PA­RA EN­TEN­DER

La Tercera - - PORTADA -

de Pro­fa­cis al­can­zó a ce­rrar el tra­to con otras dos en­ti­da­des. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so se­ña­la­ron que ha­bría co­bra­do $ 7 mi­llo­nes por ca­da uno de los tra­ba­jos.

De­cla­ra­cio­nes

En a lo me­nos tres opor­tu­ni­da­des Rubén Aros ha te­ni­do que pres­tar tes­ti­mo­nio an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. La pri­me­ra vez ocu­rrió el 26 de ma­yo, en ca­li­dad de tes­ti­go. Ahí re­la­tó a los fis­ca­les Pa­rra y No­ram­bue­na las cir­cuns­tan­cias en que de­tec­tó los equi­pos de es­pio­na­je.

Una se­ma­na des­pués, el due­ño de Pro­fa­cis se sen­tó nue­va­men­te fren­te a los per­se­cu­to­res. Es­ta vez, no obs­tan­te, en ca­li­dad de impu­tado. En di­cha oca­sión ad­mi­tió a los fis­ca­les que nun­ca an­tes ha­bía rea­li­za­do un tra­ba­jo co­mo el en­co­men­da­do.

Fuen­tes co­no­ce­do­ras de es­ta di­li­gen­cia in­di­ca­ron que co­no­ció a An­fión Varela en Val­pa­raí­so y que es­te le co­men­tó de sos­pe­chas de es­pio­na­je en la em­pre­sa y que se le ha­bría so­li­ci­ta­do rea­li­zar un “ba­rri­do” pa­ra en­con­trar al­gún apa­ra­to.

En esa oca­sión, re­la­tó que se di­ri­gió de in­me­dia­to a la “Ca­sa del Es­pía”, lo­cal co­no­ci­do por ven­der es­te ti­po de ar­te­fac­tos, don­de ha­bría com­pra­do un de­tec­tor de mi­cró­fo­nos el sá­ba­do 13 de ma­yo. Se­gún su de­cla­ra­ción, al día si­guien­te, el do­min­go 14 de ese mes, en­con­tró el dis­po­si­ti­vo en la em­pre­sa Ca­roz­zi.

Lue­go, el 5 de ju­lio, la fis­ca­lía ci­tó una vez más a Aros. Sin em­bar­go, es­ta vez, no so­lo fue re­que­ri­do él, sino que par­te de su fa­mi­lia. Su ex mu­jer fue ci­ta­da por ha­ber si­do quien le su­mi­nis­tra­ba bo­le­tas de ho­no­ra­rio con las que Pro­fa­cis co­bra­ba sus tra­ba­jos y tam­bién sus hi­jos, aun­que en ca­li­dad de tes­ti­gos de los he­chos que in­da­ga la Fis­ca­lía Orien­te.

En esa opor­tu­ni­dad, el ex po­li­cía op­tó por ha­cer uso de su de­re­cho a guar­dar si­len­cio. Es­ta ac­ti­tud de Aros an­te los fis­ca­les, la úl­ti­ma vez que es­tu­vo en las ofi­ci­nas de Con­tre­ras y Pa­rra, abrió más in­te­rro­gan­tes. De com­pro­bar­se que fue Aros quién co­lo­có to­dos los mi­cró­fo­nos, ¿quién más su­po de es­tos planes?

Se es­pe­ra que cuan­do el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co re­ci­ba el in­for­me de la PDI, los per­se­cu­to­res so­li­ci­ten la for­ma­li­za­ción. Es­ta ac­ción es só­lo la co­mu­ni­ca­ción del ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción. Por es­to es que es­ta y otras pre­gun­tas de los in­ves­ti­ga­do­res po­drán ir­se des­pe­jan­do, a me­di­da de que el impu­tado quie­ra co­la­bo­rar y se reali­cen otras di­li­gen­cias que den lu­ces si es­te ex ca­ra­bi­ne­ro en­ga­ñó so­lo a los más al­tos eje­cu­ti­vos del ru­bro em­pre­sa­rial, o pu­do ac­tuar man­da­ta­do por

De­tec­ción

Rubén Aros Oña­te fue con­tac­ta­do pa­ra de­tec­tar po­si­bles dis­po­si­ti­vos de es­pio­na­je en la So­fo­fa.

Fis­ca­lía

Se pre­sen­tó una de­nun­cia por po­si­bles gra­ba­cio­nes ile­ga­les den­tro de las ofi­ci­nas de la

en­ti­dad gre­mial.

Vuel­co

Tras una se­rie de di­li­gen­cias, la PDI des­car­tó un es­pio­na­je, por­que los mi­cró­fo­nos no ha­bían gra­ba­do na­da y

apun­ta­ron a Aros.

un ter­ce­ro.

Con­sul­ta­do por La Ter­ce­ra res­pec­to a la pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción de Aros en el ca­so, Pa­blo Gó­mez, abo­ga­do de Jo­sé Juan Llu­gany, di­jo que “es una po­si­bi­li­dad de que Aros sea el res­pon­sa­ble, pe­ro an­tes de ha­cer nin­gún jui­cio de­fi­ni­ti­vo es ne­ce­sa­rio es­pe­rar que la fis­ca­lía ago­te to­das las otras lí­neas de in­ves­ti­ga­ción pen­dien­tes, co­mo los co­rreos elec­tró­ni­cos de per­so­nas vin­cu­la­das a la So­fo­fa que ha­brían si­do in­ter­ve­ni­dos y que tie­nen una da­ta muy an­te­rior a la par­ti­ci­pa­ción de Aros”.b

Rubén Aros, tras su de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.