar a una con­tra­rre­for­ma.

Cual­quie­ra sea el jui­cio que se quie­ra te­ner so­bre la Re­for­ma Agra­ria, no obs­tan­te ha­ber si­do in­te­rrum­pi­da por el gol­pe de es­ta­do, el cam­bio en la for­ma de vi­da y de tra­ba­jo pa­ra los cam­pos de nues­tro país sig­ni­fi­có al­go que no tie­ne pre­cio en una so­cie­dad li­bre: el re­co­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad de las per­so­nas, y que ellas no pue­den ser atro­pe­lla­das por nin­gún sis­te­ma que vio­le su con­di­ción de se­res hu­ma­nos. Eso es lo que se ce­le­bra hoy día; la dig­ni­dad de mi­llo­nes de fa­mi­lias cam­pe­si­nas que vie­ron cam­biar pa­ra siem­pre su con­di­ción de vi­da, y que hoy pue­den ver a sus hi­jas e hi­jos lle­gar a ser pro­fe­sio­na­les o téc­ni­cos, sin es­tar con­de­na­dos a vi­vir en la pos­ter­ga­ción que sus pa­dres o abue­los ex­pe­ri­men­ta­ron.

Sin es­te cam­bio no ha­bría si­do po­si­ble al­can­zar lo que hoy te­ne­mos en la agri­cul­tu­ra de Chi­le.

Ra­fael Mo­reno Ro­jas Vi­ce­pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción de la Re­for­ma Agra­ria 1964-1970 Se­na­dor 1972-1973 y 1998-2006

El se­na­dor plan­teó que en ca­so de lle­gar a La Mo­ne­da re­for­mu­la­rá el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) se­ña­lan­do que “si va­mos a em­pe­zar a ha­cer nom­bra­mien­tos po­lí­ti­cos en ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra lle­var be­ne­fi­cios a un sec­tor, evi­den­te­men­te que po­nen en ries­go la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”. Lo di­jo en re­la­ción a que el pró­xi­mo pre­si­den­te del or­ga­nis­mo se­rá Iván Arós­ti­ca, ex­je­fe de la di­vi­sión ju­rí­di­ca del Mi­nis­te­rio del In­te­rior du­ran­te el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Sin em­bar­go, Gui­llier na­da ha ma­ni­fes­ta­do du­ran­te el pe­río­do en que el pre­si­den­te de di­cho tri­bu­nal ha si­do Car­los Car­mo­na, quien ha di­ri­mi­do va­rios asun­tos re­le­van­tes a fa­vor del ofi­cia­lis­mo, co­mo el re­que­ri­mien­to que pre­sen­tó Chi­le Va­mos por la Ley de In­clu­sión. Lo que po­ne en ries­go la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es lo que él ha­ce, al co­lo­car en te­la de jui­cio la ido­nei­dad del TC, un ór­gano ju­ris­dic­cio­nal que es­tá pa­ra ejer­cer el con­trol cons­ti­tu­cio­nal de las nor­mas que se aprue­ban en el Con­gre­so. Qué ma­yor ga­ran­tía pa­ra el res­guar­do de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que con­tar con una en­ti­dad que ve­la por el res­pe­to a la Car­ta Fundamental.

Si se tra­ta de cues­tio­nar los nom­bra­mien­tos po­lí­ti­cos que se efec­túan en ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, ha­ría bien el par­la­men­ta­rio en ser con­sis­ten­te y re­cha­zar las prác­ti­cas de su pro­pio con­glo­me­ra­do.

Pa­blo Te­rra­zas Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral UDI ho­ra­rios.

De­be­mos in­no­var en nues­tra cul­tu­ra la­bo­ral; cam­biar los pues­tos de tra­ba­jo mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro. La prin­ci­pal ra­zón de inac­ti­vi­dad la­bo­ral fe­me­ni­na es el cui­da­do de los hi­jos, por lo que se tien­de a pen­sar que la prin­ci­pal he­rra­mien­ta pa­ra au­men­tar su par­ti­ci­pa­ción son ma­yo­res alternativas de cui­da­do. Sin em­bar­go, es­ta­mos cie­gos a las he­rra­mien­tas adi­cio­na­les que en­tre­ga la tec­no­lo­gía pa­ra adap­tar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les a las reali­da­des fa­mi­lia­res.

De­be­mos bus­car so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes a pro­ble­mas co­mu­nes. Pa­ra al­gu­nos pa­dres el so­lo he­cho de po­der ir a bus­car a sus hi­jos al co­le­gio y se­guir tra­ba­jan­do des­de la ca­sa (en vez de la ofi­ci­na) es una so­lu­ción más que su­fi­cien­te.

Ve­ró­ni­ca Cam­pino

Co­fun­da­do­ra y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Fun­da­ción Chi­leMu­je­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.