Jor­ge Bur­gos

La Tercera - - PORTADA -

Me co­rres­pon­dió par­ti­ci­par co­mo oyen­te en el se­mi­na­rio que or­ga­ni­za­ra La Ter­ce­ra, con oca­sión de su 67° aniver­sa­rio. Allí par­ti­cu­lar­men­te, en el pa­nel des­ti­na­do al aná­li­sis del mo­men­to po­lí­ti­co, hu­bo a mi jui­cio, cier­to con­sen­so en­tre los ex­po­si­to­res, en que el de­ba­te ac­tual es cha­to, más bien des­ca­li­fi­ca­dor y ofer­tan­te de so­lu­cio­nes fá­ci­les, de pa­raí­sos inexis­ten­tes (es­to úl­ti­mo lo agre­go yo). Qué du­da ca­be de que mu­chos de nues­tros ac­to­res po­lí­ti­cos pa­re­cen creer que la con­fian­za per­di­da, la au­sen­cia de una dis­cu­sión te­má­ti­ca, son sus­cep­ti­bles de su­pe­rar­se con fa­ci­lis­mo po­pu­lis­ta, con des­ca­li­fi­ca­cio­nes al ad­ver­sa­rio, o sim­ple­men­te su­bién­do­se a lo que mar­can las ten­den­cias. Por ahí no va la co­sa. Lo im­por­tan­te es in­ten­tar apor­tar al de­ba­te en te­mas con­cre­tos que cons­ti­tu­yan a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas.

A mo­do de ejem­plo con­cre­to, en esa pers­pec­ti­va: ha­ce ca­si cua­tro años que se en­cuen­tra pa­ra­do en el Se­na­do un pro­yec­to que es­ta­ble­ce un nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil, ya apro­ba­do por la Cá­ma­ra, en el cual tra­ba­ja­ron tan­to el go­bierno de Ba­che­let I, co­mo el de Pi­ñe­ra, con uni­ver­si­da­des y pro­fe­sio­na­les de pri­mer ni­vel. Inex­pli­ca­ble­men­te ni el ac­tual Eje­cu­ti­vo, ni el Se­na­do mos­tra­ron ma­yor in­te­rés en pro­gre­sar en su tra­mi­ta­ción. ¿Qué tie­ne que ver es­to (con ca­li­dad de vi­da)? Mu­cho. Mi­les de chi­le­nos con­cu­rren to­dos los años a los tri­bu­na­les ci­vi­les y se en­cuen­tran con pro­ce­di­mien­tos, escritos, len­tos, ca­ros, bu­ro­crá­ti­cos, don­de el más dé­bil, el de me­nor es­tán­dar en la de­fen­sa, tie­ne mu­cho que per­der. Sus­ti­tuir con ur­gen­cia esa si­tua­ción re­dun­da en me­jor ca­li­dad de vi­da y pa­ra ello hay una pro­pues­ta avan­za­da, per­fec­ti­ble en ma­te­ria de re­cur­sos, jus­ti­cia ve­ci­nal, jui­cios eje­cu­ti­vos, pe­ro el pro­yec­to es una ba­se muy só­li­da pues re­co­ge en­tre otros los si­guien­tes prin­ci­pios:

•En una de­mo­cra­cia en que im­pe­re el es­ta­do de de­re­cho de­ben pro­te­ger­se to­dos los de­re­chos fun­da­men­ta­les con pro­ce­di­mien­tos ora­les que otor­guen una pron­ta y efec­ti­va tu­te­la a to­dos los de­re­chos fun­da­men­ta­les, y no de­jar al­gu­nos de ellos pos­ter­ga­dos co­mo pa­ti­tos feos, si­tua­ción que ocu­rre con el pro­ce­so ci­vil.

•Por­que el in­cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes ci­vi­les y mer­can­ti­les re­quie­re de pro­ce­sos ági­les y efec­ti­vos pa­ra que ellas sean una reali­dad y no una le­tra muer­ta que se asien­te en el pa­pel.

•Por­que to­do sis­te­ma eco­nó­mi­co se mue­ve en la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca del res­pec­to de los de­re­chos, ele­men­to bá­si­co pa­ra la pro­mo­ción de las in­ver­sio­nes.

•Por­que si desea­mos brin­dar se­gu­ri­dad ins­ti­tu­cio­nal en un mun­do glo­ba­li­za­do co­mo país, y te­nien­do en vista las me­di­cio­nes de ellas por ór­ga­nos in­ter­na­cio­na­les co­mo la OCDE y Ban­co Mun­dial, no po­de­mos per­mi­tir que un po­der tan im­por­tan­te co­mo el ju­di­cial no cum­pla con es­tán­da­res de ca­li­dad y efi­ca­cia de ran­go in­ter­na­cio­nal.

•Por­que la in­efi­cien­cia ha­ce in­cu­rrir en cos­tos de in­efi­cien­cia al exis­tir fun­cio­na­rios pú­bli­cos que no de­be­rían desem­pe­ñar las fun­cio­nes que rea­li­zan y po­der ser uti­li­za­dos efi­caz­men­te en otras di­men­sio­nes, co­mo acon­te­ce con los se­cre­ta­rios y re­la­to­res que po­drían ser jue­ces, y con los fis­ca­les ju­di­cia­les que ya no desem­pe­ñan sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes en el pro­ce­so cri­mi­nal y que de­be­rían ser em­po­de­ra­dos pa­ra fun­cio­nes in­ves­ti­ga­ti­vas y de car­go en ma­te­rias dis­ci­pli­na­rias a desa­rro­llar­se en un de­bi­do pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.