Las vie­jas ca­nas­te­ras

La Tercera - - PORTADA - Por Fe­li­pe Bian­chi Lei­ton

Ha­ce al­gu­nos años, el gran Al­ber­to Fu­guet pro­ta­go­ni­zó una épi­ca dis­cu­sión con el sec­tor más con­ser­va­dor y pa­lur­do de la crí­ti­ca de es­pec­tácu­los na­cio­nal. ¿El te­ma? Una muy ma­la pe­lí­cu­la lla­ma­da El pro­fe­sor de Mú­si­ca. Fu­guet tu­vo la de­li­cio­sa des­fa­cha­tez de de­fi­nir­la co­mo una cin­ta “pa­ra vie­jas ca­nas­te­ras” y ar­dió Tro­ya.

Pues bien, sin afán de vol­ver a uti­li­zar co­mo me­tá­fo­ra a tan dis­tin­gui­das cor­te­sa­nas, creo im­pe­rio­so vol­ver a di­cha ima­gen pa­ra gra­fi­car algo que, me pa­re­ce, en­su­cia ha­ce ra­to el rec­to aná­li­sis de nues­tra pren­sa de­por­ti­va. Hay que ser muy chis­mo­so o, lo que es peor, muy ig­no­ran­te en ma­te­ria pro­fe­sio­nal y fut­bo­lís­ti­ca si, pa­ra ana­li­zar el tra­ba­jo de al­gún en­tre­na­dor, pa­ra ca­li­fi­car­lo de bueno o ma­lo, se uti­li­zan -otra vez y no es la pri­me­ra- con­cep­tos tan in­fan­ti­les co­mo si el ti­po es “pe­sa­do” o “sim­pá­ti­co”. To­do es­to, cla­ro, a par­tir del in­ten­to de fu­si­la­mien­to a Pa­blo Gue­de tras las sos­pe­cho­sas y des­tem­pla­das de­cla­ra­cio­nes del exo­ne­ra­do Mark. ¿Qué ti­po de con­ven­ti­lleo mi­se­ra­ble es ése? ¿Qué con­ver­sa­ción pro­pia de una ma­la jun­ta de ve­ci­nos? ¿A quién le pue­de im­por­tar la per­so­na­li­dad de un pro­fe­sio­nal por en­ci­ma de su ta­len­to o ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo?

¿En­tre­na bien Gue­de? ¿Tie­ne mé­to­dos no­ve­do­sos? ¿Tra­ba­ja mu­chas ho­ras? ¿Ha­ce que su equi­po jue­gue bien? ¿Es un apor­te? Ésas son las pre­gun­tas que de­bie­ra ha­cer­se una per­so­na se­ria. Si es bo­ni­to, feo, agran­da­do o tí­mi­do ob­via­men­te da lo mis­mo. No es par­te de una dis­cu­sión nor­mal. Si no, se co­rre el ries­go de ha­cer otra vez el ri­dícu­lo, co­mo ya lo hi­zo bue­na par­te del me­dio lo­cal con Rie­ra, con Jo­zic, con Pe­lle­gri­ni, con Biel­sa, con Sam­pao­li. Con los me­jo­res, ca­sual­men­te. Y ojo que no com­pa­ro a Gue­de con ellos. Es­tá a años luz. Lo que com­pa­ro son las for­mas. El ti­po de ra­zo­na­mien­to, tan tor­pe. El ni­vel pue­ble­rino del diag­nós­ti­co.

¿Así de bru­to y ma­la le­che es nues­tro gre­mio que lo más de­fi­ni­to­rio de Rie­ra y Pe­lle­gri­ni pa­só a ser su ca­rác­ter de cui­cos o que pe­lea­ban con la pren­sa? ¿Tan po­co sa­be­mos de fút­bol que se lle­gó a de­cir que Jo­zic no apor­ta­ba na­da por­que le “exi­gía de­ma­sia­do al equi­po”? ¿O que Biel­sa era un error de la ANFP por­que era muy “ob­se­si­vo” y “no da­ba en­tre­vis­tas ni de­ja­ba en­trar a Pin­to Du­rán”? Así fue pues ¿o no se acuer­da? Si­go: ¿tan va­cas so­mos to­dos que lo más im­por­tan­te pa­ra de­fi­nir a Sam­pao­li pa­só a ser que “siem­pre que­ría más pla­ta” o su­pues­ta­men­te “re­ven­ta­ba a los ju­ga­do­res con su ex­ce­so de en­tre­na­mien­tos”? Por Dios. Y aho­ra la “arro­gan­cia” de Gue­de.

No pue­de ser que nos pa­se siem­pre lo mis­mo. Es tris­te, alar­man­te, de­mos­tra­ti­vo. Pa­ra al­gu­nas co­sas se­gui­mos sien­do muy bá­si­cos ¿Es­tán bus­can­do un yerno, un ami­go, un me­jor com­pa­ñe­ro? Ya sé lo que me va a de­cir: que par­te de las ma­te­rias im­por­tan­tes de to­do pro­fe­sor es el ma­ne­jo gru­pal. Cier­to. ¿Y no lo te­nía Rie­ra cuan­do echó al Cua­cuá? ¿No lo te­nía Jo­zic cuan­do lim­pió el plan­tel de los más flo­jos? ¿No lo te­nía Biel­sa cuan­do sa­có a San­hue­za y re­tó a Vidal o Is­la has­ta que apren­die­ron? ¿No lo tie­nen to­dos los que te obli­gan a ser me­jor? Es par­te de la pe­ga de cual­quier je­fe: co­rre­gir, en­se­ñar y pres­cin­dir de los que con­si­de­ra más dé­bi­les den­tro del gru­po. Esas tam­bién son ha­bi­li­da­des blan­das. Hay que pu­lir, ele­gir, se­lec­cio­nar. El de­por­te de eli­te es de al­tí­si­ma com­pe­ten­cia. Y los que no den el an­cho, co­mo ha pa­sa­do aho­ra en Co­lo Co­lo, se irán enoja­dos. Ley de la vi­da.

Ha­bla mal de no­so­tros se­guir ins­ta­la­dos en ni­ve­les de ex­ce­len­cia don­de se pre­fie­re al pro­fe com­pren­si­vo y bo­na­chón que al es­tric­to e im­pla­ca­ble. O el chi­le­ni­to, por­que es de la tri­bu, que al ex­tran­je­ro “ven­de hu­mo”. Has­ta cuán­do. No po­de­mos se­guir sien­do tan afi­cio­na­dos, sim­plo­nes e in­sus­tan­cia­les en un mun­do que ha­ce ra­to es te­rreno ex­clu­si­vo de los más exi­gen­tes. No po­de­mos se­guir preo­cu­pa­dos, co­mo pri­me­ra de­ri­va­da, de pu­ras pa­ya­sa­das. ¿Es pe­sa­do Gue­de? ¿Bi­po­lar? No sa­be­mos, pe­ro da lo mis­mo. Preo­cu­pé­mo­nos cuan­do el equi­po jue­gue de ver­dad mal, sean ti­tu­la­res los que tro­tan o no exis­ta el pro­ta­go­nis­mo que pi­de la historia al­ba. ¿El res­to? Ma­ní.

Hoyos, en su es­ta­día en la U.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.