Ser­gio I. Mel­nick

La Tercera - - PORTADA -

He leí­do el pro­yec­to de edu­ca­ción su­pe­rior del go­bierno. Es pa­ra llo­rar a gri­tos. La ver­bo­rrea ideo­ló­gi­ca so­bre edu­ca­ción su­pe­rior es de una va­gue­dad y ses­go que sim­ple­men­te no se pue­de creer. ¿Cuán­tos de los le­gis­la­do­res ha­brán es­tu­dia­do en uni­ver­si­da­des de cla­se mun­dial, o las co­no­ce­rán, co­mo pa­ra te­ner un punto de re­fe­ren­cia re­le­van­te? Por de pron­to, es el ca­so de to­dos los dipu­tados de la “ban­ca­da es­tu­dian­til”, que ni si­quie­ra han ejer­ci­do sus pro­fe­sio­nes. Es­te no es un pro­yec­to de edu­ca­ción, es un pro­yec­to de po­der pa­ra li­mi­tar la edu­ca­ción pri­va­da y de­jar ins- ta­la­das he­rra­mien­tas pa­ra con­tro­lar el sis­te­ma en el tiem­po.

So­lo un pe­que­ño pá­rra­fo en los ar­tícu­los tran­si­to­rios ha­bla de un in­for­me, en tres años re­cién a par­tir de la ley, pa­ra ana­li­zar el sis­te­ma de tí­tu­los y gra­dos. Pe­ro ese era jus­ta­men­te el punto de par­ti­da pa­ra di­se­ñar el sis­te­ma.

¿Qué han he­cho to­dos es­tos años? La con­fu­sión en­tre edu­ca­ción, en­tre­na­mien­to e in­ves­ti­ga­ción mues­tra la po­bre­za téc­ni­ca del pro­yec­to, tal co­mo lo he­mos vis­to en las otras re­for­mas. So­lo pen­sar que to­das las uni­ver­si­da­des de­ben ser com­ple­jas es un error sin lí­mi­tes. To­do lo an­te­rior es pre­vio a de­fi­nir la edu­ca­ción su­pe­rior co­mo un de­re­cho y punto. Ni ha­blar de res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro, ¿de­re­cho a ba­chi­ller, li­cen­cia­do, tí­tu­lo pro­fe­sio­nal, di­plo­ma­dos, más­ter, doc­to­ra­do, post doc­to­ra­do? Ni si­quie­ra es te­ma.

El avan­ce en la gra­tui­dad es­tá su­je­to a una en­go­rro­sa fór­mu­la de in­gre­sos fis­ca­les co­mo por­cen­ta­je del pro­duc­to de ten­den­cia. Lo no­ta­ble es que an­ti­ci­pa que los in­gre­sos fis­ca­les lle­ga­rán al me­nos al 30% del PIB. Hoy es al­re­de­dor 25%, es de­cir, es­tán pro­po­nien­do de­re­cha­men­te que los im­pues­tos se­gui­rán au­men­tan­do en un equi­va­len­te a dos re­for­mas tri­bu­ta­rias más del ta­ma­ño de la úl­ti­ma.

Es­te es un pro­yec­to pa­ra crear una Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Su­pe­rior bu­ro­crá­ti­ca, om­ni­po­ten­te y muy dis­cre­cio­nal, que per­mi­te que un go­bierno ha­ga esen­cial­men­te lo que quie­ra con la edu­ca­ción usando la am­bi­güe­dad de una ma­la ley. La edu­ca­ción su­pe­rior no es un com­mo­dity, y tra­tar de fi­jar un aran­cel úni­co pa­ra dis­tin­tos ti­pos de ca­rre­ras es in­du­cir una for­ma pre­de­fi­ni­da de có­mo de­be ser ca­da ca­rre­ra.

El pro­yec­to pro­po­ne la de­fi­ni­ción de pre­cios, cu­pos, con­so­li­da un Cruch co­mo un car­tel ar­bi­tra­rio. Po­ne con­di­cio­nes de ac­ce­so a es­te úl­ti­mo, que por ejem­plo no cum­plen ni cer­cano, las dos nue­vas uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les y ya per­te­ne­cen a és­te. Las uni­ver­si­da­des son esen­cial­men­te je­rár­qui­cas, man­dan los que sa­ben más, no los que son más. Cap­tu­ra pa­ra el go­bierno de turno el sis­te­ma úni­co de ad­mi­sión de uni­ver­si­da­des por la ma­ne­ra en que se de­sig­na a quie­nes lo di­ri­gen. To­do de­pen­de en de­fi­ni­ti­va de un “Plan na­cio­nal de edu­ca­ción su­pe­rior”, al que to­do lo an­te­rior se su­bor­di­na. Por cier­to eso lo ha­rá el go­bierno en el fu­tu­ro, y eso do­mi­na la ley en sí. La de­fi­ni­ción de via­bi­li­dad de una ins­ti­tu­ción de­pen­de de cri­te­rios que sean “rea­lis­tas”. ¿Se­rá un po­co dis­cre­cio­nal? El go­bierno con­tro­la­rá las in­ver­sio­nes, y aun­que no lo crea, fi­ja un 1% de los in­gre­sos co­mo má­xi­mo de gas­to en pu­bli­ci­dad. Ob­via­men­te no de­fi­ne qué es pu­bli­ci­dad. ¿Fi­ja­rá ma­ña­na el gas­to en si­llas, pin­tu­ra, trans­por­te, o te­lé­fo­nos? Se abre el es­pa­cio a las de­nun­cias anó­ni­mas, con una su­pe­rin­ten­den­cia om­ní­mo­da, lle­na de res­qui­cios dis­cre­cio­na­les.

En sín­te­sis: le qui­ta po­der a la so­cie­dad ci­vil pa­ra con­cen­trar­lo en el Es­ta­do, pe­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te en el go­bierno de turno y la gra­tui­dad co­mo ob­je­ti­vo po­lí­ti­co. No tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da de edu­ca­ción pro­pia­men­te tal. Se­rá una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de con­trol y li­mi­ta­ción de la edu­ca­ción pri­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.