Un due­lo co­mo Dios man­da

Mien­tras Guillermo Hoyos se de­cla­ra un de­vo­to de la Vir­gen de Lour­des, Luis Mar­co­le­ta pro­fe­sa la re­li­gión evan­gé­li­ca. Am­bos in­cul­can la fe a sus ju­ga­do­res, pe­ro siem­pre de ma­ne­ra re­ser­va­da. Hoy, lu­chan por su pro­pia ca­mi­se­ta.

La Tercera - - PORTADA - Por Ma­tías Par­ker C.

Guillermo Hoyos y Luis Mar­co­le­ta nun­ca han coin­ci­di­do en un cam­po de jue­go. La tem­po­ra­da pa­sa­da, mien­tras el téc­ni­co ar­gen­tino le­van­ta­ba la co­ro­na de cam­peón del Clau­su­ra, el pro­fe Lu­cho, co­mo lo lla­man sus más cer­ca­nos, a cien­tos de ki­ló­me­tros, ce­le­bra­ba el as­cen­so de Cu­ri­có Uni­do al fút­bol de ho­nor.

Su vi­da, sin em­bar­go, los une en su fa­na­tis­mo por la re­li­gión. Hoyos, ca­tó­li­co, prac­ti­ca su fe des­de su in­fan­cia. En 2014, mien­tras di­ri­gía a Ta­lle­res de Cór­do­ba, en Ar­gen­ti­na, se vi­ra­li­zó un vi­deo en el que DT in­vi­ta­ba a sus ju­ga­do­res a re­zar­le a una Vir­gen, que es­ta­ba en el ca­ma­rín: “Esa ima­gen la sa­ca­ron y es in­ter­na, pe­ro ¿cuán­tos ves­tua­rios ha­cen tan­tas co­sas? Uno ha ju­ga­do 20 años fút­bol pro­fe­sio­nal. Pe­ro esa vir­gen la re­ga­ló un sa­cer­do­te de una lo­ca­li­dad que se lla­ma Al­ta Gra­cia y que es la Vir­gen de Lour­des y bueno, hoy es­tá ahí en el club. Así que yo, con­ten­to. Pri­me­ro, por­que real­men­te cree­mos en eso. No so­la­men­te yo, sino to­do ese gru­po. Y a par­tir de ahí es to­do muy pro­fun­do”, acla­ró el ac­tual téc­ni­co del mo­nar­ca del fút­bol chi­leno. Du­ran­te sus va­ca­cio­nes, Hoyos siem­pre agen­da una vi­si­ta a la Vir­gen de Lour­des, en Fran­cia.

En la U in­ten­ta man­te­ner al mar­gen su de­vo­ción.No ha ins­ta­la­do nin­gún ele­men­to re­pre­sen­ta­ti­vo que fo­men­te el ca­to­li­cis­mo, pe­ro sí ha con­ver­sa­do con los más cre­yen­tes del equi­po, co­mo Ch­ris­tian Vil­ches. “He­mos com­par­ti­do un par de pa­la­bras. No mu­chas, pe­ro he­mos te­ni­do con­ver­sa­cio­nes muy gra­ti­fi­can­tes”, co­men­ta el Qui­li. Luis Mon­te­llano, ex ayu­dan­te del DT en la se­lec­ción de Bo­li­via, agre­ga que “Hoyos es un ti­po sú­per res­pe­tuo­so. Re­za an­tes de ca­da par­ti­do y se en­co­mien­da a Dios. Sin em­bar­go, no obli­ga a na­die, ni con­ver­sa del te­ma si sa­be que a al­guien le in­co­mo­da”. En la pre­via al úl­ti­mo due­lo an­te San Luis, el ar­gen­tino le en­vió un men­sa­je mo­ti­va­cio­nal a to­do el plan­tel, que re­cal­ca­ba la fi­gu­ra de Dios: “No im­por­ta qué tan fuer­te yo pue­da ser. A dia­rio cla­mo a Dios por­que Él es mi for­ta­le­za”.

En la otra vereda, Luis Mar­co­le­ta pro­fe­sa la re­li­gión evan­gé­li­ca. Es un cre­yen­te acé­rri­mo que, in­clu­so, con­vir­tió a fut­bo­lis­tas co­mo Ju­lio Ba­rro­so, en su pa­so por Ñu­blen­se, en 2010. Hoy, el de­fen­sor de Co­lo Co­lo, es un fiel más de la re­li­gión evan­gé­li­ca. En esa mis­ma tem­po­ra­da, Mar­co­le­ta lo­gró el as­cen­so de los Dia­blos Ro­jos. En la pre­via, sor­pren­dió al plan­tel con vi­deos mo­ti­va­cio­na­les que in­vi­ta­ban a te­ner fe: “El pro­fe mos­tra­ba vi­deos her­mo­sos, cris­tia­nos y mo­ti­va­cio­na­les que te ha­cían re­fle­xio­nar. Les pe­día a los ju­ga­do­res que di­je­ran lo me­jor del com­pa­ñe­ro. No era ca­ba­le­ro. No creía en esas co­sas, pe­ro sí en Dios, aun­que no ha­bla­ba de él en las char­las”, cuen­ta el uti­le­ro de ese en­ton­ces, Juan Za­pa­ta, alias el Bi­chi, a los dia­rios de la zo­na.

Hoy, sin em­bar­go, in­ten­ta man­te­ner el evan­ge­lio un po­co ale­ja­do del equi­po. Sa­be que no to­dos com­par­ten su mis­ma pa­sión, más allá de la im­por­tan­cia que tie­ne en su vi­da. “Lu­cho es sú­per re­li­gio­so, pe­ro ha cam­bia­do un po­co. Aho­ra no me­te el te­ma de la re­li­gión por­que sa­be que hay gen­te que no es evan­gé­li­ca. Él apren­dió que hay que res­pe­tar las creen­cias de ca­da ju­ga­dor. No se lo im­pu­si­mos no­so­tros, ni na­da. La ba­se del éxi­to es lo si­co­ló­gi­co, la unión del gru­po, te­ner un com­pro­mi­so de igual­dad y res­pe­to en­tre to­dos”, co­men­ta Pa­blo Mi­lad, pre­si­den­te de Cu­ri­có. Por su par­te, el fut­bo­lis­ta Ro­dri­go Ri­quel­me, quien

CU­RI­CÓ

U. DE CHI­LE hoy no es­ta­rá an­te la U, en­tre­ga de­ta­lles del ma­ne­jo evan­gé­li­co del DT: “Es evan­gé­li­co, pe­ro en eso el pro­fe es bien pro­fe­sio­nal. Guía a to­do el gru­po de la mis­ma ma­ne­ra, sin im­por­tar la re­li­gión. Es un téc­ni­co muy co­rrec­to, con­se­cuen­te y eso se va­lo­ra mu­cho. Con­ver­sa de re­li­gión con los que sa­be que com­par­ten la mis­ma lí­nea”.

Mar­co­le­ta, en Cu­ri­có Uni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.