En el nom­bre de la ma­má

Ig­na­cio Arro­yo Varela des­pun­ta co­mo uno de los gran­des ta­len­tos del ba­lon­ces­to chi­leno. Re­cién cum­plió 17 y ya de­be li­diar con esa car­ga y par­tir so­lo a Es­pa­ña. Es hi­jo del ex ces­te­ro Patricio Arro­yo, pe­ro en su ca­mi­se­ta re­za Varela, su se­gun­do ape­lli­do.

La Tercera - - PORTADA - Por Juan B. Mar­chant

Su nom­bre en las nó­mi­nas es Ig­na­cio Arro­yo (17), aun­que en su ca­mi­se­ta di­ce Varela. An­tes de sa­lir cam­peón con Chi­le en el Sud­ame­ri­cano Sub 17 de bás­quet­bol, en Li­ma, es­cri­bió jun­to a sus com­pa­ñe­ros el ti­tu­lar que desea­ban leer al otro día en los dia­rios. “Chi­le, cam­peón”, re­dac­tó es­cue­ta­men­te Ig­na­cio. No pen­sa­ba en otra co­sa.

“No me im­por­ta­ba na­da más, no me im­por­ta­ba quién ano­ta­ba 20 o có­mo se de­bía dar el re­sul­ta­do. Só­lo que­ría ser cam­peón”, di­ce. Y lo lo­gra­ron fren­te a los can­di­da­tos: Ar­gen­ti­na. ”Ya ha­bía­mos ju­ga­do un par­ti­do amis­to­so con­tra ellos que per­di­mos, así que eso nos mo­ti­vó más”. El ba­se del equi­po chi­leno no des­bor­da ale­gría. Es­tá con­ten­to, mas no en­lo­que­ce. Su ros­tro per­ma­ne­ce im­per­té­rri­to la ma­yo­ría del tiem­po. Son­ríe po­co, co­mo si es­tu­vie­se apre­mia­do por el tiem­po o aún no asi­mi­la­se lo que aca­ba de con­se­guir. Pue­de que el frío san­tia­guino sea la ra­zón. Qui­zás só­lo sea can­san­cio.

El es­fuer­zo que re­quie­re sa­lir cam­peón in­vic­to no es me­nor. De he­cho, es al­tí­si­mo, tan­to de­por­ti­va co­mo emo­cio­nal­men­te. E Ig­na­cio cum­plió en am­bos as­pec­tos. En la fi­nal se lu­ció con unos im­pre­sio­nan­tes 13 pun­tos, 10 re­bo­tes y nue­ve asis­ten­cias. Y en lo psi­co­ló­gi­co tam­bién se hi­zo pre­sen­te al ser el ca­pi­tán del equi­po.

“Soy el que ha ju­ga­do más cam­peo­na­tos por Chi­le, creo que pu­de de­mos­trar la ex­pe­rien­cia al ser el ba­se. Pe­ro te ase­gu­ro que no hay un lí­der, ya que nos apo­ya­mos to­dos co­mo gru­po. Si al­guien se man­da una ca­gada, lo apo­ya­mos y es­ta­mos to­dos ahí. Y eso es lo lindo de es­te gru­po, que siem­pre es­ta­mos pa­ra cual­quie­ra. Se no­ta en la can­cha”.

Su fal­ta de al­ga­ra­bía la com­pen­sa con cor­dia­li­dad y dis­po­si­ción pa­ra res­pon­der a ca­da pre­gun­ta. Al ha­blar cui­da la pro­nun­cia­ción de ca­da pa­la­bra, la fi­na­li­za­ción co­rrec­ta de ca­da fra­se. La pul­cri­tud de su jue­go, así, se ex­tra­po­la a ca­da as­pec­to de su pre­sen­cia.

