Axel Buch­heis­ter

La Tercera - - PORTADA -

EL CA­SO DE LOS NOTARIOS DE­MUES­TRA LA IN­CA­PA­CI­DAD DEL PAÍS PA­RA RE­SOL­VER PRO­BLE­MAS QUE PE­RIÓ­DI­CA­MEN­TE HA­CEN NO­TI­CIA.

El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia anun­ció que au­men­ta­rá el nú­me­ro de notarios, cu­yo ser­vi­cio es de­fi­cien­te y ca­ro. La opo­si­ción reac­cio­nó po­nien­do en du­da las me­di­das, pues sos­pe­cha que el go­bierno uti­li­za­rá el in­cre­men­to de di­chos fun­cio­na­rios pa­ra de­sig­nar en esos ape­te­ci­dos pues­tos a sus alle­ga­dos. La dis­cu­sión es lla­ma­ti­va por­que es un ca­so de tex­to que de­mues­tra la in­ca­pa­ci­dad de es­te país pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas que se arras­tran des­de siem­pre, pues el ca­so de los notarios pe­rió­di­ca­men­te ha­ce no­ti­cia y ahí si­gue sin que na­die ha­ya he­cho real­men­te na­da.

Des­de lue­go, no son “fun­cio­na­rios”: las no­ta­rías son una con­ce­sión a pri­va­dos al­ta­men­te ren­ta­ble. Y que los chi­le­nos su­fren, por­que cual­quie­ra que ten­ga que ha­cer un trá­mi­te no­ta­rial sa­be que de­be pe­dir nú­me­ro, es­pe­rar pa­ra ser aten­di­do y, lue­go, aguar­dar más aún has­ta que el no­ta­rio fir­me. Y des­pués pa­gar y no po­co, por­que no hay no­ta­rio po­bre. La teo­ría eco­nó­mi­ca in­di­ca que si hay co­las en las no­ta­rías y los notarios ga­nan mu­cho, en­ton­ces hay un pro­ble­ma de ofer­ta y se de­be ac­tuar so­bre és­ta. Des­de es­te punto de vis­ta, la ini­cia­ti­va del go­bierno es­tá bien en­ca­mi­na­da y la opo­si­ción, si es­tá aten­ta a so­lu­cio­nar los “pro­ble­mas de la gen­te”, ten­dría que ofre­cer su co­la­bo­ra­ción, su­je­ta a que ha­ya ob­je­ti­vi­dad en los nom­bra­mien­tos.

Pe­ro el pro­ble­ma no es eco­nó­mi­co ni de ofer­ta, sino de de­man­da: hay de­ma­sia­dos trá­mi­tes in­ne­ce­sa­rios an­te no­ta­rio. Y es un pro­ble­ma cul­tu­ral, por­que la ley no los exi­ge sino que los in­ven­ta nues­tra bu­ro­cra­cia pú­bli­ca, e in­clu­so la pri­va­da. To­do por­que las cer­ti­fi­ca­cio­nes no­ta­ria­les son una su­pues­ta ga­ran­tía de pu­re­za, aun­que no sea siem­pre así: es co­sa de men­cio­nar los ca­sos que ha ha­bi­do a afi­lia­cio­nes a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Tan­tas si­tua­cio­nes se han pro­du­ci­do, que aho­ra no bas­ta la fir­ma en los pa­pe­les, au­to­ri­za­da por el no­ta­rio, sino que se de­be agre­gar la hue­lla di­gi­tal al la­do, que es la ga­ran­tía real, por­que es pes­qui­sa­ble. La pre­gun­ta en­ton­ces es, ¿pa­ra qué el no­ta­rio? Cier­tas re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas –po­cas­cuan­do pi­den una fo­to­co­pia del car­net, quien rea­li­za el trá­mi­te de­be fir­mar­la y po­ner su hue­lla; y el fun­cio­na­rio que la re­ci­be tam­bién la fir­ma y po­ne su tim­bre. So­lu­ción a cos­to ce­ro, ins­tan­tá­nea y en que cual­quier irre­gu­la­ri­dad se pue­de in­ves­ti­gar quién fue. Pe­ro nin­gu­na au­to­ri­dad ha­ce al­go pa­ra ex­ten­der­la a otros ca­sos co­mo nor­ma y de­socu­par las no­ta­rías.

Otro te­ma: los ju­bi­la­dos de las fuer­zas ar­ma­das que si­guen pres­tan­do ser­vi­cios y ga­nan suel­do jun­to a la pen­sión, un do­ble pa­go por par­te del Es­ta­do. So­lu­ción ob­via y que pro­po­ne el go­bierno: alar­gar la ca­rre­ra. Los que co­no­cen del te­ma lo vie­nen di­cien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Re­cién aho­ra se man­da­rá el pro­yec­to de ley, pe­ro se­gu­ra­men­te ahí que­da­rá por­que ya no que­da tiem­po pa­ra apro­bar­lo. Has­ta que una no­ta de pren­sa lo vuel­va a plan­tear en unos años más. Es que es­ta­mos en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.