Una jo­yi­ta en la ve­la

La Tercera - - PORTADA -

La nue­va sen­sa­ción de la ve­la chi­le­na tie­ne ape­nas 17 años y se lla­ma Cle­men­te Se­guel. Es­te jo­ven na­ci­do en Te­mu­co, pe­ro ra­di­ca­do en Algarrobo ha­ce más de una dé­ca­da, irrum­pió en los úl­ti­mos me­ses al lo­grar la cla­si­fi­ca­ción a tres cer­tá­me­nes pla­ne­ta­rios.

Ac­tual­men­te se en­cuen­tra en Nieuw­poort, Bél­gi­ca, dispu­tan­do el Mun­dial Sub 21, en la ca­te­go­ría la­ser stan­dard, don­de de­bu­ta hoy tras la anu­la­ción de las re­ga­tas de ayer, por pro­nós­ti­co de tor­men­tas. Ade­más, a fi­nes de agos­to par­ti­ci­pa­rá en sun­fish en los mun­dia­les ju­ve­nil y adul­to de Long Beach, Es­ta­dos Uni­dos.

“Co­men­cé en la ve­la a los ocho años, gra­cias a los ta­lle­res de mi an­ti­guo co­le­gio, en Ca­sa­blan­ca. Em­pe­cé en un velero op­ti­mist, que es has­ta los 15 años. En­tre­na­ba to­dos los miér­co­les”, re­cuer­da el de­por­tis­ta.

Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to lle­gó más rá­pi­do de lo es­pe­ra­do. “De­bi­do a mi por­te y a mi pe­so, me­día 1,80 y pe­sa­ba 62 ki­los, me tu­ve que cam­biar a los 13 años de em­bar­ca­ción, a la cla­se la­ser stan­dard, que es ca­te­go­ría olím­pi­ca, y es en la que me es­toy per­fec­cio­nan­do, por­que es­toy bus­can­do mi sue­ño des­de pe­que­ño, que es cla­si­fi­car a unos Jue­gos Olím­pi­cos”, co­men­ta la fi­gu­ra de la Co­fra­día Naú­ti­ca del Pa­cí­fi­co.

La na­ve­ga­ción ha es­ta­do des­de siem­pre en su vi­da, lo que ali­men­tó su cu­rio­si­dad por las em­bar­ca­cio­nes: “Me fui vin­cu­lan­do con es­te de­por­te, por­que pro­ven­go de una fa­mi­lia na­ve­gan­te, y yo que­ría sa­ber y sen­tir esa sen­sa­ción e in­vo­lu­crar­me. Me ter­mi­nó en­can­tan­do y es par­te de mi vi­da. Mis en­tre­na­do­res se die­ron cuen­ta de mi po­ten­cial y me in­vi­ta­ron a en­tre­nar con un téc­ni­co ar­gen­tino e in­tro­du­cir­me en el cir­cui­to na­cio­nal. Pe­ro más allá de eso, sin el apo­yo de mis pa­dres no po­dría ser na­da. To­do lo que soy aho­ra se lo de­bo a ellos”.

El fac­tor eco­nó­mi­co igual­men­te es un te­ma im­por­tan­te pa­ra Se­guel. “Yo vi­vo ha­ce 12 años en Algarrobo, no me con­si­de­ro una per­so­na muy adi­ne­ra­da. Al con­tra­rio, to­do lo que me he ga­na­do ha si­do por es­fuer­zo y por el apo­yo de la Co­fra­día. Tam­bién ten­go el apo­yo de la Fe­de­ra­ción y del Co­mi­té Olím­pi­co”, sos­tie­ne.

Y pro­fun­di­za en es­ta idea: “En cier­to mo­do, la na­ve­ga­ción es un de­por­te de éli­te por lo ca­ro de las em­bar­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, fui afor­tu­na­do por­que mi club me brin­dó em­bar­ca­ción, en­tre­na­do­res, apo­yo lo­gís­ti­co, mo­ti­va­cio­nal y eco­nó­mi­co”.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas, Se­guel apa­re­ce co­mo el su­ce­sor na­tu­ral de Ma­tías del So­lar, a quien con­si­de­ra un re­fe­ren­te: “Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra, Ma­tías, en un cam­peo­na­to na­cio­nal, me ayu­dó con una ve­la cuan­do re­cién es­ta­ba par­tien­do. Fue de gran ayu­da. Des­pués él se fue a vi­vir a Tal­cahuano, y no lo pu­de ver más ni en­tre­nar con él. Só­lo lo veo pa­ra los cam­peo­na­tos na­cio­na­les, lo cual es una la­ta pa­ra mí, por­que es el má­xi­mo ex­po­nen­te de la ve­la chi­le­na. En­ton­ces, se­ría un gran ho­nor en­tre­nar con él, me­dir­me y em­pe­zar a me­jo­rar con él, pe­ro no se pue­de”. Cle­men­te Se­guel, otra jo­ven jo­ya del de­por­te chi­leno.

Cle­men­te Se­guel po­sa en su em­bar­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.