El ABC del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te

La ini­cia­ti­va, que bus­ca re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción, pro­vo­có una ola de crí­ti­cas in­ter­nas e in­clu­so di­vi­dió al cha­vis­mo.

La Tercera - - PORTADA - Por Ma­ría Paz Sa­las, en­via­da es­pe­cial a Ca­ra­cas

En 2008, el en­ton­ces Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Hu­go Chá­vez, ase­gu­ró que “nues­tra Cons­ti­tu­ción, una de las me­jo­res del mun­do, es­tá blin­da­da de cual­quier ca­pri­cho per­so­nal”. Chá­vez, quien fa­lle­ció en 2013, ase­gu­ra­ba que esa Car­ta Mag­na es­ta­ba pen­sa­da pa­ra “du­rar mil años”. Sin em­bar­go ma­ña­na, el Pre­si­den­te Ni­co- lás Ma­du­ro lle­va­rá ade­lan­te el pri­mer pa­so pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción de su an­te­ce­sor: la elec­ción de los dipu­tados que con­for­ma­rán una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. El pro­ce­so ha pro­vo­ca­do una ola de crí­ti­cas des­de di­fe­ren­tes sec­to­res. Es­tas son las cla­ves de uno de los co­mi­cios más po­la­ri­zan­tes de la historia re­cien­te de Ve­ne­zue­la.

El ob­je­ti­vo

Los par­ti­da­rios de es­ta me­di­da ase­gu­ran que ser­vi­rá pa­ra “for­ta­le­cer la re­vo­lu­ción”. El país atra­vie­sa una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca y la ten­sión so­cial es­tá en su pun­to má­xi­mo de ebu­lli­ción. Pa­ra la opo­si­ción, con la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Ma­du­ro bus­ca ga­nar tiem­po. Se le ha acu­sa­do de que­rer uti­li­zar la me­di­da pa­ra des­ha­cer­se de to­dos los po­de­res pú­bli­cos que le es­tor­ban, co­mo la Fis­ca­lía y la Asam­blea Na­cio­nal, con­tro­la­da por la opo­si­ción. Tam­bién, pa­ra di­la­tar las elec­cio­nes. “La Cons­ti­tu­yen­te se usa pa­ra re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción. Sin em­bar­go el cha­vis­mo ha am­plia­do ese con­cep­to. Va a ser­vir pa­ra go­ber­nar vía de­cre­to”, ex­pli­ca a

el ex­per­to elec­to­ral ve­ne­zo­lano, Eu­ge­nio Mar­tí­nez.

Ter­ce­ra

Sin la opo­si­ción

La

Los co­mi­cios se rea­li­zan sin la par­ti­ci­pa­ción de la opo­si­ción, aglu­ti­na­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca ya que con­si­de­ran que la me­di­da es par­te de un “pro­ce­so frau­du­len­to”. Tam­po­co par­ti­ci­pa­rán al­gu­nos di­ri­gen­tes cer­ca­nos al cha­vis­mo. Pa­ra mu­chos de ellos la me­di­da po­dría da­ñar el le­ga­do del fa­lle­ci­do man­da­ta­rio Hu­go Chá­vez. En­tre los crí­ti­cos más des­ta­ca­dos es­tá la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga y su es­po­so, el dipu­tado del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la, Ger­mán Fe­rrer.

Lo que se eli­ge es­te do­min­go

Los ve­ne­zo­la­nos ele­gi­rán a los 537 dipu­tados que con­for­ma­rán la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. De ellos, 173 se­rán re­pre­sen­tan­tes de lo que se co­no­ce co­mo “sec­to­res so­cia­les” que in­clu­ye a es­tu­dian­tes, em­pre­sa­rios, dis­ca­pa­ci­ta­dos, ju­bi­la­dos, miem­bros de con­se­jos co­mu­na­les, sin­di­ca­tos, cam­pe­si­nos, en­tre otros. El res­to, se­rán re­pre­sen­tan­tes te­rri­to­ria­les, ele­gi­dos a tra­vés de los mu­ni­ci­pios. Com­ple­tan los 545 cons­ti­tu­yen­tes ocho miem­bros de los pue­blos ori­gi­na­rios.

Los can­di­da­tos

Mu­chos ros­tros co­no­ci­dos del cha­vis­mo se­rán can­di­da­tos pa­ra re­es­cri­bir la Car­ta Mag­na. Con es­to el go­bierno bus­ca au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción y aca­llar las vo­ces cer­ca­nas al cha­vis­mo que cri­ti­can el pro­ce­so. En­tre los as­pi­ran­tes se en­cuen­tran, por ejem­plo, la ex can­ci­ller Delcy Rodríguez, la es­po­sa de Ma­du­ro, Ci­lia Flo­res y el hi­jo del man­da­ta­rio, Ni­co­lás Ma­du­ro Gue­rra.

La par­ti­ci­pa­ción

Es­te do­min­go to­dos los ojos es­ta­rán pues­tos en la par­ti­ci­pa­ción. El 16 de ju­lio, la opo­si­ción lle­vó a ca­bo un ple­bis­ci­to sim­bó­li­co y sin res­pal­do del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE), que bus­ca­ba re­cha­zar la Cons­ti­tu­yen­te. En la vo­ta­ción ha­brían par­ti­ci­pa­do 7,5 mi­llo­nes de per­so­nas. Una asis­ten­cia me­nor a esa ci­fra, con­si­de­ran­do que el pa­drón elec­to­ral es de 19 mi­llo­nes de vo­tan­tes, sig­ni­fi­ca­ría una de­rro­ta pa­ra el go­bierno cha­vis­ta. Pe­ro el ofi­cia­lis­mo es­tá ejer­cien­do pre­sión de di­fe­ren­tes for­mas. Una de ellas es a tra­vés de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos pa­ra que acu­dan a vo­tar en ma­sa. “No se ne­ce­si­ta nin­gún ti­po de quó­rum de par­ti­ci­pa­ción pa­ra que el pro­ce­so sea vá­li­do o pa­ra ele­gir a los dipu­tados. Ellos no ne­ce­si­tan un nú­me­ro mí­ni­mo de vo­tos. En­ton­ces el gran te­ma se­rá cuán­ta par­ti­ci­pa­ción ten­gan”, ex­pli­ca Mar­tí­nez, quien acla­ra que no hay cer­te­zas de que el CNE va­ya a en­tre­gar da­tos de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ma­ña­na.

La Cons­ti­tu­yen­te de Chá­vez

Tras ga­nar la Pre­si­den­cia, Hu­go Chá­vez con­vo­có en 1999 a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. La ini­cia­ti­va fue una de sus prin­ci­pa­les pro­me­sas de cam­pa­ña. Sin em­bar­go, la con­vo­ca­to­ria de Ma­du­ro guar­da im­por­tan­tes di­fe­ren­cias con las de su an­te­ce­sor. Se­gún los ana­lis­tas, la di­fe­ren­cia pri­mor­dial es el pi­so po­lí­ti­co con el que am­bos man­da­ta­rios con­ta­ban en el mo­men­to de re­for­mar la Car­ta Mag­na. La se­gun­da, es que Chá­vez hi­zo un re­fe­ren­do an­tes de la elec­ción de los cons­ti­tu­yen­tes, pa­ra pre­gun­tar­le a la ciu­da­da­nía si apo­ya­ban o no el pro­ce­so.

Ni­ños ca­mi­nan jun­to a un mu­ral de Hu­go Chá­vez en el ba­rrio “23 de Enero”, en Ca­ra­cas, cer­ca del mu­seo don­de des­can­san los res­tos del ex go­ber­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.