Opo­si­ción desafía a Ma­du­ro en las ca­lles pa­ra fre­nar la Cons­ti­tu­yen­te

Con la lla­ma­da “To­ma de Ve­ne­zue­la” co­mo me­di­da de fuer­za, los de­trac­to­res del go­bierno cha­vis­ta pa­ra­li­za­ron par­te de las ciu­da­des del país con ba­rri­ca­das y pro­tes­tas. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes y los “tran­ca­zos” se han su­ma­do en los úl­ti­mos me­ses a los obs­tácu­lo

La Tercera - - PORTADA -

Ni si­quie­ra la llu­via in­ten­sa que ayer ca­yó du­ran­te to­da la ma­ña­na en Ca­ra­cas de­tu­vo los “tran­ca­zos” y blo­queos en las prin­ci­pa­les vías de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na. Tras 48 ho­ras de huel­ga ge­ne­ral –que de­jó al­gu­nas zo­nas to­tal­men­te pa­ra­li­za­das- los ve­ne­zo­la­nos vol­vie­ron a sa­lir a las ca­lles pa­ra desafiar al go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. El mo­ti­vo si­guió sien­do el mis­mo de los úl­ti­mos días: re­pu­diar la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te con­vo­ca­da por el ofi­cia­lis­mo.

La lla­ma­da “To­ma de Ve­ne­zue­la” co­men­zó a las 12.30 ho­ras, coin­ci­dien­do con el ini­cio de la prohi­bi­ción del Eje­cu­ti­vo de cual­quier reunión, con­cen­tra­ción o ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca co­mo “me­di­da de se­gu­ri­dad” por los co­mi­cios que ma­ña­na de­fi­ni­rán los dipu­tados que re­for­ma­rán la Car­ta Mag­na.

Se es­pe­ra que a me­di­da que pa­sen las ho­ras la ten­sión po­lí­ti­ca y so­cial au­men­te en Ve­ne­zue­la. La con­vo­ca­to­ria a es­tas elec­cio­nes ha si­do am­plia­men­te re­cha­za­da por la opo­si­ción que la til­da de “ile­gí­ti­ma” y tam­bién por al­gu­nos se­gui­do­res de Hu­go Chá­vez, que ase­gu­ran que el pro­ce­so ba­rre con el le­ga­do del fa­lle­ci- do man­da­ta­rio.

En el es­te de Ca­ra­cas, don­de ge­ne­ral­men­te se con­cen­tran las pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les, los ma­ni­fes­tan­tes blo­quea­ron ayer ca­lles y vías prin­ci­pa­les con ba­su­ra y ra­mas. En otras zo­nas co­mo Be­llo Mon­te, la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na re­pri­mió las pro­tes­tas.

Los “tran­ca­zos” y pro­tes­tas ya son par­te de la vi­da co­ti­dia­na de los ca­ra­que­ños, que han vis­to sus ru­ti­nas afec­ta­das por la cri­sis ve­ne­zo­la­na.

El tras­la­do de un la­do a otro pue­de re­sul­tar es­pe­cial­men­te di­fí­cil los días en que hay pro­tes­tas. El país vi­ve una ola de ma­ni­fes­ta­cio­nes des­de el 1 de abril en dis­tin­tas ciu­da­des de Ve­ne­zue­la. La ma­yo­ría de esos días el me­tro si­gue fun­cio­nan­do, pe­ro al­gu­nas es­ta­cio­nes del es­te ca­ra­que­ño son clau­su­ra­das por los dis­tur­bios.

El ser­vi­cio del tren sub­te­rrá­neo se ha de­te­rio­ra­do en los úl­ti­mos me­ses, de­nun­cian al­gu­nos de sus usua­rios. “La gen­te ya no lo pa­ga, pe­ro lo si­gue usan­do. Las es­ca­le­ras nun­ca fun­cio­nan”, co­men­ta a

Tir­so de 45 años, que tra­ba­ja co­mo ad­mi­nis­tra­dor de un ho­tel en Al­ta­mi­ra. Ex­pli­ca que es la for­ma más eco­nó­mi­ca de mo­ver­se y que en al­gu­nas es­ta­cio­nes ni si­quie­ra se fis­ca­li­za el uso: las ba­rre­ras es­tán des­blo­quea­das y la gen­te

La Ter­ce­ra

sim­ple­men­te pa­sa. Cuan­do hay ma­ni­fes­ta­cio­nes, van ce­rran­do al­gu­nas es­ta­cio­nes por las tar­des. Ya es usual que en esos días, los tra­ba­ja­do­res ten­gan per­mi­so pa­ra ir­se más tem­prano. “Ahí to­ca ca­mi­nar. Ya na­die pue­de pa­gar un mo­to ta­xi”, di­ce Tir­so.