Esa pul­cri­tud es la que lo ha lle­va­do a es­tar en la mi­ra de gran­des equi­pos. Uno de ellos, Es­tu­dian­tes de Ma­drid, no ce­só en la per­se­cu­ción de Nacho, co­mo le di­cen sus ami­gos, y lo fi­chó pa­ra la nue­va tem­po­ra­da. A fi­na­les de agos­to arri­ba­rá a Es­pa­ña pa­ra unir­se a una de las ma­yo­res y me­jo­res can­te­ras de ba­lon­ces­to y a mos­trar­se an­te su par­ti­cu­lar y afa­ma­da hin­cha­da, La De­men­cia.

“Me vie­ron ju­gar en el Pre­mun­dial de Val­di­via el año pa­sa­do y qui­sie­ron re­clu­tar­me allí. Pe­ro ya te­nía un via­je pro­gra­ma­do a Es­ta­dos Uni­dos, por lo que mi lle­ga­da a Es­tu­dian­tes tu­vo que pos­po­ner­se. Aun así, me es­pe­ra­ron y cuan­do vol­ví se con­cre­tó”, re­la­ta el es­pi­ga­do jo­ven de un 1,90 me­tros.

Lo es­pe­ran unos dor­mi­to­rios que alo­jan a to­dos los ju­ve­ni­les in­ter­na­cio­na­les que lle­gan al club. No se­rá fá­cil, ya que via­ja­rá so­lo. “So­lo pla­neo adap­tar­me, es­tar tran­qui­lo e ir pa­so a pa­so”. Con­fía en que el es­fuer­zo pues­to a ca­da de­ta­lle da fru­tos. Co­mo en el Sud­ame­ri­cano.

Su ma­dre, Nancy Varela, no lo­gra acos­tum­brar­se a los ner­vios en el es­tó­ma­go ca­da vez que pien­sa en la par­ti­da de su hi­jo a Eu­ro­pa, en don­de ten­drá que va­ler­se por sí mis­mo.

“Con mi hi­jo he­mos es­ta­do siem­pre jun­tos, pe­ro co­mo ma­dre quie- ro lo me­jor pa­ra él. Y si es­to lo ha­ce fe­liz, no pue­do ser egoís­ta: de­bo apo­yar­lo pa­ra que con­cre­te sus sue­ños”. La son­ri­sa de Nancy no des­apa­re­ce mien­tras ha­bla de los lo­gros de su hi­jo, que se lla­ma Ig­na­cio Arro­yo, aun­que en su ca­mi­se­ta di­ce Varela.

La es­tre­lla NBA pre­fe­ri­da por Ig­na­cio es Ke­vin Du­rant, de los Golden Sta­te Wa­rriors. Sin em­bar­go su men­tor, la per­so­na a quien ad­mi­ra, se en­cuen­tra en un plano mu­cho más hu­mil­de que el ale­ro nor­te­ame­ri­cano. Se tra­ta de Patricio Arro­yo. No, el pa­dre; el her­mano.

Tam­bién bas­quet­bo­lis­ta, fue gra­cias a él que de­ci­dió de­di­car­se por com­ple­to al ba­lon­ces­to, cuan­do en su in­fan­cia lo que prac­ti­ca­ba era fút­bol. Aque­llas tar­des en An­cud jun­to a Patricio (20), en don­de el frío ca­la­ba pe­ro no de­te­nía el afán por en­ces­tar el ba­lón, mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en Ig­na­cio.

“Es mi mo­de­lo a se­guir, siem­pre ha es­ta­do con­mi­go dán­do­me con­se­jos. En el cam­peo­na­to, lue­go de ca­da par­ti­do, me ha­bla­ba pa­ra de­cir­me qué po­día me­jo­rar. A quien ad­mi­ro es a él, tan­to co­mo per­so­na co­mo ju­ga­dor”. Patricio es­ta­ba en Bra­sil jun­to a su no­via cuan­do su her­mano me­nor ga­nó la fi­nal. “Le en­vié men­sa­jes de au­dio fe­li­ci­tán­do­lo”, sos­tie­ne. Los pa­ra­bie­nes via­ja­ron ade­re­za­dos con im­pro­pe­rios y chi­le­nis­mos. Las li­cen­cias es­ta­ban per­mi­ti­das; la ale­gría, tam­bién. Por­que no ha si­do fá­cil pa­ra ellos.

