Bar­ne­chea siem­bra el pá­ni­co

A la ANFP y a los clu­bes les in­quie­tan las me­di­das que po­dría adop­tar la FIFA en con­tra del fút­bol chi­leno, por la in­tro­mi­sión de un tri­bu­nal ex­terno en un caso que ata­ñe al fút­bol.

La Tercera - - DEPORTES - Chr. Gon­zá­lez y F. Con­tre­ras

El fút­bol chi­leno es­tá en aler­ta. Ayer, el Tri­bu­nal de la Li­bre Com­pe­ten­cia dic­tó me­di­das cau­te­la­res de­ri­va­das de la pre­sen­ta­ción rea­li­za­da por Bar­ne­chea y or­de­nó su res­ti­tu­ción en Pri­me­ra B, sin que me­die el pa­go de las 50 mil UF que exi­gen las ba­ses del torneo. En Quilín se ven obli­ga­dos a cum­plir la dis­po­si­ción, pe­ro las con­se­cuen­cias pue­den ser gra­ves.

“Es una re­so­lu­ción que no com­par­ti­mos. Sin em­bar­go, es­ta­mos en el marco del es­ta­do de de­re­cho. Bar­ne­chea ju­ga­rá su com­pro­mi­so del fin de se­ma­na”, de­cla­ró An­drés Fa­zio, primer vi­ce­pre­si­den­te de la ANFP ho­ras des­pués de que se co­no­cie­ra la re­so­lu­ción.

Igual­men­te, en la se­de del fút­bol chi­leno que­da­ron des­co­lo­ca­dos an­te la ac­ción, que se in­ter­pu­so el miér­co­les, un día des­pués de que se de­cre­ta­ra que los huai­co­che­ros no ha­bían cum­pli­do con el com­pro­mi­so de pa­gar la mi­tad de la in­cor­po­ra­ción en el ac­to y do­cu­men­tar las cuo­tas de la frac­ción res­tan­te y que, por en­de, só­lo po­drían man­te­ner­se en el fút­bol ren­ta­do en Se­gun­da Di­vi­sión, siem­pre que acre­di­ta­ran los $ 30 millones que se les exi­gie­ron co­mo ga­ran­tía a los par­ti­ci­pan­tes en esa se­rie.

La ra­pi­dez de la re­so­lu­ción ge­ne­ró sor­pre­sa. “Aten­di­do que, se­gún se­ña­la el so­li­ci­tan­te, el ini­cio del Torneo Na­cio­nal de Fút­bol de Chi­le ocu­rri­rá el pró­xi­mo do­min­go 30 de ju­lio de 2017, exis­ten mo­ti­vos gra­ves que exi­gen la rá­pi­da eje­cu­ción de la me­di­da. Por tan­to, se ha­ce lu­gar a lo so­li­ci­ta­do y, en vir­tud de lo se­ña­la­do en el ar­tícu­lo 25 del D.L. N° 211, se or­de­na que la me­di­da se lle­ve a efec­to an­tes de no­ti­fi­car a la ANFP y al Con­se­jo de Pre­si­den­tes del Fút­bol Chi­leno. Con to­do, si la no­ti­fi­ca­ción no se efec­tua­re en el pla­zo de cin­co días há­bi­les con­ta­dos a par­tir de es­ta fe­cha, que­da­rán sin va­lor las di­li­gen­cias prac­ti­ca­das”, con­sig­na la de­ter­mi­na­ción.

El prin­ci­pal te­mor que se ins­ta­ló en Pe­ña­lo­lén es­tá re­la­cio­na­do con la ac­ti­tud que po­dría to­mar la FIFA. El or­ga­nis­mo que ri­ge al fút­bol mun­dial prohi­be que sus afi­lia­dos re­suel­van en tri­bu­na­les or­di­na­rios las di­fe­ren­cias que sur­gen en el plano de­por­ti­vo. Hay an­te­ce­den­tes que jus­ti­fi­can la in­quie­tud. En 2006, el club por­tu­gués Gil Vi­cen­te re­cu­rrió a la jus­ti­cia lu­si­ta­na pa­ra evi­tar la pér­di­da de ca­te­go­ría, mo­ti­va­da por la ins­crip­ción irre­gu­lar de un fut­bo­lis­ta. La FIFA ame­na­zó con san­cio­nar a la Se­lec­ción de ese país y con im­pe­dir su par­ti­ci­pa­ción en la Eu­ro­co­pa, ade­más de cas­ti­gar a los clu­bes que par­ti­ci­pa­ban en tor­neos in­ter­na­cio­na­les.

En la misma épo­ca, Ju­ven­tus tam­bién fue ad­ver­ti­do por la UEFA y la FIFA de que, si re­cu­rría a la jus­ti­cia pa­ra evi­tar el des­cen­so a la Se­rie B por ca­sos de co­rrup­ción, po­dían de­jar a la se­lec­ción ita­lia­na fue­ra de com­pe­ten­cia en el cer­ta­men de se­lec­cio­nes del Vie­jo Con­ti­nen­te. “Es­tos te­mas de­ben ver­se en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del fút­bol. La­men­ta­mos que se ha­ya re­cu­rri­do a es­ta ins­tan­cia”, sos­tu­vo Fa­zio, pa­ra sen­tar la po­si­ción de la ANFP res­pec­to de la con­tro­ver­sia.

Re­gla­men­ta­ria­men­te, la fe­de­ra­ción (en la práctica, la ANFP) de­be ofi­ciar a la Con­me­bol y a la FIFA res­pec­to de la si­tua­ción que in­vo­lu­cra a Bar­ne­chea y de las ac­cio­nes que se to­ma­rán pa­ra im­pe­dir que el con­flic­to si­ga es­ca­lan­do. Los huai­co­che­ros arries­gan la des­afi­lia­ción.

“Es una si­tua­ción que es­tá re­cién par­tien­do. Lo que yo pue­do de­cir es que en lo que me con­cier­ne a mí es que yo sa­lí cam­peón y voy a pe­lear pa­ra que eso se res­pe­te”, en­fa­ti­zó Cor­de­ro. De he­cho, pa­ra re­dac­tar el re­cur­so, el club se apo­yó en el abo­ga­do Ci­ro Co­lom­ba­ra, es­pe­cia­lis­ta en di­fe­ren­dos con el Tri­bu­nal de la Li­bre Com­pe­ten­cia. “Con­fia­mos en que la jus­ti­cia es­ta­ble­ce­rá que el club Bar­ne­chea tie­ne la razón, ya que pe­se a ga­nar de­por­ti­va­men­te la Se­gun­da Di­vi­sión, se le ha pre­ten­di­do im­pe­dir com­pe­tir en el Cam­peo­na­to de Pri­me­ra B por ra­zo­nes no de­por­ti­vas. En es­te juicio ha­brá una dis­cu­sión so­bre el fon­do del asun­to”, di­jo el ju­ris­ta. ●

“Otro club en la misma si­tua­ción hu­bie­se he­cho lo mis­mo, qui­zás”.

JOR­GE SÁN­CHEZ PRE­SI­DEN­TE AN­TO­FA­GAS­TA

“Quien no cum­ple las re­glas, ge­ne­ra un pro­ble­ma”.

MAR­CE­LO PESCE DI­RI­GEN­TE DE HUACHIPATO

“Fue una de­ci­sión erra­da po­ner­le pla­zo fa­tal a Bar­ne­chea”.

MA­RIO RODRÍGUEZ PD­TE. U. DE CON­CEP­CIÓN

► Bar­ne­chea aban­do­na el cam­po de jue­go des­pués de en­fren­tar a Co­quim­bo, en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.