Pa­ra quie­nes tie­nen au­to la si­tua­ción tam­bién se ha com­pli­ca­do, ya que de­ben sor­tear dis­tin­tos obs­tácu­los pa­ra lle­gar a sus des­ti­nos. Es el ca­so de Gaby, de 21 años que tra­ba­ja en un res­tau­rant del es­te de la ca­pi­tal. “Nun­ca se cuán­to voy a de­mo­rar­me. A ve­ces son 15 mi­nu­tos o me­dia ho­ra más. Me to­po con tran­ca­zos, ba­rre­ras. Hay que dar­se me­dia vuel­ta y bus­car otras vías”, afir­ma.

Otra de las gran­des com­pli­ca­cio­nes en la ca­pi­tal, es la bús­que­da de co­mi­da. Y pa­ra al­gu­nos lo peor de la es­ca­sez de ali­men­tos, es la pér­di­da de tiem­po que es­to im­pli­ca. “Lo que más fal­ta es ha­ri­na-pan con la que se ha­cen las are­pas. Tam­bién el azú­car, el ca­fé”, co­men­ta Tir­so quien vi­ve en Ca­tia, al oes­te de la ciu­dad. Su no­via, Clau­dia, se en­car­ga de ha­cer las com­pras. En es­ta zo­na lle­ga un ca­mión con co­mi­da to­dos los jue­ves. Al­gu­nas per­so­nas es­pe­ran des­de la no­che del miér­co­les, has­ta las sie­te de la ma­ña­na del día si­guien­te pa­ra ob­te­ner un nú­me­ro de aten­ción. “Es la úni­ca for­ma”, di­ce.

Quie­nes no ha­cen las co­las, que en al­gu­nos ca­sos pue­den al­can­zar los 40 me­tros, acu­den a los lla­ma­dos “ba­cha­que­ros” que con­tra­ban­dean co­mi­da y me­di­ci­na a pre­cios que pue­den ser has­ta cin­co ve­ces más ca­ros.

Pa­ra Gaby su ma­yor com­pli­ca­ción es con­se­guir ar­tícu­los de aseo per­so­nal. “Yo con la co­mi­da me las arre­glo, pe­ro me qui­ta mu­cho tiem­po en­con­trar mis co­sas de hi­gie­ne. Pa­re­cen co­sas ba­na­les pe­ro son lu­jos que nos han qui­ta­do”, cuen­ta. Lo más di­fí­cil de con­se­guir: pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas, pas­ta de dien­tes y toa­llas hi­gié­ni­cas.

El cen­tro de Ca­ra­cas fun­cio­na, en la ma­yo­ría de los días, con nor­ma­li­dad. Esa par­te de la ciu­dad no su­fre pa­ros o tran­ca­zos. Al­gu­nos cen­tros co­mer­cia­les y tien­das nun­ca cie­rran, pe­ro las lar­gas fi­las se man­tie­nen. Pe­dro, de 39 años, vi­ve en la zo­na de La Pas­to­ra, cer­ca del Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. Lo que más ex­tra­ña de có­mo era su vi­da, unos cin­co años atrás, es po­der dis­fru­tar sus días li­bres. “Te qui­ta el tiem­po que an­tes com­par­tías con tu fa­mi­lia. Aho­ra ese tiem­po se in­vier­te en ha­cer co­la. Los días li­bres an­tes se usa­ban pa­ra ha­cer pa­rri­lla con los ami­gos, aho­ra su de­di­can a con­se­guir ali­men­tos”, di­ce.

La in­se­gu­ri­dad tam­bién ha cam­bia­do las ru­ti­nas. Pa­ra quie­nes vi­ven en esa zo­na ase­gu­ran que la in­se­gu­ri­dad y la de­lin­cuen­cia com­pli­can las sa­li­das. Pa­ra Pe­dro, sa­lir des­pués de las 21 ho­ras por el cen­tro es “la gui­llo­ti­na”. El ma­yor pro­ble­ma pa­ra él, son los co­lec­ti­vos cha­vis­tas, los gru­pos ar­ma­dos lea­les al go­bierno que, se­gún cuen­ta “go­bier­nan” la zo­na en don­de vi­ve. En Ca­tia su­ce­de lo mis­mo, cuen­ta Tir­so. “No se pro­tes­ta, los co­lec­ti­vos son peo­res que la Guar­dia Na­cio­nal”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.