“No ven­go a su­plir a Ka­lins­ki, no ten­go ni ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res”

El me­dio­cam­pis­ta ar­gen­tino, uno de los re­fuer­zos de la UC pa­ra es­te se­mes­tre, ha­bla fuer­te y cla­ro so­bre los ob­je­ti­vos pro­pios y gru­pa­les en la an­te­sa­la del de­but cru­za­do en el tor­neo an­te U. de Con­cep­ción.

La Tercera - - PORTADA -

Lue­go de ca­si diez años de re­co­rri­do en el fút­bol ar­gen­tino en­tre Gim­na­sia y Es­gri­ma y Ra­cing de Ave­lla­ne­da, Luciano Aued (30), qui­so dar­le un vuel­co a su ca­rre­ra. A pe­sar de su con­di­ción de se­gun­do ca­pi­tán de la Aca­de­mia, con só­lo una au­sen­cia en la úl­ti­ma tem­po­ra­da de su aho­ra ex club, el me­dio­cam­pis­ta ar­gen­tino de­ci­dió fi­char por la UC, equi­po con el que en me­nos de un mes ya de­bu­tó, per­dió un clá­si­co y co­mien­za a trans­for­mar­se en ti­tu­lar in­dis­cu­ti­do. De sus ob­je­ti­vos, los ri­va­les y las com­pa­ra­cio­nes con Ka­lins­ki ac­ce­de a ha­blar en un ex­ten­so diá­lo­go con La Ter­ce­ra.

¿Por qué eli­ge la Ca­tó­li­ca?

Fue­ron mu­chos años en Ra­cing, de mu­cho tra­jín y com­pe­ten­cia, muy des­gas­tan­tes, en un equi­po muy gran­de de Ar­gen­ti­na y sen­tí que ya ha­bía cum­pli­do un ci­clo, que ne­ce­si­ta­ba cam­biar de ai­res, bus­car nue­vos desafíos en otro país. Y la Ca­tó­li­ca se pre­sen­tó muy fir­me por mí. Eso hi­zo que me de­ci­die­ra rá­pi­do y que me in­cli­na­ra por ve­nir a un club tan gran­de de Chi­le.

¿Pi­dió re­co­men­da­cio­nes a Noir, que vol­vió a Ra­cing?

Sí, cla­ro. Ade­más co­no­cía al club y siem­pre me gus­tó por­que han ju­ga­do va­rios ar­gen­ti­nos y han de­ja­do una mar­ca, una hue­lla. Ade­más, las re­co­men­da­cio­nes que me die­ron Noir y otros chi­cos que pa­sa­ron por aquí fue­ron muy bue­nas. Eso tam­bién hi­zo que me de­ci­die­ra a ve­nir.

¿Qué pue­de apor­tar­le a la UC?

De a po­co me voy adap­tan­do al fút­bol chi­leno, a lo que me pi­de el téc­ni­co. Ven­go a apor­tar­le lo mío, por lo que me con­tra­ta­ron, mi ex­pe­rien­cia. Soy un ju­ga­dor mix­to, que pue­do lle­gar en ata­que y co­la­bo­rar en de­fen­sa.

Lle­ga a re­em­pla­zar a Ka­lins­ki, uno fi­jo pa­ra Sa­las. La ta­rea no es fá­cil…

No lle­go a re­em­pla­zar a na­die. Lle­go a apor­tar lo mío, que es algo dis­tin­to. No ten­go ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Soy un ju­ga­dor dis­tin­to. La Ca­tó­li­ca, cuan­do me con­tra­tó, lo sa­bía. No ven­go a cum­plir esa fun­ción. Ven­go a mos­trar mi jue­go.

¿Lle­ga a Chi­le en un buen mo­men­to fut­bo­lís­ti­co?

Sin du­da. Ven­go ha­ce tres años en un gran ni­vel. A par­tir de 2014 creo que fue to­do muy bueno. En Ra­cing he­mos po­di­do co­ro­nar con un tor­neo lo­cal, he­mos ju­ga­do co­pas in­ter­na­cio­na­les, que es algo muy bueno en lo per­so­nal. Me brin­dó mu­cha ex­pe­rien­cia, mu­cho ro­ce, que era lo que le fal­ta­ba a mi ca­rre­ra. Lle­go en un gran mo­men­to.

Se su­mó tar­de a la pre­tem­po­ra­da, ¿es­tá en ple­ni­tud fí­si­ca?

No lle­gué a ha­cer la pre­tem­po­ra­da, pe­ro ven­go con mu­cha com­pe­ten­cia. De ju­nio a ju­nio de 2016 a 2017, ju­gué to­dos los par­ti­dos. Só­lo fal­té a uno. Por eso tra­to de ha­blar mu­cho con el cuer­po téc­ni­co y con el pre­pa­ra­dor fí­si­co pa­ra ver có­mo me voy sin­tien­do e ir ma­ne­jan­do las car­gas y lle­gar de la me­jor ma­ne­ra a los par­ti­dos.

¿Qué en­con­tró en San Carlos?

