Ex vo­ca­lis­ta de Los Te­tas se que­re­lla por ame­na­zas de muer­te

Men­sa­jes fue­ron en­via­dos a Ca­mi­lo Cas­tal­di en las re­des sociales. Fis­ca­lía ini­ció di­li­gen­cias tras pre­sun­ta vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar con­tra ex pa­re­ja.

La Tercera - - NACIONAL - S. La­brín y F. Díaz

“Quiero que se­pas que si te veo en la calle... te ma­to”. Es­te es uno de los men­sa­jes que, a tra­vés de What­sApp, re­ci­bió en can­tan­te Ca­mi­lo Cas­tal­di, ex vo­ca­lis­ta de la ban­da Los Te­tas, conocido co­mo Tea Ti­me.

Un pan­ta­lla­zo de es­ta co­mu­ni­ca­ción se en­cuen­tra en la que­re­lla que Cas­tal­di pre­sen­tó an­te el Sép­ti­mo Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Santiago, se­ña­lan­do que ha sido víc­ti­ma del de­li­to de ame­na­zas. La ac­ción le­gal es­tá di­ri­gi­da con­tra to­dos quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles.

En to­tal, el do­cu­men­to in­clu­ye 18 men­sa­jes de ame­dren­ta­mien­tos. To­dos son reac­cio­nes a la pu­bli­ca­ción en Fa­ce­book que el 4 de ju­lio reali­zó la ex pa­re­ja del músico, Va­len­ti­na Hen­rí­quez, quien es­cri­bió un men­sa­je se­ña­lan­do que ha­bía sido víc­ti­ma de agre­sio­nes por par­te de Tea Ti­me. Jun­to al tex­to, la mu­jer in­clu­yó fo­to­gra­fías en que se pue­den apre­ciar las le­sio­nes. Por es­te he­cho, Cas­tal­di fue for­ma­li­za­do y hoy es­tá su­je­to a la me­di­da cau­te­lar de prohi­bi­ción de acer­car­se a la víc­ti­ma ni a la re­si­den­cia de es­ta.

En la que­re­lla del músico se in­di­ca que el men­sa­je de Va­len­ti­na Hen­rí­quez “rá­pi­da­men­te se pro­pa­gó (vi­ra­li­zó) a tra­vés de las re­des sociales. La pro­pa­ga­ción ex­po­nen­cial de la pu­bli­ca­ción sig­ni­fi­có que mu­chos usua­rios de re­des sociales co­men­za­ran a opi­nar res­pec­to de los ac­tos de agre­sión -su­pues­ta­men­te­co­me­ti­dos por nues­tro re­pre­sen­ta­do”.

La ac­ción le­gal aña­de que “es­tos men­sa­jes, que co­men­za­ron de for­ma esporádica, pau­la­ti­na­men­te fue­ron ad­qui­rien­do ma­yor pe­rio­di­ci­dad. Del mis­mo mo­do, con el co­rrer de los días el te­nor de es­tos tam­bién fue mu­tan­do a un tono más agresivo (...); no tar­da­ron en trans­for­mar­se en ver­da­de­ros ac­tos de in­ti­mi­da­ción y vio­len­cia”.

La ac­ción le­gal tam­bién de­ja cons­tan­cia de in­ten­tos de hac­keo a la cuen­ta de Fa­ce­book de Cas­tal­di.

En­tre las di­li­gen­cias que se so­li­ci­tan se en­cuen­tra que se des­pa­che una or­den de in­ves­ti­gar a la Bri­ga­da del Ci­ber­cri­men de la PDI, así co­mo so­li­ci­tar a las empresas Fa­ce­book, What­sApp, Ins­ta­gram y Goo­gle las di­rec­cio­nes IP des­de las cua­les se en­via­ron las ame­na­zas.

El abo­ga­do que­re­llan­te Ale­jan­dro Awad in­di­có ayer que “la idea es par­tir con la iden­ti­fi­ca­ción de los res­pon­sa­bles y de quie­nes apa­re­cen co­mo re­mi­ten­tes de los dis­tin­tos men­sa­jes”.

Aña­dió que la pu­bli­ca­ción de Va­len­ti­na Hen­rí­quez “fue el co­mien­zo de es­ta si­tua­ción, pe­ro, por cier­to, no la sin­di­ca­mos a ella co­mo res­pon­sa­ble en tér­mi­nos ju­rí­di­cos de las ame­na­zas”.

Ele­na Det­to­ni, coordinadora de Ni Una Me­nos, in­di­có que “yo no jus­ti­fi­co de nin­gu­na ma­ne­ra el tra­to ve­ja­to­rio a tra­vés de las re­des sociales. Creo que es caer en la misma vio­len­cia. Sin em­bar­go, no me sor­pren­de que pre­sen­ta­ra es­ta que­re­lla, por­que es­tas per­so­nas siem­pre bus­can si­de­nun­cia”, tuar­se en la po­si­ción de víc­ti­mas”.

La cau­sa in­gre­só a la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te, la que de­be­rá rea­li­zar las di­li­gen­cias pa­ra acla­rar es­ta si­tua­ción.

Es­ta misma de­pen­den­cia del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ade­más, es la que es­tá rea­li­zan­do la in­ves­ti­ga­ción por el de­li­to de le­sio­nes me­nos gra­ves, en el con­tex­to de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar con­tra Cas­tal­di.

Se­gún tras­cen­dió, la fis­cal Ma­ría Sán­chez ya to­mó de­cla­ra­ción a Hen­rí­quez y el pa­so si­guien­te se­rá re­ca­bar el tes­ti­mo­nio de los que pu­die­ron ha­ber pre­sen­cia­do agre­sio­nes an­te­rio­res. Pa­ra es­to, se es­tá em­pa­dro­nan­do a las per­so­nas que te­nían cer­ca­nía con la pa­re­ja. Cas­tal­di, se­gún se informó, aún no com­pa­re­ce an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Tea Ti­me tam­bién es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por el de­li­to de re­cep­ta­ción. Es­ta cau­sa, a car­go del per­se­cu­tor Jo­sé Mo­ra­les, bus­ca acla­rar la for­ma en que la gui­ta­rra ro­ba­da a un músico de Ja­vie­ra Me­na lle­gó has­ta las ma­nos de es­te impu­tado.b

► Cas­tal­di en un con­cier­to de Los Te­tas, en mar­zo de 2016, en Con­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.