La fa­lan­ge y la de­re­cha

Es­pi­na coor­di­na rol de la ju­ven­tud RN en cam­pa­ña de Pi­ñe­ra

La Tercera - - PORTADA - Por Hu­go He­rre­ra

El jue­ves 27 de ju­lio pa­sa­do, el se­na­dor e in­te­gran­te del co­mi­té eje­cu­ti­vo de Pi­ñe­ra, Al­ber­to Es­pi­na, reali­zó un en­cuen­tro -en su ca­sa- con la ju­ven­tud de RN. Es­to, con mi­ras a coor­di­nar el rol que ten­drá di­cho es­ta­men­to en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de ca­ra a la pri­me­ra vuel­ta. En la ci­ta es­tu­vie­ron pre­sen­tes la pre­si­den­ta de la ju­ven­tud RN, Re­na­ta San­tan­der, quien va de can­di­da­ta a co­re en San Mi­guel, en­tre otros. En la ins­tan­cia, el se­na­dor les en­car­gó in­cen­ti­var la ins­crip­ción de vo­lun­ta­rios pa­ra la cam­pa­ña y ayu­dar en el des­plie­gue te­rri­to­rial.

La re­for­ma agra­ria, la per­pe­tua­ción de la dic­ta­du­ra, las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, la cues­tión eco­nó­mi­ca, di­vi­die­ron las aguas. Par­te de la de­re­cha vio en la re­dis­tri­bu­ción de la pro­pie­dad agrí­co­la un in­ten­to de so­ca­var sus re­duc­tos elec­to­ra­les, y la re­for­ma tu­vo as­pec­tos cues­tio­na­bles. Si los miem­bros na­cio­na­les y DC de la CODE se opu­sie­ron a Allen­de y apo­ya­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te el gol­pe, a po­co an­dar las po­si­cio­nes se se­pa­ra­ron, an­te el áni­mo de Pi­no­chet de no aban­do­nar el po­der y las no­ti­cias preo­cu­pan­tes de abu­sos per­sis­ten­tes e in­jus­ti­fi­ca­bles del ré­gi­men. En fin, si la fa­lan­ge se man­tu­vo moderada, com­bi­nan­do las ideas de re­for­mas so­cia­les y eco­no­mía li­bre, en­ten­dien­do que un mer­ca­do ope­ra­ti­vo re­quie­re un Es­ta­do fuer­te, la de­re­cha ten­dió a ad­he­rir a un dis­cur­so mo­no­cor­de de tin­te eco­no­mi­cis­ta, don­de las cues­tio­nes po­lí­ti­cas y la in­te­gra­ción na­cio­nal o no eran te­ma o se en­ten­día que se re­sol­vían por efec­to del cre­ci­mien­to.

En la his­to­ria lar­ga, en cam­bio, hay hon­das coin­ci­den­cias. Ellas no cons­ti­tu­yen pe­cu­lia­ri­dad chi­le­na. En el país con la DC más fuer­te del pla­ne­ta –Ale­ma­nia–, so­cial­cris­tia­nos y li­be­ra­les for­man usual­men­te jun­tos. Y si lo ha­cen con los so­cial­de­mó­cra­tas, es con una so­cial­de­mo­cra­cia bur­gue­sa, que no re­nun­cia al mer­ca­do, no va más allá del “neo­li­be­ra­lis­mo con ros­tro hu­mano”, no ad­hie­re a pro­pues­tas re­vo­lu­cio­na­rias, ni aun co­mo uto­pía.

En el Chi­le de­ci­mo­nó­ni­co, an­tes aun de Re­rum No­va­rum, hay en el Par­ti­do Con­ser­va­dor una in­quie­tud cre­cien­te por la cues­tión pro­le­ta­ria y una la­bor per­sis­ten­te en man­co­mu­na­les. La en­cí­cli­ca ca­la hon­do en esa de­re­cha. Las le­yes so­cia­les, la re­fle­xión so­bre el asun­to obre­ro, la fun­da­ción y el con­trol de la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción na­cio­nal de tra­ba­ja­do­res (FOCH), fue­ron pro­duc­tos de la ac­ción de con­ser­va­do­res: Ci­fuen­tes, Concha, Cam­bié, Ma­rín. Más tar­de, son uni­ver­si­ta­rios con­ser­va­do­res, agru­pa­dos en la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Es­tu­dian­tes Ca­tó­li­cos, los que da­rán lu­gar a un pen­sa­mien­to y una di­ná­mi­ca que de­can­ta­rán en la Fa­lan­ge Na­cio­nal, ger­men del Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano. Se tra­ta de más de me­dio si­glo de ope­ra­ción con­jun­ta, que per­sis­ti­rá, pe­se a dis­tan­cia­mien­tos re­le­van­tes, en las dé­ca­das si­guien­tes. Ya lo he di­cho: fue la fuer­za con­jun­ta de de­mo­cra­ta­cris­tia­nos y na­cio­na­les la que re­sis­tió los em­ba­tes to­ta­li­ta­rios de la UP.

Esas coin­ci­den­cias so­lo se ex­pli­can so­bre la ba­se de cer­ca­nías ideo­ló­gi­cas. No es idén­ti­ca la cen­tro­de­re­cha más li­be­ral o eco­no­mi­cis­ta, o los re­sa­bios de de­re­cha de Gue­rra Fría que por­ta el ac­tual sec­tor, con la DC. Sin em­bar­go, sí hay po­si­cio­nes con­cor­dan­tes en­tre la fa­lan­ge y gru­pos so­cial­cris­tia­nos y na­cio­na­les al in­te­rior de la cen­tro­de­re­cha. Frei Mon­tal­va con­ti­nuó la obra de Al­ber­to Ed­wards. Wil­helm Röp­ke o Ma­rio Gón­go­ra po­drían ser acer­vo co­mún al cual acu­dir. Tan­to en la DC co­mo en la cen­tro­de­re­cha más re­fle­xi­va se va­lo­ra cre­cien­te­men­te la im­por­tan­cia de la in­te­gra­ción na­cio­nal de los sec­to­res des­pro­te­gi­dos. Se re­pa­ra in­cre­men­ta­da­men­te en que el so­lo mer­ca­do no bas­ta. Pe­ro, con la mis­ma fuer­za, se de­fien­de la re­le­van­cia de la di­vi­sión del po­der so­cial: pri­me­ro, en­tre el Es­ta­do y la so­cie­dad, apun­ta­la­da en un ré­gi­men de eco­no­mía li­bre. Lue­go, al in­te­rior del Es­ta­do y al in­te­rior del mer­ca­do.

Re­mi­tir­se a ese acer­vo co­mún pa­re­ce ser mu­cho más pro­duc­ti­vo, en el Chi­le ac­tual, que com­bi­na­cio­nes con una iz­quier­da que se ale­gra tor­pe­men­te por apo­yos de quie­nes se so­la­za­ban con el Mu­ro en Ber­lín (Je­ria), o con una nue­va iz­quier­da que aban­do­na po­si­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, de­sen­ten­dién­do­se del sig­ni­fi­ca­do fun­da­men­tal de la di­vi­sión del po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.