“La mú­si­ca es siem­pre una he­rra­mien­ta de uni­dad y educación”

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go Gon­zá­lez M. Con­cier­to en

Du­ran­te los años 70, la vida mu­si­cal clá­si­ca en Nue­va York es­tu­vo do­mi­na­da por un gru­po de ta­len­tos que mu­chos lla­ma­ron con cier­ta iro­nía no exen­ta de en­vi­dia, “la ma­fia ju­día”. En ri­gor, no to­dos lo eran, pe­ro los nom­bres que el pú­bli­co guar­da­ba en la me­mo­ria so­lían ser el pia­nis­ta Da­niel Barenboim y los vio­li­nis­tas Itz­hak Perl­man y Pin­chas Zu­ker­man, siem­pre guia­dos por la fi­gu­ra tutelar del maes­tro Isaac Stern. Los otros miem­bros de es­ta suer­te de cas­ta sa­gra­da eran el che­lis­ta Yo­Yo Ma y el di­rec­tor de or­ques­ta Zu­bin Meh­ta, un chino y un in­dio que con los años se trans­for­ma­rían en es­tre­llas clá­si­cas por de­re­cho pro­pio. Se mo­vían en­tre la Jui­lliard School y el Lin­coln Cen­ter, to­ca­ban en los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios del mun­do e hi­cie­ron de la ex­tin­ta ca­sa mu­si­cal CBS (hoy Sony Mu­sic) su com­pa­ñía de dis­cos pre­fe­ri­da. Fue, pa­ra mu­chos, la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción do­ra­da de mú­si­cos clá­si­cos.

El pró­xi­mo jue­ves 10 de agos­to uno de los in­te­gran­tes de aque­lla ge­ne­ra­ción es­ta­rá en Chi­le pa­ra dar un con­cier­to lar­ga du­ra­ción jun­to a la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Chi­le y el di­rec­tor de or­ques­ta sue­co Ola Rud­ner en el tea­tro de la Fun­da­ción Cor­pAr­tes. El vio­li­nis­ta is­rae­lí Pin­chas Zu­ker­man to­ca­rá el Do­ble con­cier­to pa­ra vio­lín y che­lo en la me­nor de Johan­nes Brahms y el Con­cier­to pa­ra vio­lín en mi ma­yor de Johann Se­bas­tian Bach.

En su fa­ce­ta de con­duc­tor, Zu­ker­man di­ri­gi­rá el Sos­pi­ri Opus 70 de Ed­ward El­gar, obra don­de in­ter­vie­ne la che­lis­ta ca­na­dien­se Aman­da Forsyth (que es ade­más su es­po­sa). La in­tér­pre­te de Ot­ta­wa tam­bién to­ca­rá en el Do­ble con­cier­to de Brahms, di­ri­gi­do por Ola Rud­ner, quien cierra la ve­la­da a car­go de la Cuar­ta sin­fo­nía, “Ita­lia­na”, de Fe­lix Men­dels­sohn.

Se tra­ta de una pre­sen­ta­ción de más de dos ho­ras, con un re­per­to­rio que Zu­ker­man ha gra­ba­do y to­ca­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes.

Na­ci­do ha­ce 69 años en Tel Aviv (Is­rael), Pin­chas Zu­ker­man tu­vo sus pri­me­ras lec­cio­nes en su país na­tal, pe­ro en­tró to­tal­men­te al tor­be­llino mu­si­cal clásico cuan­do lle­gó a Nue­va York en 1962 y ca­yó ba­jo la tu­te­la del men­cio­na­do vio­li­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Isaac Stern y del che­lis­ta es­pa­ñol Pa­blo Casals. Du­ran­te su tra­yec­to­ria ha in­cur­sio­na­do en el vio­lín, la vio­la y la di­rec­ción; acu­mu­la 21 no­mi­na­cio­nes al pre­mio Grammy y dos triun­fos, en 1981 y 1982. Sus dis­cos en Sony, Deuts­che Gram­mop­hon y EMI fue­ron y son re­fe­ren­cia­les (en par­ti­cu­lar en la mú­si­ca de cá­ma­ra) y sus co­la­bo­ra­cio­nes son le­gen­da­rias, en par­ti­cu­lar la gra­ba­ción te­le­vi­si­va en 1969 del Quin­te­to “La tru­cha” de Schu­bert jun­to a Da­niel Barenboim, Itz­hak Perl­man, Zu­bin Meh­ta y la che­lis­ta bri­tá­ni­ca Jac­que­li­ne du Pré.

Po­co an­tes de par­tir a una nue­va gi­ra mun­dial que co­mien­za en Ja­pón y con­ti­núa por Amé­ri­ca del Sur, res­pon­de des­de su ce­lu­lar en Nue­va York.

