Un di­ri­gen­te de dis­cur­so cam­bian­te

Ar­man­do Cor­de­ro lu­cha hoy con­tra la cuo­ta que exi­gió co­brar a Val­di­via en 2016. Se le ve co­mo un ex­per­to en elu­dir san­cio­nes. Par­tió de DT.

La Tercera - - PORTADA - Por Ch­ris­tian Gon­zá­lez A.

Ar­man­do Cor­de­ro, el em­pre­sa­rio que des­de su po­si­ción co­mo pre­si­den­te de Bar­ne­chea man­tie­ne en vi­lo a to­do el fút­bol chi­leno, re­ci­be una des­crip­ción ex­tra­ña. “Es as­tu­to, un per­so­na­je ex­tra­ño. Na­die ha­bla mal de él, ni tam­po­co na­die ha­bla bien. Eso sí, tie­ne una ha­bi­li­dad par­ti­cu­lar: siem­pre elu­de los cas­ti­gos que de­be apli­cár­se­le a su club por dis­tin­tos in­cum­pli­mien­tos. Que ha­ya re­cu­rri­do al Tri­bu­nal de la Li­bre Com­pe­ten­cia es una mues­tra más de esa ca­rac­te­rís­ti­ca”, sos­tie­ne un di­rec­ti­vo de un club de la Se­gun­da Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal, la ca­te­go­ría que los huai­co­che­ros lu­chan por de­jar. Y en la mis­ma lí­nea de sus ac­tua­cio­nes an­te­rio­res, sin pa­gar la mi­llo­na­ria cuo­ta de in­cor­po­ra­ción que fi­jó la ANFP pa­ra en­trar a Pri­me­ra B: 50 mil UF.

Su cam­bio de pos­tu­ra es ra­di­cal con res­pec­to a es­ta me­di­da: en ju­nio de 2016 ha­bía ofi­cia­do al di­rec­to­rio de la ANFP pa­ra exi­gir que a Deportes Val­di­via se le apli­ca­ra ín­te­gra­men­te el co­bro al que aho­ra Bar­ne­chea no pu­do res­pon­der. Una cla­ra vol­te­re­ta.

En Qui­lín sos­tie­nen que la deu­da del club so­lo con la cor­po­ra­ción al­can­za los $ 300 mi­llo­nes de pe­sos y que han si­do in­for­ma­dos de in­cum­pli­mien­tos sa­la­ria­les del club. Las apreturas eco­nó­mi­cas lle­va­ron a Cor­de­ro a acer­car­se a agen­tes co­mo Fer­nan­do Fe­li­ce­vich pa­ra alle­gar re­cur­sos.

El em­pre­sa­rio es un fut­bo­le­ro em­pe­der­ni­do. Esa vo­ca­ción lo lle­vó, ade­más de cur­sar es­tu­dios de In­ge­nie­ría Co­mer­cial, a ti­tu­lar­se co­mo téc­ni­co en la pri­me­ra pro­mo­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Fút­bol (INAF). Y tam­bién le sir­vió pa­ra ori­gi­nar uno de sus em­pren­di­mien­tos: la re­vis­ta En­tre­li­gas, orien­ta­da a los tor­neos afi­cio­na­dos en los seg­men­tos so­cio­eco­nó­mi­cos al­tos de la ca­pi­tal. Fue el pa­so pre­vio pa­ra in­cor­po­rar­se a Bar­ne­chea, en 2008. Co­men­zó po­nien­do en prác­ti­ca sus co­no­ci­mien­tos: ade­más de pre­si­den­te, fue DT y lo­gró lle­var a su es­cua­dra a Ter­ce­ra Di­vi­sión.

Lue­go ad­vir­tió que de­bía pro­fe­sio­na­li­zar la ges­tión. Por esa ra­zón, con­fió en Ma­rio Sa­las pa­ra li­de­rar el pro­yec­to de­por­ti­vo des­de 2011. Con Hu­go Vil­ches, su­ce­sor del Co­man­dan­te en la ban­ca, lle­gó, en 2013, a Pri­me­ra Di­vi­sión. El des­cen­so fue in­me­dia­to y co­rre­la­ti­vo has­ta la Se­gun­da Di­vi­sión, la ter­ce­ra ca­te­go­ría del fút­bol ren­ta­do.

“Es un di­ri­gen­te atí­pi­co. Va dos ve­ces por se­ma­na a ha­blar con el plan­tel. Es cer­cano. Cum­ple y si se atra­sa, pi­de ayu­da. To­das las se­ma­nas se jun­ta con el téc­ni­co”, re­ve­la Jor­ge Man­du­ca, ar­que­ro y sím­bo­lo del club. Otra par­ti­cu­la­ri­dad: acom­pa­ña al plan­tel en to­dos los via­jes.

Cor­de­ro postuló al di­rec­to­rio de la ANFP en la lis­ta de Pa­blo Mi­lad en di­ciem­bre de 2016. Ca­yó an­te la que li­de­ra­ba Sa­lah.

Cor­de­ro, en el in­ter­me­dio de un Con­se­jo de Pre­si­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.