Jai­me Lor­ca y sus mu­ñe­cos vuel­ven a res­pi­rar

Mien­tras pre­pa­ra una ver­sión de El rey Lear pa­ra enero, el ex La Trop­pa re­po­ne hoy Chef y sa­le de gi­ra con Ote­lo.

La Tercera - - PORTADA -

La pe­que­ña car­pa desafia­ba la ven­to­le­ra en la pla­ya chi­ca de Car­ta­ge­na. Ba­jo las lu­ces de co­lo­res y des­de la gra­de­ría, has­ta la cos­tu­ra más gro­se­ra del es­ce­na­rio so­bre el que se pre­sen­ta­ba una ver­sión in­fan­til de Ca­pe­ru­ci­ta ro­ja lu­cía co­mo pa­ra­je de un in­men­so bos­que an­te los ojos del dra­ma­tur­go y di­rec­tor chi­leno Jai­me Lor­ca. “Fue en 1966. Te­nía 6 años y era la pri­me­ra obra con ma­rio­ne­tas que veía en mi vi­da. De­bió ser mu­cho más pre­ca­ria de lo que la re­cuer­do, pe­ro siem­pre me que­dé con la idea de que ha­bía pre­sen­cia­do un es­pec­tácu­lo no­ta­ble”, re­cuer­da. Des­de lue­go, asu­mió des­pués, la ma­gia ha­bía he­cho su efec­to.

Pu­do ser el co­mien­zo de to­do, cuen­ta: “Ca­da vez que pien­so en una historia la lle­vo al plano del ob­je­to, de la ma­te­ria­li­dad y la fan­ta­sía, aun­que siem­pre des­de lo real o lo que pa­re­ce ser­lo. Nues­tros mu­ñe­cos res­pi­ran y oyen, lo cual es ra­ro pa­ra el pú­bli­co. Era algo que sa­bía cuan­do fun­dé la com­pa­ñía Via­jein­mó­vil (2005): nues­tro len­gua­je iba a ser muy pe­que­ño, y por esa ra­zón es que ha­ce­mos his­to­rias mí­ni­mas en las que no pa­san co­sas ni tan im­por­tan­tes co­mo los mis­mos per­so­na­jes a los que les ocu­rren”.

La de Chef, por ejem­plo, el mon­ta­je que el ex La Trop­pa es­tre­nó en 2010 ba­sán­do­se en el sa­tí­ri­co en­sa­yo Una mo­des­ta pro­po­si­ción del ir­lan­dés Jonathan Swift de 1729, na­rra el de­ses­pe­ra­do in­ten­to de un que­bra­do co­ci­ne­ro por en­de­re­zar su vi­da al de­ci­dir­se a par­ti­ci­par de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Pro­ta­go­ni­za­do por el pro­pio Lor­ca, en es­ce­na se ma­ni­pu­lan ali­men­tos y ali­ños en­tre la hu­ma­re­da de una cocina en me­dio del set. Va­rios co­bran vi­da “gra­cias a una es­pe­cie de ma­la­ba­ris­mo cu­li­na­rio”, se­gún el ac­tor, mien­tras ayu­dan a de­ve­lar la des­ca­be­lla­da teo­ría de Swift: si los ri­cos no tie­nen pro­ble­ma en ali­men­tar­se de los po­bres, ¿por qué no lo ha­rían tam­bién a cos­ta de los hi­jos de ellos?

“Chef es otra historia mi­nús­cu­la, y con­ta­da por un fra­ca­sa­do ade­más, más mi­núscu­lo aún”, bro­mea. “Sin em­bar­go, po­see una do­ble re­so­nan­cia hoy por to­do lo ocu­rri­do re­cien­te­men­te con el Se­na­me y esos ni­ños. De­be ser la prue­ba más cla­ra de que la car­ta que Swift pu­bli­có en los años de ham­bru­na en su país si­gue la­ten­te a pe­sar del pa­so del tiem­po”, agre­ga. A sie­te años de su de­but, Chef ten­drá dos nue­vas fun­cio­nes, hoy y ma­ña­na, en el An­fi­tea­tro Be­llas Ar­tes, el mis­mo es­pa­cio que Lor­ca di­ri­ge des­de fi­nes de 2011.

