Vuel­co en ca­so So­fo­fa: due­ño de fir­ma de se­gu­ri­dad es el prin­ci­pal sos­pe­cho­so

In­for­me de la PDI apun­ta a Rubén Aros -quien en­con­tró los mi­cró­fo­nos­co­mo sos­pe­cho­so de ins­ta­lar­los. Se le de­tec­tó una bo­le­ta del lu­gar don­de com­pró el ar­te­fac­to ha­lla­do en la ofi­ci­na del di­rec­tor de Ca­roz­zi.

La Tercera - - PORTADA -

En los pri­me­ros días de la pró­xi­ma se­ma­na ocu­rri­rá un hi­to cla­ve en el ca­so del pre­sun­to es­pio­na­je que afec­tó a la So­cie­dad de Fo­men­to Fa­bril (So­fo­fa). La Bri­ga­da del Cibercrimen de la PDI en­tre­ga­rá a la Fis­ca­lía Orien­te el in­for­me fi­nal de la in­ves­ti­ga­ción, que in­clu­ye tes­ti­mo­nios, prue­ba do­cu­men­tal y aná­li­sis de los mi­cró­fo­nos que fue­ron en­con­tra­dos en la ofi­ci­na de la pre­si­den­cia de la en­ti­dad gre­mial.

Las con­clu­sio­nes apun­tan a que el prin­ci­pal sos­pe­cho­so de es­ta ope­ra­ción y quien ha­bría ins­ta­la­do los mi­cró­fo­nos es el ex ca­ra­bi­ne­ro Rubén Aros Oña­te, el due­ño de la em­pre­sa in­for­mal de se­gu­ri­dad Pro­fa­cis y quien en­con­tró los dis­po­si­ti­vos. Pa­ra sus­ten­tar es­ta te­sis, los po­li­cías cuen­tan con una evi­den­cia cla­ve: la co­pia de la bo­le­ta de uno de los ar­te­fac­tos que com­pró el ex ca­ra­bi­ne­ro días an­tes de es­ta­llar el ca­so.

De es­ta ma­ne­ra, la cau­sa dio vuel­co. Pa­só de in­ves­ti­gar­se una vul­ne­ra­ción a con­ver­sa­cio­nes pri­va­das a un pre­sun­to de­li­to de es­ta­fa.

La in­da­ga­to­ria ge­ne­ró un pro­fun­do im­pac­to en el mun­do em­pre­sa­rial. La de­nun­cia fue pre­sen­ta­da el 26 de ma­yo pa­sa­do por “cap­ta­ción o in­ter­cep­ta­ción co­mu­ni­ca­cio­nes pri­va­das” por el gre­mio, lue­go de que pe­ri­cias pri­va­das rea­li­za­das por Aros de­tec­ta­ran un mi­cró­fono en la ofi­ci­na del en­ton­ces pre­si­den­te Her­mann von Müh­len­brock. Un dis­po­si­ti­vo si­mi­lar ha­bía si­do en­con­tra­do días an­tes en las ofi­ci­nas del di­rec­tor de Ca­roz­zi y ex vi­ce­pre­si­den­te de So­fo­fa, Jo­sé Juan Llu­gany.

De es­ta for­ma, los fis­ca­les Lo­re­na Pa­rra y Ro­ber­to Con­tre­ras se abo­ca­ron a acla­rar es­ta si­tua­ción. Pa­ra eso con­ta­ron con el apo­yo de los detectives de Cibercrimen. Am­bos equi­pos han man­te­ni­do un flui­do con­tac­to en es­tos úl­ti­mos dos me­ses.

Los in­ves­ti­ga­do­res abor­da­ron la cau­sa des­de dos aris­tas: la téc­ni­ca, en re­la­ción al fun­cio­na­mien­to y ori­gen de los dis­po­si­ti­vos: y la po­li­cial, que in­clu­yó le­van­ta­mien­to de tes­ti­mo­nios, aná­li­sis del si­tio del su­ce­sos, in­cau­ta­cio­nes e in­ter­cep­ta­ción de co­rreos elec­tró­ni­cos.

