Ru­sia exi­ge a Washington re­du­cir sus di­plo­má­ti­cos

La Tercera - - PORTADA - C.Cruz

vo­ta­ción fue una hu­mi­lla­ción tam­bién pa­ra Mitch McCon­nell, el lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na que es con­si­de­ra­do un maes­tro pa­ra lle­gar a acuer­dos.

Mu­chos han in­ter­pre­ta­do la de­ci­sión de McCain co­mo una ven­gan­za con­tra Trump. Am­bos se han en­fren­ta­do pú­bli­ca­men­te en va­rias oca­sio­nes des­de el ini­cio de la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Cuan­do era can­di­da­to, Trump cues­tio­nó que el se­na­dor fue­ra con­si­de­ra­do un hé­roea de gue­rra. “No es un hé­roe de gue­rra (…) Él es un hé­roe de gue­rra por­que fue cap­tu­ra­do. Me gus­ta la gen­te que no fue cap­tu­ra­da”, di­jo en un even­to en Io­wa.

Sus pa­la­bras cau­sa­ron re­vue­lo y mu­chos re­pu­bli­ca­nos sa­lie­ron en de­fen­sa de McCain. Días des­pués, Trump in­ten­tó en­men­dar su error y es­cri­bió en Twit­ter que “cap­tu­ra­dos o no, ¡to­dos nues­tros sol­da­dos son hé­roes!”. A pe­sar de que se pen­sa­ba que es­to le res­ta­ría apo­yo en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses, no fue así.

El se­na­dor de Ari­zo­na se ne­gó a dar­le su res­pal­do a Trump en oc­tu­bre pa­sa­do, un mes an­tes de las elec­cio­nes. To­mó esa de­ci­sión lue­go de que se die­ran a co­no­cer los au­dios don­de se es­cu­cha a Trump jac­tán­do­se de su con­di­ción de “fa­mo­so” pa­ra apro­ve­char­se de mu­je­res.

A prin­ci­pios de se­ma­na, y en un emo­ti­vo men­sa­je en el Se­na­do cuan­do re­apa­re­ció en pú­bli­co, McCain lla­mó a no for­zar una vo­ta­ción sin nin­gún apo­yo de la opo­si­ción y lla­mó a in­ten­tar “la vie­ja ma­ne­ra de le­gis­lar en el Se­na­do”. Ayer, el lí­der de la mi­no­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra Al­ta, Chuck Schu­mer -quien ala­bó el “co­ra­je” de McCai­nin­vi­tó a los re­pu­bli­ca­nos a ne­go­ciar una me­jo­ra a la ley de sa­lud ac­tual. “Na­die ha di­cho que el Oba­ma­ca­re es per­fec­to o que el sis­te­ma no ne­ce­si­ta me­jo­ra. Cam­bié­mos­lo, me­jo­ré­mos­lo, pe­ro no nos li­mi­te­mos a to­mar un cu­chi­llo y des­truir­lo sin po­ner na­da en su lu­gar”, se­ña­ló.

Mos­cú res­pon­dió. Lue­go de las san­cio­nes que apro­bó el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos es­ta se­ma­na con­tra el Krem­lin por su pre­sun­ta in­ter­ven­ción en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el go­bierno ru­so anun­ció ayer que se apro­pia­ría de pro­pie­da­des di­plo­má­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses y exi­gió a Washington dis­mi­nuir un gran nú­me­ro de di­plo­má­ti­cos. La ac­ción po­ne fin a la es­pe­ran­za de que el Pre­si­den­te Do­nald Trump po­dría dar pie a un nue­vo co­mien­zo con su ho­mó­lo­go ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, tal co­mo pro­me­tió. De acuer­do a The Washington Post, la ac­ción mues­tra una pér­di­da de pa­cien­cia de par­te de Pu­tin.

Aun­que aún le co­rres­pon­de a Trump apro­bar las du­ras san­cio­nes con­tra Mos­cú, el Krem­lin no es­pe­ró. Ru­sia or­de­nó al go­bierno de Trump re­du­cir a par­tir del 1 de sep­tiem­bre su per­so­nal di­plo­má­ti­co en Mos­cú a 455 efec­ti­vos, e im­pi­dió la uti­li­za­ción de una re­si­den­cia en la pe­ri­fe­ria de la ca­pi­tal. Con esa re­duc­ción, el nú­me­ro de re­pre­sen­tan­tes de EE.UU. es­ta­rá al mis­mo ni­vel que el ru­sos en Washington.

El mi­nis­tro de Re­la­cio­nes ex­te­rio­res ru­so, Ser­gei La­vrov, di­jo ayer que Ru­sia “si­gue dis­pues­ta” a coope­rar con EE.UU. siem­pre que ha­ya “res­pe­to mu­tuo”. Des­ta­có que las me­di­das to­ma­das “son li­mi­ta­das y ade­cua­das. No se tra­ta de una res­pues­ta se­gún el prin­ci­pio de ojo por ojo, sino de un pa­so obli­ga­do, que se ins­cri­be ple­na­men­te en la prác­ti­ca in­ter­na­cio­nal”.

El se­na­dor John McCain se ríe du­ran­te una con­fe­ren­cia el jue­ves, en Washington.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.