Al­fre­do Jo­celyn-Holt

La Tercera - - PORTADA -

SE­GÚN BA­CHE­LET AR­GEN­TI­NA “LA LLE­VA” EN EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR. PE­RO ES­TÁ VIS­TO QUE NO ES CUES­TIÓN DE IM­POR­TAR MO­DE­LOS SINO DE PON­DE­RAR EN QUÉ ES­TA­MOS.

Se­gún Ba­che­let, Ar­gen­ti­na “la lle­va” en edu­ca­ción su­pe­rior. Y si bien no ofre­ció ex­pli­ca­cio­nes, sal­vo elo­giar que fue­se un de­re­cho so­cial, a lo que alu­día era a su ca­riz es­ta­tal e in­clu­si­vo. Que lo es, a pri­me­ra vista: el 80% de su ma­trí­cu­la es pú­bli­ca y gra­tui­ta, y se pue­de in­gre­sar a es­tu­diar, en ge­ne­ral, sin dar exá­me­nes de ad­mi­sión. De ahí a que sea mo­de­lo, co­mo le gus­ta­ría a Ba­che­let, sin em­bar­go, es du­do­so.

Ale­jan­dro Cloc­chiat­ti, as­tró­no­mo, pro­fe­sor de la U. Ca­tó­li­ca en San­tia­go -uno de los in­con­ta­bles aca­dé­mi­cos ar­gen­ti­nos cu­ya diáspora de su sis­te­ma pú­bli­co ha ter­mi­na­do por be­ne­fi­ciar a uni­ver­si­da­des del res­to del mun­do, tam­bién a plan­te­les pri­va­dos de su país- ha ad­ver­ti­do en nues­tra pren­sa, que la ca­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior ar­gen­ti­na ha de­caí­do os­ten­si­ble­men­te des­de los ini­cios de la gra­tui­dad en 1949 ba­jo Pe­rón. Es más, los au­men­tos cre­cien­tes de po­bre­za es­ca­sa­men­te va­li­da­rían la su­pues­ta otra ven­ta­ja trans­an­di­na: ser in­clu­si­va. Evi­den­te­men­te, la mar­gi­na­li­dad no se va a re­sol­ver ha­cien­do que pi­bes de vi­llas mi­se­rias acu­dan a cla­ses. Es­to no es co­mo el fút­bol ni co­mo en el tan­go: “Ma­mi­ta que­ri­da… se­ré un Ma­ra­do­na, un Ro­ji­ta, un Bo­yé/ Vas a ver qué lindo cuan­do allá en la can­cha/ mis go­les aplau­dan, se­ré un triun­fa­dor”.

Na­da, por su­pues­to, que preo­cu­pe a quie­nes compu­tan go­les ima­gi­na­rios por es­tos otros la­dos. Al con­tra­rio, en nues­tras uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les han es­ta­do por in­flar la ma­trí­cu­la ha­ce ra­to, la cual, ron­dan­do so­lo el 15% de la ofer­ta na­cio­nal, da­ría pa­ra mu­cho más, ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da me­dian­te, di­cen. Por eso, De­re­cho-UCh, ba­jo la ló­gi­ca “La Chi­le se jue­ga por Chi­le”, es­tá por ofre­cer el pró­xi­mo año 200 cu­pos adi­cio­na­les a los ac­tua­les 400 en pri­mer año (en los 80, cuan­do fui alumno en Pío Nono, ha­bía­mos 170 por cur­so). Lo que abre una se­rie de in­te­rro­gan­tes: ¿Ne­ce­si­ta­rá el país tan­tos abo­ga­dos y de la ca­li­dad ac­tual, los con­tra­ta­rán, es­pan­ta­rá la me­di­da a los me­jo­res pun­ta­jes, po­drán man­te­ner­se ren­di­mien­tos tra­di­cio­nal­men­te al­tos o ya eso es historia?

Los in­di­ca­do­res has­ta aho­ra no son aus­pi­cio­sos. Y me­nos si le agre­ga­mos dé­fi­cits fi­nan­cie­ros, par­ti­ci­pa­ción tries­ta­men­tal, pro­pó­si­tos mo­vi­li­za­do­res, in­clu­so con­tra­rios a un go­bierno teó­ri­ca­men­te afín. Ses­gos ideo­ló­gi­cos pa­ra qué de­cir, el plu­ra­lis­mo aca­dé­mi­co im­por­tan­do ca­da vez me­nos. Cues­tión que no pa­sa so­lo en la U. de Chi­le. El otro día se in­for­ma­ba por la pren­sa de un se­mi­na­rio en la U. de Talca so­bre la Re­for­ma Agra­ria que in­vi­ta­ba a so­lo ex­po­si­to­res fa­vo­ra­bles. El es­pa­cio de es­ta co­lum­na me im­pi­de se­guir ilus­tran­do con ejem­plos pa­re­ci­dos, que los hay.

Es­tá vis­to que no es cues­tión de im­por­tar mo­de­los sino de pon­de­rar en qué es­ta­mos. Des­de 1918 y el “Gri­to” de los pi­bes de Cór­do­ba, com­pli­ca­dos, en uni­ver­si­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas re­for­mis­tas y par­ti­ci­pa­ti­vas de cues­tio­na­ble ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.