A la go­rra

Es­tán en las es­qui­nas del Par­que Fo­res­tal, ba­jo los ár­bo­les o de ca­ra al río Ma­po­cho. Son las pa­lo­mas men­sa­je­ras en­via­das por el ac­tor de 57 años pa­ra echar a co­rrer la voz: en la sa­la ale­da­ña al Mu­seo de Be­llas Ar­tes es­tá a pun­to de co­men­zar la fun­ción, y quien quie­ra pue­de in­gre­sar, ver el es­pec­tácu­lo y, so­lo si lo desea y pue­de, de­po­si­tar su apor­te vo­lun­ta­rio en la go­rra que cir­cu­la en­tre los pre­sen­tes. “Des­de que ins­tau­ra­mos las fun­cio­nes a la go­rra en el an­fi­tea­tro he­mos te­ni­do un in­cre­men­to en el pú­bli­co de un 120%. No da pa­ra cos­tear el es­pa­cio sino pa­ra pa­gar al­gu­nas cuen­tas, es cier­to, pe­ro la re­la­ción con la gen­te es otra, más ho­ri­zon­tal. Ya ni si­quie­ra nos ro­ban el con­fort, y pue­de que pa­rez­ca un de­ta­lle ri­dícu­lo, in­fa­me in­clu­so, pe­ro da se­ña­les de otro com­por­ta­mien­to”, opi­na.

Tras el re­es­treno de Chef, Lor­ca sal­drá de gi­ra con su ver­sión de Ote­lo de Sha­kes­pea­re; pri­me­ro por Li­ma (18 y 19 de agos­to) y lue­go Londres, en­tre el 24 y 30 de sep­tiem­bre. “Des­pués de 30 gi­ras por 17 paí­ses, creo que ha­lla­mos un len­gua­je muy cer­cano a lo que po­dría­mos lla­mar uni­ver­sal”, di­ce. “No so­lo es una historia que sa­ca el la­do más ani­mal y pri­mi­ti­vo del hom­bre, sus ce­los y en­vi­dias, sino que es­tá con­ta­da de tal for­ma que has­ta un chino po­dría en­ten­der­la sin sub­tí­tu­los. El año pa­sa­do di­ri­gí jun­to a Alio­cha de la Sot­ta la Mues­tra de Dra­ma­tur­gia Na­cio­nal, y aun­que apren­dí mu­chí­si­mo du­ran­te el pro­ce­so, creo que al­gu­nos crea­do­res per­die­ron el ol­fa­to de lo que la gen­te quie­re y ne­ce­si­ta ver. En ese sen­ti­do si­go pen­san­do el tea­tro co­mo un ser­vi­cio pú­bli­co que so­lo cul­mi­na una vez que se mues­tra a la gen­te. Son ellos quie­nes com­ple­tan el círcu­lo”, agre­ga.

En 2015, Lor­ca vol­vió a re­fu­giar­se en los bra­zos de Sha­kes­pea­re al con­ver­tir Ri­car­do III en una historia ac­tual so­bre el bullyng en co­le­gios. Pa­ra enero pró­xi­mo, en tan­to, es­tre­na­rá en el mis­mo an­fi­tea­tro su pro­pia ver­sión de El rey Lear, que tam­bién re­cu­rri­rá a la ar­te­sa­nía y len­gua­je de la ma­rio­ne­ta: “El gran es­ce­na­rio es el tea­tro, pues des­de ahí es­tá plan­tea­da la obra”, cuen­ta. “Es­ta vez in­da­ga­re­mos en la re­la­ción pa­dre-hi­ja, en la de­men­cia se­nil de ese pro­ge­ni­tor y en la he­ren­cia fa­mi­liar ma­te­rial e in­ma­te­rial. Si Sha­kes­pea­re se ade­lan­tó 400 años al fe­mi­ci­dio con Ote­lo, y al bullyng en Ri­car­do III, en Lear fue aún más allá y nos mi­ró a par­tir de quié­nes so­mos y de to­dos los que vi­nie­ron an­tes que no­so­tros. En El rey Lear to­da la tra­ge­dia se desata por una he­ren­cia, pe­ro es otra co­sa la que sub­ya­ce”, con­clu­ye.

El di­rec­tor y lí­der de la com­pa­ñía Via­jein­mó­vil pro­ta­go­ni­za Chef, ba­sa­da en el tex­to Una mo­des­ta pro­po­si­ción, de Jonathan Swift.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.