TAM­BIEN BERLIN SE OL­VI­DA

La Tercera - - PORTADA -

Pa­ra quien no co­no­ce Berlín, ni tam­po­co pla­nea ir, es­tas cró­ni­cas de Fa­bio Mo­rá­bi­to pue­den lle­gar a ser la me­jor guía que se ha es­cri­to acer­ca de la ca­pi­tal ale­ma­na. Pa­ra quien, por el con­tra­rio, ha vi­vi­do en Berlín (es mi ca­so), las di­va­ga­cio­nes ber­li­ne­sas de Mo­rá­bi­to pro­vo­can ad­mi­ra­ción, sor­pre­sa y en­vi­dia. Tras ha­ber re­ci­bi­do una be­ca cu­yo pro­pó­si­to era dar­le la tran­qui­li­dad y la hol­gu­ra ne­ce­sa­rias pa­ra ter­mi­nar de es­cri­bir un li­bro de cuen­tos, el ita­liano arri­bó a Berlín muy bien dis­pues­to: cha­pu­rrea­ba algo de ale­mán, lo acom­pa­ña­ban su mu­jer y su hi­jo, y es­ta­ba fe­liz de aban­do­nar por un ra­to Ciu­dad de Mé­xi­co, que es don­de re­si­de. Sin em­bar­go, no ter­mi­nó el li­bro de cuen­tos du­ran­te su es­ta­día. Pe­ro a cam­bio, pa­seó, mi­ró y re­co­pi­ló ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra ar­mar Tam­bién Berlín se ol­vi­da, un li­bro que cual­quie­ra que es­cri­ba y que ha­ya lle­ga­do be­ca­do a Berlín (fue mi ca­so) hu­bie­se da­do un de­do por es­cri­bir.

A pun­ta de hu­mor, pro­fun­di­dad y un tre­men­do po­der de ob­ser­va­ción, Mo­rá­bi­to nos re­ve­la un Berlín ín­ti­mo, un Berlín que, en bue­nas cuen­tas, ni si­quie­ra los ber­li­ne­ses co­no­cen de­ma­sia­do bien. Sin va­ler­se de los re­cur­sos clá­si­cos con que un afue­rino di­ser­ta acer­ca de lo ajeno, es de­cir, sin des­li­zar alu­sio­nes li­te­ra­rias, sin pi­sar por don­de otros han pi­sa­do an­tes que él, sin si­quie­ra leer los dia­rios, Mo­rá­bi­to lo­gra cap­tar la esen­cia de su en­torno con una fa­ci­li­dad inau­di­ta. En su ca­so, lo an­te­rior es algo más que una gra­cia: “Soy po­co da­do a esas amis­ta­des ca­lle­je­ras que sue­len anu­dar las per­so­nas cu­ya ru­ti­na ha­ce que se vean las ca­ras to­dos los días. Si me sa­lu­dan me apre­su­ro a co­rres­pon­der, pe­ro ca­si nun­ca, por ti­mi­dez, to­mo la ini­cia­ti­va, y si­go ac­tuan­do co­mo un per­fec­to des­co­no­ci­do mien­tras a mi al­re­de­dor cun­den las con­ver­sa­cio­nes y flo­re­cen las bro­mas y la amis­tad”.

Co­sas sim­ples, co­mo an­dar en el tren ele­va­do que re­co­rre la ca­pi­tal ale­ma­na, pre­sen­ciar un li­ge­ro cho­que de au­tos, ir a com­prar el pan al al­ba, o su­bir­se a un bus de dos pi­sos, le son su­fi­cien­tes al au­tor pa­ra des­en­ca­de­nar una se­gui­di­lla de re­fle­xio­nes me­mo­ra­bles que por lo ge­ne­ral co­bran un va­lor an­tro­po­ló­gi­co im­pre­de­ci­ble. Ha­blan­do de los Klein­gär­ten, que son unas ca­si­tas de mu­ñe­ca con jar­dín en don­de los ber­li­ne­ses to­man va­ca­cio­nes den­tro de su pro­pia ciu­dad, una suer­te de “mi­nia­tu­ri­za­ción de la na­tu­ra­le­za”, Mo­rá­bi­to re­pa­ra en que allí “el hom­bre pue­de sen­tir­se un po­co Dios, el gran Or­to­pé­di­co que apor­ta in­ce­san­tes correcciones e in­fi­ni­tos re­to­ques a su obra, en un ejer­ci­cio de de­pu­ra­ción in­ter­mi­na­ble que aho­ra, des­pués de los na­zis, sa­be­mos con qué fa­ci­li­dad, so­bre to­do si se ha­ce de­trás de un alam­bra­do, es de­cir de­trás de una fé­rrea ac­ti­tud men­tal, nos pue­de con­du­cir di­rec­ta­men­te al in­fierno”.

Otro ejem­plo: en Berlín, ciu­dad re­la­ti­va­men­te ama­ble en cuan­to a nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, vi­ven más de dos­cien­tos mil tur­cos, cu­ya pre­sen­cia se no­ta por ra­zo­nes ob­vias en don­de es­tén. No obs­tan­te, na­die ha cap­ta­do tan bien el al­ma tur­ca co­mo es­te oca­sio­nal pa­sean­te ita­liano, y lo di­go con cier­ta au­to­ri­dad, pues­to que por al­gún tiem­po vi­ví en Kreuz­berg, un ba­rrio bas­tan­te tur­co. Pues bien, a Mo­rá­bi­to só­lo le bas­tó ca­mi­nar una tar­de por uno de los la­gos del sur de Berlín, Krum­me Lan­ke, un lu­gar que en ve­rano in­vi­ta al nu­dis­mo, pa­ra re­gis­trar la pre­sen­cia de un fauno tur­co que al mi­rar de sos­la­yo a una wal­ki­ria des­nu­da en­tra­da en car­nes de­ja­ba en evi­den­cia esa ma­ra­vi­llo­sa dis­tan­cia exis­ten­te en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, dis­tan­cia que a otros les ha to­ma­do un tra­ta­do en­te­ro pa­ra in­ten­tar de­jar en cla­ro. FAVIO MORABITO Tus­quets. 95 págs. $12.000.

A pun­ta de hu­mor, pro­fun­di­dad y un tre­men­do po­der de ob­ser­va­ción, Fa­bio Mo­rá­bi­to nos re­ve­la un Berlín ín­ti­mo, un Berlín que, en bue­nas cuen­tas, ni si­quie­ra los ber­li­ne­ses co­no­cen de­ma­sia­do bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.