Las fe­li­ci­ta­cio­nes pro­vi­nie­ron de los más di­ver­sos lu­ga­res y per­so­nas. Una de ellas vino de su pa­dre, Patricio Arro­yo, ex bas­quet­bo­lis­ta y se­lec­cio­na­do na­cio­nal. “Es­toy or­gu­llo­so de su éxi­to y del ni­vel que ha mos­tra­do. Es un ju­ga­dor di­fe­ren­te”, co­men­ta. “Pe­se a la di­sa­cer­cá­ra­mos”, tan­cia y sin qui­tar­le el mé­ri­to al ex­ce­len­te tra­ba­jo de su ma­dre, algo mío de­be te­ner en su ve­ta de bas­quet­bo­lis­ta”, aco­ta.

Ig­na­cio no es­tá tan de acuer­do. Su ros­tro se ten­sa al en­fren­tar el te­ma, aun­que no lo rehú­ye. “To­do lo que te­ne­mos es gra­cias a ella y a na­die más”. Por eso en su ca­mi­se­ta re­za Varela y no Arro­yo. “Es un ho­me­na­je pa­ra quien siem­pre ha es­ta­do ahí, la que ha he­cho es­fuer­zos muy gran­des pa­ra que con mi her­mano es­te­mos bien. Así que es un re­co­no­ci­mien­to que le reali­zo des­de el año pa­sa­do. Y bueno, tam­bién por­que no ten­go con­tac­to con mi pa­pá”.

La le­ja­nía y la po­ca co­mu­ni­ca­ción han mar­ca­do la re­la­ción en­tre Patricio e Ig­na­cio. “No ten­go con­tac­to, por­que él no me ha­bla. Creo que la úl­ti­ma vez que lo vi fue en 2009 o 2010, pe­ro me da lo mis­mo”. El mu­tis­mo y la dis­tan­cia de su pa­dre es una pre­gun­ta pa­ra la que el jo­ven ba­se no tie­ne res­pues­ta, aun­que tam­po­co es­tá in­tere­sa­do en bus­car­le una. “No me gus­ta­ría que nos en­fa­ti­za.

El pro­ce­so en so­li­ta­rio no ha si­do fá­cil, aun­que Nancy ase­gu­ra que ha va­li­do la pe­na. “Yo me lleno de or­gu­llo por lo que hi­zo Ig­na­cio, ya que fue en el am­bien­te en el que es­tá su pa­dre. Na­die se lo pi­dió, lo hi­zo por­que qui­so. Por lo tan­to, sa­le a re­lu­cir su per­so­na­li­dad, su va­len­tía. Ha cos­ta­do sa­lir ade­lan­te, pe­ro tra­ba­jan­do se pue­de. Les in­cul­co que se pue­de”.

Ig­na­cio no pien­sa en si su triun­fo es una re­van­cha. En su men­te es­tá lle­gar a ser lo me­jor po­si­ble: ”Mi sue­ño es lle­gar a la NBA o a un equi­po gran­de de Eu­ro­pa”. ¿Tie­ne lo que hay que te­ner? “Es di­fí­cil pen­sar en eso. Has­ta aho­ra creo que he he­cho las co­sas bien, pe­ro tam­bién hay que te­ner suer­te pa­ra lle­gar le­jos, y yo la he te­ni­do”.

Aún fal­ta pa­ra que cum­pla los 18 años, pe­ro no lo in­quie­ta. Y es que la con­se­cu­ción del tro­feo con­ti­nen­tal se es­ta­ble­ce co­mo su ma­yo­ría de edad an­ti­ci­pa­da. No ba­ra­ja cam­biar­se su ape­lli­do. Ya fue cam­peón, Y sa­be que lo hi­zo co­mo Varela.b

Ig­na­cio, en San­tia­go, tras su re­gre­so triun­fal de Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.