¿En­sa­ya mu­cho an­tes de ca­da con­cier­to?

Si, la cla­ve siem­pre es prac­ti­car sin pa­rar. Yo no creo en épo­cas do­ra­das, sino en el en­sa­yo dia­ria del ins­tru­men­to. Lo si­go ha­cien­do to­dos los días, co­mo mí­ni­mo du­ran­te dos ho­ras y me­dia. Hoy in­clu­so en­sa­yé más que de cos­tum­bre en la ma­ña­na, por­que es­toy a pun­to de em­bar­car­me en un lar­go vue­lo a Orien­te y por su­pues­to que no pue­do po­ner­me a to­car arri­ba del avión.

Ud. era ami­go de Barenboim, Perl­man y Meh­ta, en­tre otros. La es­ce­na de la épo­ca de­be ha­ber sido muy es­ti­mu­lan­te...

Sin du­da lo era, pe­ro si mi­ro ha­cia atrás pue­do de­cir que la ver­da­de­ra épo­ca do­ra­da, al me­nos pa­ra mí, fue la de los años in­me­dia­ta­men­te an­te­rio­res a la Se­gun­da Guerra Mun­dial: es­ta­ban los vio­li­nis­tas Fritz Kreis­ler y Jas­cha Hei­fetz, el pia­nis­ta An­ton Ru­bins­tein, che­lis­ta Gre­gor Pia­ti­gors­ki o el di­rec­tor Ar­tu­ro Tos­ca­ni­ni. ¡Dios mío!, ellos sí que eran los au­tén­ti­cos maes­tros. En fin, creo que no hay eras de oro, de pla­ta o de bron­ce. Es­to no es un de­por­te. Pa­ra mí no se tra­ta de gran­des épo­cas, sino que de ma­ra­vi­llo­sos mo­men­tos don­de uno to­ca con gran­des mú­si­cos y de lo que se tra­ta es de ate­so­rar­los.

¿Có­mo re­cuer­da esa épo­ca?

Siem­pre me sen­ti­ré un pri­vi­le­gia­do por ha­ber to­ca­do con di­rec­to­res co­mo Leo­nard Bernstein, Ra­fael Ku­be­lik o Eu­ge­ne Or­mandy, por ha­ber com­par­ti­do con un vio­li­nis­ta co­mo Isaac Stern o ha­cer mú­si­ca con el gran che­lis­ta es­pa­ñol Pa­blo Casals. Tu­ve suer­te, apren­dí mu­cho de ellos y lo que me que­da es tra­tar de com­par­tir con el pú­bli­co y en­se­ñar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En es­tos mo­men­tos qui­zás lo que más me lla­ma la aten­ción es el gran desa­rro­llo de la mú­si­ca clá­si­ca en el Le­jano Orien­te, en paí­ses co­mo Chi­na, Ja­pón y Co­rea. Tan­to a ni­vel de pú­bli­co co­mo de ta­len­tos es real­men­te sor­pren­den­te.

Al­gu­nos creen que Brahms hi­zo un tri­bu­to a Bach y Mo­zart al es­cri­bir un al­go que ya no se ha­cía en su épo­ca, a fi­nes del si­glo XIX ¿Qué opi­na?

No es­toy de acuer­do. No hay na­da de ba­rro­co ni de clásico acá. Es Brahms pu­ro, su ADN es­tá en ca­da una de sus no­tas y mo­du­la­cio­nes. Es el úl­ti­mo de sus con­cier­tos y de cier­ta ma­ne­ra pue­de ser con­si­de­ra­do un con­cier­to pa­ra che­lo. Por su­pues­to que el vio­lín tam­bién in­ter­vie­ne, pe­ro es el che­lo el que lle­va la voz prin­ci­pal. Su te­ma prin­ci­pal es­tá com­pues­to de ape­nas tres o cua­tro com­pa­ses que se re­pi­ten una y otra vez de di­fe­ren­tes for­mas y no só­lo en el primer mo­vi­mien­to, sino que tam­bién en los dos si­guien­tes. Es muy sim­ple, pe­ro Johan­nes Brahms es un ge­nio en la or­ques­ta­ción, ca­paz de pre­sen­tar­lo ca­da vez de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta y fres­ca. Es un fe­nó­meno y si Brahms hu­bie­ra vi­vi­do más, es­toy se­gu­ro de que ha­bría lle­ga­do muy le­jos en es­te ti­po de bús­que­das mu­si­ca­les.

Do­ble con­cier­to,

Tam­bién to­ca­rá el

SI­GUE EN PÁG 44

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.