Pa­blo Or­tú­zar

La Tercera - - PORTADA -

Que­re­mos la edu­ca­ción pri­ma­ria fin­lan­de­sa. La se­cun­da­ria da­ne­sa. La uni­ver­si­ta­ria ale­ma­na. El sis­te­ma de trans­por­tes ja­po­nés. La te­le­vi­sión pú­bli­ca fran­ce­sa. El sis­te­ma de sa­lud in­glés. El sis­te­ma de pen­sio­nes no­rue­go. La in­fra­es­truc­tu­ra de Sin­ga­pur. El sis­te­ma po­lí­ti­co sui­zo. Y la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se. To­do jun­to AHO­RA.

Y to­do, ade­más, con el PIB per cá­pi­ta tur­co, la de­sigual­dad pa­na­me­ña, la pro­duc­ti­vi­dad me­xi­ca­na, la con­cen­tra­ción de mer­ca­dos do­mi­ni­ca­na y un apa­ra­to pú­bli­co con ni­ve­les de trans­pa­ren­cia y efi­cien­cia griegos.

¿Qué ha ocu­rri­do? El de­sa­rro­llo es de­silu­sio­nan­te. Lo que nos pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so de le­jos, una vez que lo al­can­za­mos, re­sul­ta amar­go.

Y es que pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so jus­ta­men­te por­que es­tá le­jos. Mi­llo­nes aplau­die­ron a Pi­no­chet cuan­do pro­me­tió en 1980 que pron­to, si to­do iba bien, “de ca­da sie­te chi­le­nos, uno ten­drá au­to­mó­vil; de ca­da cin­co, uno ten­drá te­le­vi­sor, y de ca­da sie­te, uno dis­pon­drá de te­lé­fono”.

Ac­tual­men­te hay más te­lé­fo­nos y te­le­vi­so­res que ha­bi­tan­tes, y un au­to ca­da cua­tro per­so­nas. Pe­ro ha­ce­mos se­ries de te­le­vi­sión pa­ra re­cor­dar la fe­li­ci­dad sen­ci­lla de las fa­mi­lias que so­ña­ban con esas co­sas.

Es co­mo ha­ber tra­ba­ja­do has­ta el ago­ta­mien­to y ha­ber­se en­deu­da­do por mu­chos años pa­ra en­trar al con­cier­to de nues­tro gru­po mu­si­cal fa­vo­ri­to, pa­ra lue­go dar­nos cuen­ta de que to­do nues­tro sa­cri­fi­cio so­la­men­te nos per­mi­te pa­gar la peor ubi­ca­ción. Le­jos, muy le­jos de lo que pen­sa­mos que se­ría es­tar ahí. Aun­que ahí es­ta­mos.

La ma­si­fi­ca­ción de mi­les de bie­nes y ser­vi­cios que an­tes so­la­men­te po­dían dis­fru­tar mi­no­rías pri­vi­le­gia­das ha ve­ni­do de la mano con una seg­men­ta­ción de la ca­li­dad de la ofer­ta y una ex­pe­rien­cia mu­cho me­nos pla­cen­te­ra de ellos una vez que lo­gra­mos ob­te­ner­los. Y, va­rias ve­ces, exi­gien­do una cuo­ta de es­fuer­zo mu­cho ma­yor de la que esas mi­no­rías ha­cían en su mo­men­to.

Cuan­do la uni­ver­si­dad y las pen­sio­nes eran “gra­tis”, se apro­ve­cha­ban de ellas la cla­se al­ta, la éli­te bu­ro­crá­ti­ca, y un par de per­so­nas más.

Los po­bres no iban a la uni­ver­si­dad y la ma­yo­ría no al­can­za­ba ni la edad de ju­bi­la­ción (que era igual a la es­pe­ran­za de vi­da pro­me­dio en 1970: 60 años). ¡Pe­ro la uni­ver­si­dad era gra­tis y las pen­sio­nes ase­gu­ra­das por ley!

Es­to es frus­tran­te, aun­que la ma­yo­ría es­té me­jor. Ade­más, da­da la com­ple­ji­dad de los nue­vos pro­ble­mas, las so­lu­cio­nes y me­jo­ras po­si­bles son len­tas, com­ple­jas y cos­to­sas. Y los que es­tán fe­li­ces en la pri­me­ra fi­la del con­cier­to, las éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, pa­re­cen ni en­te­rar­se de la ur­gen­cia de dar­le cau­ce y con­duc­ción a es­tos desafíos.

Así, los que lo pa­san bien se en­tre­gan a fan­ta­sías cos­mo­po­li­tas, y los que lo pa­san mal a fan­ta­sías re­dis­tri­bu­ti­vas.

To­das aus­pi­cia­das por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE).

Co­mo el ofi­ci­nis­ta mi­ran­do páginas de via­jes o el en­fer­mo en­tre­ga­do a la ho­meo­pa­tía. Y ca­da uno eli­ge al ho­meó­pa­ta so­cial que le ven­da el hu­mo ne­ce­sa­rio pa­ra no te­ner que mi­rar de fren­te nues­tra reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.