Con­ver­san­do la cla­si­fi­ca­ción de ries­go

La Tercera - - PORTADA - Por Ig­na­cio Brio­nes

En 2012 Stan­dard and Poor’s (S&P) me­jo­ró nues­tra cla­si­fi­ca­ción de ries­go des­de A+ a AA-. Sin du­da una gran no­ti­cia. Tan­to que un ami­go ex­tran­je­ro, ex­per­to en es­tos te­mas, me lla­mó pa­ra fe­li­ci­tar­me.

-Ima­gino que de­ben es­tar fe­li­ces: ¡tie­nen la me­jor cla­si­fi­ca­ción del mun­do emer­gen­te!

- Ob­vio. No so­lo le ba­ja el cos­to fi­nan­cie­ro al Es­ta­do, sino que a to­da la eco­no­mía. De­bo con­fe­sar­te, eso sí, que yo pen­sa­ba que la no­ta po­día ser mu­cho me­jor.

-No seas agran­da­do, si us­te­des lo han he­cho bien, pe­ro si­guen sien­do un país de in­gre­so me­dio.

- ¿Y qué tie­ne que ver? La cla­si­fi­ca­ción de ries­go no es un test de desa­rro­llo, sino que del ries- go de no pa­go de una deu­da. ¿O me vas a de­cir que una per­so­na de al­tos in­gre­sos, pe­ro ul­tra en­deu­da­da es me­nos ries­go­sa que una de me­no­res in­gre­sos, pe­ro con po­ca deu­da?

- Tie­nes ra­zón.

-Bueno, pa­ra un país es lo mis­mo. Y re­sul­ta que Chi­le tie­ne ba­jí­si­mos ni­ve­les de deu­da. Es más, si con­si­de­ras los aho­rros del Fis­co, so­mos de los po­cos en el mun­do con una po­si­ción acree­do­ra ne­ta.

-Ok, pe­ro ¿quién me di­ce que eso se­gui­rá así?

-Nues­tra re­gla

-No te en­tien­do.

- Lo que pa­sa es que Chi­le si­gue una re­gla en la que el gas­to del Fis­co no vie­ne da­do por sus in­gre­sos co­rrien­tes, sino que por sus in­gre­sos es­truc­tu­ra­les que

fis­cal,

le res­pon­dí. de­pen­den del cre­ci­mien­to y del pre­cio del co­bre de lar­go pla­zo.

- ¿Y la idea es que in­gre­sos y gas­tos fis­ca­les es­tén equi­li­bra­dos en el lar­go pla­zo?

-Exac­to….

-Qué ma­ra­vi­lla. Oja­lá tu­vié­ra­mos algo pa­re­ci­do en mi país.

- Fí­ja­te que, ade­más, es­te sen­ci­llo prin­ci­pio tie­ne pro­pie­da­des bien im­por­tan­tes. Por ejem­plo, co­mo la deu­da no es un in­gre­so es­truc­tu­ral, se le po­ne un freno na­tu­ral al en­deu­da­mien­to co­mo fuen­te de fi­nan­cia­mien­to per­ma­nen­te del gas­to, uno de los pro­ble­mas que ve­mos en otras eco­no­mías.

-Te si­go…

-Es más, con es­ta re­gla, el país aho­rra en sus fon­dos soberanos en los pe­río­dos de boom y pue­de au­men­tar tran­si­to­ria­men­te su deu­da o sa­car pla­ta de es­tos aho­rros pa­ra fi­nan­ciar par­te del gas­to en los ci­clos ma­los. Co­mo los ci­clos tien­den a com­pen­sar­se, nues­tro en­deu­da­mien­to ne­to siem­pre se­rá ba­jo. Er­go, nues­tra cla­si­fi­ca­ción de ries­go de­bie­ra ser me­jor que el AA- que nos aca­ban de dar. ¿Aho­ra ves mi pun­to?

-Creo que tie­nes ra­zón, aca­bó por re­co­no­cer mi ami­go.

En mo­men­tos en que el mis­mo S&P aca­ba de re­ba­jar nues­tra cla­si­fi­ca­ción, me doy cuen­ta que a mi ami­go le fal­tó ha­cer la pre­gun­ta del mi­llón: ¿Qué ga­ran­ti­za que la re­gla fis­cal se cum­pla?

Na­da de­ma­sia­do ro­bus­to. El go­bierno de turno es quien fi­ja la me­ta es­truc­tu­ral pa­ra su pe­río­do y, ade­más, no es­tá obli­ga­do a cum­plir­la.

Lue­go de que el go­bierno an­te­rior re­du­je­ra el dé­fi­cit es­truc­tu­ral des­de 3,1% a 0,5% del PIB, el ac­tual de­cla­ró que lo lle­va­ría al equi­li­brio. Pe­ro ce­rra­re­mos con un dé­fi­cit es­truc­tu­ral de 1,7% del PIB. Se gas­tó mu­cho más de lo sos­te­ni­ble y se com­pro­me­tie­ron gas­tos fu­tu­ros que li­mi­ta­rán al pró­xi­mo go­bierno.

Por lo mis­mo, no es de ex­tra­ñar que la deu­da ha­ya cre­ci­do mu­cho más de lo que na­tu­ral y tran­si­to­ria­men­te de­bía ocu­rrir si se hu­bie­ra apun­ta­do al equi­li­brio fis­cal es­truc­tu­ral. Cua­tro años de me­dio­cre cre­ci­mien­to al 1,8% com­ple­tan la historia. Una com­bi­na­ción que, a juz­gar por su de­ci­sión, S&P no ve co­mo pa­sa­je­ra.

El lla­ma­do es cla­ro: re­to­mar el cre­ci­mien­to de lar­go pla­zo, pe­ro tam­bién a la ur­gen­te ne­ce­si­dad de re­for­zar la cre­di­bi­li­dad de nues­tra re­gla fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.