“Aun­que sea pa­ra di­si­mu­lar, la in­dus­tria no de­be­ría pre­miar só­lo reg­gae­tón”

El mú­si­co cuen­ta có­mo la ban­da se re­nue­va pa­ra to­car en paí­ses co­mo Chi­le, don­de vuel­ven pa­ra ha­cer dos shows. Ade­más, ha­bla de có­mo so­bre­vi­vir a la adul­tez en una ban­da de es­pí­ri­tu ju­ve­nil y có­mo ha­cer fren­te al reg­gae­tón.

La Tercera - - PORTADA -

El te­cla­dis­ta Ma­rio Si­per­man siem­pre es el pri­me­ro en ser en­via­do al fren­te de ba­ta­lla. Aun­que es pro­ba­ble que na­die re­co­noz­ca de in­me­dia­to su ros­tro y su nom­bre, es la voz de una par­te im­por­tan­te de las en­tre­vis­tas de Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs, mien­tras la fi­gu­ra más po­pu­lar y vi­si­ble del con­jun­to, Vi­cen­ti­co, se res­ta con fre­cuen­cia de las gra­ba­do­ras pa­ra re­mi­tir su pro­ta­go­nis­mo al es­ce­na­rio.

“Es el ros­tro más co­no­ci­do, pe­ro yo soy la voz más co­no­ci­da. Co­mo gru­po so­mos mu­chos y tra­ta­mos de re­par­tir­nos. El ha­ce mu­chas más co­sas que yo, la ta­rea del can­tan­te es mu­cho más des­gas­tan­te que la del te­cla­dis­ta, así que es­tá bueno dar­nos una mano mu­tua­men­te. Nos co­no­ce­mos ha­ce 35 años, ca­da uno pue­de ha­blar en nom­bre de la ban­da y los otros van a es­tar de acuer­do”, di­ce el mú­si­co, al te­lé­fono des­de Bue­nos Ai­res.

Son los mé­to­dos que han adop­ta­do los ar­gen­ti­nos pa­ra so­bre­vi­vir por más de tres dé­ca­das y, so­bre to­do, pa­ra en­fren­tar su se­gun­da vi­da co­mo agru­pa­ción, inau­gu­ra­da en 2008 con un re­torno que ya es per­ma­nen­te y que el año pa­sa­do con­ci­bió el aplau­di­do dis­co con­cep­tual La sal­va­ción de So­lo y Juan. Pe­ro dis­tri­buir la vo­ce­ría no es la úni­ca es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia es­ta­ble­ci­da en el úl­ti­mo tiem­po.

“Por ejem­plo, tam­bién des­te­rra­mos la pa­la­bra ‘ca­rre­ra’”, sub­ra­ya Si­per­man, co­mo una suer­te de de­ter­mi­na­ción ex­tre­ma que sue­na me­jor cuan­do se eje­cu­ta en la prác­ti­ca: los mú­si­cos han op­ta­do por im­pul­sar un pre­sen­te sin las ur­gen­cias ni las pre­sio­nes de an­ta­ño, ca­li­bran­do sus pro­pios pla­zos y dan­do ai­re a sus in­quie­tu­des so­lis­tas, en un es­ti­lo pro­pio de la vi­da adul­ta, cuan­do las res­pon­sa­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas tam­bién de­ben com­par­tir prio­ri­da­des con la fa­mi­lia.

El te­cla­dis­ta si­gue: “Con la adul­tez apren­di­mos a lle­var los tiem­pos que de ver­dad son pla­cen­te­ros. Sa­ca­mos el con­cep­to de ‘ca­rre­ra’ con ese sen­ti­do de algo ver­ti­gi­no­so, ya no tie­ne sen­ti­do que sea así. Ya no tie­nes que de­cir ‘sí’ a to­do lo que te ofre­cen o ha­cer algo rá­pi­do por­que te da mie­do que se pue­dan ol­vi­dar de ti”.

Ba­jo esa mi­ra­da, las vi­si­tas a Chi­le han ad­qui­ri­do una fre­cuen­cia al­tí­si­ma, con­for­me con esa in­ten­ción de mar­char sin ma­yo­res apu­ros, pre­sen­tán­do­se ca­da vez an­te un pú­bli­co que les ga­ran­ti­za la ova­ción, la fies­ta y la re­ve­ren­cia. Pro­ba­ble­men­te no hay hin­cha­da en La­ti­noa­mé­ri­ca tan en­tre­ga­da al cre­do de Los Ca­di­llacs.

Un re­en­cuen­tro que es­ta vez su­ce­de­rá en sep­tiem­bre, con shows el 13 en Movistar Are­na y el 16 en el Gran Are­na Mon­ti­ce­llo. “Siem­pre va a es­tar bueno ir a Chi­le dos ve­ces al año”, ex­pre­sa.