Las de­cla­ra­cio­nes de quie­nes es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el mo­men­to del ha­llaz­go del mi­cró­fono fue uno de los pri­me­ros ele­men­tos que pu­sie­ron a Aros en el fo­co de la in­ves­ti­ga­ción. Es­tos di­chos dan cuen­ta de que el ex ca­ra­bi­ne­ro se di­ri­gió di­rec­ta­men­te al lu­gar en que es­ta­ban es­con­di­dos los apa­ra­tos, sin re­vi­sar otros si­tios pre­via­men­te. Pa­ra el equi­po in­ves­ti­ga­dor, es­to es un in­di­cio de que el impu­tado ya te­nía co­no­ci­mien­to del lu­gar en que es­ta­ban ins­ta­la­dos los equi­pos.

Ade­más, per­so­nal del Cibercrimen, a fi­nes de ju­nio de es­te año, des­cu­brió dón­de se ha­bían com­pra­do los mi­cró­fo­nos ha­lla­dos por el ex ca­ra­bi­ne­ro en la ofi­ci­na de Jo­sé Juan Llu­gany.

Uno de los mi­cro­mi­cró­fo­nos es­pías (MME) fue ad­qui­ri­do, se­gún el in­for­me de la PDI, en las ofi­ci­nas de To­do Es­pía, tien­da ubi­ca­da en el sec­tor de San An­to­nio, en pleno cen­tro de San­tia­go. Al acu­dir per­so­nal po­li­cial y en­tre­vis­tar­se con los en­car­ga­dos del lo­cal, los fun­cio­na­rios le mos­tra­ron una fo­to de Aros. Los de­pen­dien­tes lo re­co­no­cie­ron. Se tra­ta­ba de un clien­te que ha­bía com­pra­do un mi­cro­mi­cró­fono.

Pe­ri­cias rea­li­za­das al ar­te­fac­to “ha­lla­do” en la ofi­ci­na de Llu­gany son coin­ci­den­tes con el ti­po de MME que im­por­ta es­ta em­pre­sa de­di­ca­da a ar­tícu­los de es­pio­na­je. Y es más. La fis­ca­lía in­cau­tó la bo­le­ta de la com­pra que el ex ca­ra­bi­ne­ro hi­zo po­cos días des­pués de que An­fión Varela, je­fe de se­gu­ri­dad de Ca­roz­zi, le en­car­ga­ra bus­car en esas de­pen­den­cias prue­bas de es­pio­na­je.

Pe­ro es­to no es to­do. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so sos­tie­nen que nin­guno de los dos mi­cró­fo­nos que en­con­tró el ex ca­ra­bi­ne­ro con­tie­ne un se­gun­do de gra­ba­ción. Ade­más, que la se­ñal del GPS de uno de ellos (que tra­ba­ja con tec­no­lo­gía 4G) se ac­ti­vó por pri­me­ra vez no en Las Con­des (dón­de se en­cuen­tra la So­fo­fa), tam­po­co en San Ber­nar­do (don­de que­dan las ins­ta­la­cio­nes de Ca­roz­zi), sino en la Re­gión de Val­pa­raí­so. El ex ca­ra­bi­ne­ro Aros Oña­te re­si­de en esa re­gión.

Otra in­for­ma­ción que ma­ne­jan los fis­ca­les es que los tra­ba­jos que Aros reali­zó en las de­pen­den­cias de So­fo­fa y Ca­roz­zi no son los úni­cos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que ha rea­li­za­do el ex po­li­cía. Tras es­ta­llar el ca­so, otras em­pre­sas de la en­ti­dad gre­mial tam­bién se ha­brían con­tac­ta­do con Aros pa­ra con­tra­tar sus ser­vi­cios de con­tra­in­te­li­gen­cia.

Se­gún tras­cen­dió, el due­ño

SI­GUE EN PÁG 24

Es­te es el lo­cal don­de se ha­bría com­pra­do uno de los mi­cró­fo­nos de­tec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.