Max Co­lo­dro

La Tercera - - PORTADA -

Fi­nal­men­te, la De­mo­cra­cia Cris­tia­na (DC) se en­fren­ta a las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes: no so­la­men­te su­mar­se al pro­yec­to po­lí­ti­co en­ca­be­za­do por Michelle Ba­che­let sin “leer” si­quie­ra el pro­gra­ma, sino más pro­fun­da­men­te, de­jar­se arras­trar por una ló­gi­ca po­la­ri­zan­te que la lle­vó a de­mo­ni­zar al Chi­le de la Con­cer­ta­ción, pa­ra im­po­ner un pro­gra­ma de re­for­mas tan am­bi­cio­so co­mo in­con­sis­ten­te. In­ge­nua e in­ca­paz de vis­lum­brar los efec­tos que ten­dría su par­ti­ci­pa­ción en es­te de­li­rio re­fun­da­cio­nal lla­ma­do Nue­va Ma­yo­ría, ter­mi­na aho­ra en un gra­do de irre­le­van­cia tal que sus (ex) so­cios pue­den ex­cluir­la del pac­to par­la­men­ta­rio sin pa­gar nin­gún cos­to.

El ri­tual pú­bli­co de es­ta mar­gi­na­ción ha si­do en ver­dad hu­mi­llan­te; un ac­to de des­pre­cio que so­lo se ex­pli­ca por la cer­te­za de la iz­quier­da ofi­cia­lis­ta de que la con­tien­da pre­si­den­cial es­tá en la prác­ti­ca per­di­da, y que la úni­ca ta­bla de sal­va­ción son los siem­pre es­ca­sos cu­pos par­la­men­ta­rios. A es­tas al­tu­ras, con o sin Ca­ro­li­na Goic de aban­de­ra­da, la DC sim­ple­men­te se que­dó sin es­pa­cio po­lí­ti­co en los bo­tes sal­va­vi­das, por lo que ha si­do for­za­da a te­ner que na­dar so­la en bus­ca de una ori­lla. En ri­gor, si en el ac­tual es­ce­na­rio es in­ne­ce­sa­rio cui­dar la re­la­ción con ella, es por­que en­tre las di­ri­gen­cias par­ti­da­rias de Ale­jan­dro Gui­llier exis­te la re­sig­na­da con­vic­ción de que ni sus vo­tos en se­gun­da vuel­ta po­drían al­te­rar lo que hoy pa­re­ce co­mo al­go inevi­ta­ble.

Así, co­mo un al­ma en pe­na a la ho­ra del nau­fra­gio, la DC es­tá sien­do sa­cri­fi­ca­da por una iz­quier­da ple­na­men­te con­cien­te que, de con­fir­mar­se el arri­bo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra al go­bierno, lo na­tu­ral y ló­gi­co se­rá la con­ver­gen­cia con las fuer­zas que hoy com­po­nen el Fren­te Am­plio, un ma­ri­da­je de opo­si­ción ra­di­cal don­de la Fa­lan­ge no tie­ne ca­bi­da. En efec­to, pa­ra esos sec­to­res el even­tual re­torno de la de­re­cha al po­der se­rá un im­por­tan­te in­cen­ti­vo a la po­la­ri­za­ción, con­tex­to don­de la DC vol­ve­ría a ser un las­tre de am­bi­güe­dad y de “ma­ti­ces” co­mo el que, en opi­nión de mu­chos, ter­mi­nó de des­fi­gu­rar y de­bi­li­tar el ac­tual pro­gra­ma de re­for­mas.

Al fi­nal, la can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic fue la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra po­der des­pren­der­se de una alian­za hi­ja del opor­tu­nis­mo y ya his­tó­ri­ca­men­te de­rro­ta­da. In­clu­so más allá del resultado elec­to­ral de di­ciem­bre, en la iz­quier­da de la Nue­va Ma­yo­ría se agi­ta la cer­te­za de que, tar­de o tem­prano, el país de­be­rá afron­tar sus ac­tua­les di­le­mas con po­si­cio­nes cla­ras y ca­te­gó­ri­cas, un es­ce­na­rio don­de la DC es­ta­rá con­de­na­da a muer­te por in­de­fi­ni­ción.

Obli­gar­la por tan­to a com­pe­tir so­la en la pró­xi­ma elec­ción par­la­men­ta­ria es, de al­gún mo­do, “ayu­dar­la” en es­te trán­si­to amar­go ha­cia su es­ca­to­ló­gi­ca nu­li­dad, un rol me­nos que mí­ni­mo en el es­ce­na­rio por el que ella mis­ma apos­tó, cuan­do de­ci­dió acep­tar el pa­pel de sim­ple com­par­sa.

En­fren­ta­da a es­te acia­go des­tino, la De­mo­cra­cia Cris­tia­na no tie­ne hoy de­re­cho de cul­par a na­da ni na­die, sal­vo a su am­bi­cio­sa in­ge­nui­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.