Su úl­ti­mo dis­co ga­nó dos Grammy La­ti­nos y fue elo­gia­do por la crí­ti­ca. Esos lo­gros, van en sin­cro­nía con la re­cep­ción del pú­bli­co de los nue­vos te­mas?

Sí, en al­gún sen­ti­do, y no tam­bién. Hi­ci­mos un ál­bum en un mo­men­to en que es­tá vol­vien­do la cul­tu­ra de ha­cer só­lo te­mas suel­tos, por lo que fui­mos en con­tra de la co­rrien­te. Mu­cha gen­te se sen­tó a es­cu­char­lo y se su­mer­gió en la historia. Son desafíos me­nos ma­si­vos, pe­ro tam­po­co pre­ten­día­mos te­ner sú­per can­cio­nes sú­per fa­mo­sas en to­das las ra­dios.

Los Grammy que ga­na­ron eran de la ca­te­go­ría Rock. ¿Qué le di­ce eso? ¿Es un es­ti­lo que si­gue ata­do a ban­das clá­si­cas, sin exis­tir re­no­va­ción?

No quie­ro pe­car de so­ber­bios, por­que ca­paz que lo nues­tro no sea me­jor, aun­que yo creo que sí, pe­ro no soy quién pa­ra de­cir­lo. Esa en­tre­ga de los Grammy fue la co­sa más abu­rri­da del mun­do, só­lo se es­cu­cha­ba reg­gae­tón. El úni­co oasis de algo dis­tin­to fue lo nues­tro, pe­ro el res­to era to­do reg­gae­tón, más reg­gae­tón, más reg­gae­tón. Por lo me­nos mar­ca­mos una di­fe­ren­cia. Aun­que sea pa­ra di­si­mu­lar, la in­dus­tria de­be­ría es­tar pre­mian­do otras co­sas: mú­si­ca bra­si­le­ña, fol­clor de al­gún país, tan­go. O sea, si vos vas a ro­bar un ban­co, cuan­do en­tras es­tás tra­tan­do de pa­sar inad­ver­ti­do, no vas a en­trar con un car­tel que di­ga “la­drón de ban­cos”. Aquí es igual: aun­que sea pa­ra di­si­mu­lar hi­pó­cri­ta­men­te, la in­dus­tria no de­be­ría pre­miar só­lo reg­gae­tón.

¿Es más di­fí­cil ha­cer­se un es­pa­cio hoy, en com­pa­ra­ción con los 80 o los 90?

Sí, aun­que sien­to que pa­ra el rock hay una vuel­ta al es­pí­ri­tu de prin­ci­pios de los 60, don­de cre­cía co­mo algo in­de­pen­dien­te, fue­ra de las mul­ti­na­cio­na­les. Hoy exis­te mu­chí­si­ma mú­si­ca bue­na en Ar­gen­ti­na, lo que pa­sa es que hay que sa­lir a en­con­trar­la y des­cu­brir­la, no es­pe­rar que te la mues­tren. Hay gru­pos in­de­pen­dien­tes que lle­nan es­ta­dios y la gen­te ni los co­no­ce. Hoy se mue­ve to­do en ni­chos.

¿Có­mo se mo­ti­van pa­ra se­guir to­can­do en un lu­gar que co­no­cen tan­to co­mo Chi­le?

Va­mos a re­no­var un po­qui­to la lis­ta de te­mas, por­que los clá­si­cos de siem­pre tie­nen que es­tar. Eso es lo ma­lo del mun­do de hoy, la gen­te te re­cri­mi­na que hi­cis­te la mis­ma lis­ta ha­ce dos días en Co­lom­bia, pe­ro bueno, yo les di­go: ‘¡pe­ro vos no es­tu­vis­te en Co­lom­bia!”.

¿Tie­ne al­gu­na opi­nión de lo su­ce­di­do en mar­zo en un show del In­dio So­la­ri, don­de fa­lló la se­gu­ri­dad y hu­bo muer­tos?

Pien­so que cuan­do los re­ci­ta­les son tan ma­si­vos hay que ha­cer­los en lu­ga­res más pre­pa­ra­dos. En Chi­le nos pa­só algo pa­re­ci­do, es com­pli­ca­do mo­ver gen­te den­tro de ám­bi­tos pre­pa­ra­dos, ima­gino en los lu­ga­res que no. No­so­tros apren­di­mos de al­gu­nos erro­res que tu­vi­mos, aun­que igual­men­te la can­ti­dad de gen­te que lle­va­ba el In­dio a Ola­va­rría es algo que no­so­tros nun­ca lle­va­mos.

La ban­da re­gre­sa a Chi­le pa­ra dos con­cier­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.