Me sor­pren­dió pa­ra bien. Si bien los co­men­ta­rios ha­bían si­do muy bue­nos, me sor­pren­dió. Tie­ne una in­fra­es­truc­tu­ra y to­das las co­mo­di­da­des pa­ra que el ju­ga­dor se desa­rro­lle y se pue­da de­di­car so­la­men­te

a lo fut­bo­lís­ti­co.

Ya ju­gó dos par­ti­dos, ¿sien­te que de­ben co­rre­gir de­ta­lles del as­pec­to de­fen­si­vo?

Es­ta­mos tra­ba­jan­do en esa fa­len­cia, pe­ro to­do va de la mano: si qui­zás fi­na­li­za­mos las ju­ga­das, no nos van a con­tra­gol­pear tan­to co­mo ha pa­sa­do en los par­ti­dos. Pe­ro tam­bién me apo­yo mu­cho en lo bueno que he­mos he­cho. Le he­mos lle­ga­do mu­chí­si­mo a Co­lo Co­lo, le crea­mos mu­chas si­tua­cio­nes. Y si bien es ló­gi­co que el re­sul­ta­do de­mues­tra otra co­sa, me pa­re­ce que a lo lar­go del par­ti­do he­mos lle­ga­do cla­ro y no he­mos si­do lo pun­zan­tes que hu­bié­se­mos que­ri­do.

Se fue­ron cua­tro ti­tu­la­res, ¿cues­ta más afi­nar esos de­ta­lles?

Sí, es ló­gi­co, pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que eso no se sien­ta tan­to. Pa­ra que al que le to­que en­trar o re­em­pla­zar a esos ju­ga­do­res que par­tie­ron, se sien­ta có­mo­do y se adap­te a la idea del téc­ni­co. To­do ese pro­ce­so lle­va su tiem­po, pe­ro creo que lo­gra­re­mos ser un gran equi­po y ser pro­ta­go­nis­tas.

¿Có­mo va­lo­ra has­ta aho­ra a Ma­rio Sa­las?

A lo lar­go de mi ca­rre­ra me ha to­ca­do com­par­tir con mu­chos téc­ni­cos y muy bue­nos, ga­na­do­res so­bre to­do. Ma­rio me ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te. Si bien ya te­nía mu­chas re­fe­ren­cias de su for­ma de tra­ba­jar, es­tas dos se­ma­nas lo he­mos he­cho muy bien, con con­cep­tos muy cla­ros de lo que pre­ten­de. Me sien­to iden­ti­fi­ca­do con su for­ma.

¿Qué pue­de apor­tar­le Ger­mán Vo­bo­ril a la UC?

Ha­bía tra­ta­do de co­mu­ni­car­me pa­ra ver si era cier­to el in­te­rés y es­tá en­tu­sias­ma­do, con ga­nas de ve­nir, que es lo más im­por­tan­te.

Us­ted y él son ami­gos…

Sí, te­ne­mos una gran re­la­ción de amis­tad. Me pre­gun­tó có­mo es el club, có­mo es el equi­po y le di las me­jo­res re­fe­ren­cias por­que a mí me han re­ci­bi­do muy bien. Va a apor­tar co­sas muy im­por­tan­tes. Apar­te de lo fut­bo­lís­ti­co, hu­ma­na­men­te es un gran va­lor pa­ra te­ner­lo. Y des­pués, en lo fut­bo­lís­ti­co, siem­pre tu­vo un buen ni­vel. Quie­re es­tar acá, quie­re ve­nir, quie­re apor­tar lo su­yo.

¿Ya se sa­cu­die­ron de la de­rro­ta con Co­lo Co­lo?

Es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer­lo. El fút­bol es eso: re­ci­bir gol­pes, aguan­tar­los y se­guir ade­lan­te. Era uno de los ob­je­ti­vos que te­nía­mos en el se­mes­tre, nos ha­bía­mos tra­za­do las tres com­pe­ten­cias. Se nos fue uno, nos do­lió mu­chí­si­mo y nos va a se­guir do­lien­do. Pe­ro te­ne­mos dos más por de­lan­te. Ya arran­ca­mos y te­ne­mos otra fi­nal. Pa­ra no­so­tros tie­ne que ser así: to­do lo que ju­gue­mos tie­ne que ser ju­gar fi­na­les. No te­ne­mos mu­cho mar­gen pa­ra el error. Te­ne­mos que dar vuel­ta la pá­gi­na rá­pi­do y em­pe­zar de la me­jor for­ma en ca­sa.

En ese due­lo fue­ron el pri­mer ri­val ofi­cial de Val­di­via en su re­torno a Chi­le...

Es de esos ju­ga­do­res dis­tin­tos. En el par­ti­do lo he­mos he­cho bien, lo he­mos te­ni­do muy con­tro­la­do, no ha po­di­do mos­trar to­do su jue­go y eso nos tie­ne que de­jar un po­co tran­qui­los. Pe­ro bueno, son ju­ga­do­res de je­rar­quía que en cual­quier mo­men­to te cam­bian el rum­bo de un par­ti­do. En es­te ca­so creo que in­ci­dió,

Luciano Aued po­sa pa­ra La Ter­ce­ra en una de las can­chas de en­tre­na­mien­to que tie­ne la UC en San Carlos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.