“Que una co­mu­na se lle­ve to­da la car­ga am­bien­tal es dis­cri­mi­na­to­rio”

La Tercera - - PORTADA -

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos pu­bli­ca ca­da año un ma­pa de con­flic­tos so­cio­am­bien­ta­les que abor­da la si­tua­ción de las de­no­mi­na­das, de acuer­do con sus in­for­mes, co­mo “zo­nas de sa­cri­fi­cio”. Se tra­ta de lo­ca­li­da­des don­de sus po­bla­cio­nes, en ge­ne­ral de me­no­res in­gre­sos, se ven afec­ta­das por la con­ta­mi­na­ción de las in­dus­trias. Bra­nis­lav Ma­re­lic del INDH se­ña­la que en esos sec­to­res se pre­sen­ta “una ex­ce­si­va car­ga am­bien­tal” en com­pa­ra­ción con otros. Es­to pro­vo­ca una dis­cri­mi­na­ción.

¿Por qué las de­no­mi­nan “zo­nas de sa­cri­fi­cio”?

Se desa­rro­lló un ma­pa de con­flic­tos so­cio­am­bien­ta­les pre­sen­tes en to­do el país. Se ha acu­ña­do el tér­mino de “zo­nas de sa­cri­fi­cio”, es de­cir, áreas don­de hay un aban­dono de la co­mu­ni­dad y un au­men­to de las ac­ti­vi­da­des con­ta­mi­nan­tes. Hay zo­nas don­de las per­so­nas lle­van de­nun­cian­do su si­tua­ción ha­ce más de dos dé­ca­das, en­ton­ces se de­be­ría po­ner aten­ción en es­tos ca­sos. Vi­vir en un am­bien­te li­bre de con­ta­mi­na­ción es un de­re­cho hu­mano que se de­be res­pe­tar. Til­til reúne las ca­rac­te­rís­ti­cas de “zo­na de sa­cri­fi­cio” y lo es­ta­mos ob­ser­van­do. En mu­chos lu­ga­res hay una ex­ce­si­va car­ga am­bien­tal en com­pa­ra­ción con otros sec­to­res, lo que ge­ne­ra una si­tua­ción dis­cri­mi­na­to­ria .

¿El ins­ti­tu­to tie­ne al­gu­na atri­bu­ción pa­ra de­te­ner pro­yec­tos de in­ver­sión?

Po­de­mos ejer­cer ac­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les co­mo la apli­ca­ción de un re­cur­so de pro­tec­ción. Sin em­bar­go, en el ca­so de Til­til no hay una de­fi­ni­ción al res­pec­to. Ve­mos que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal es la lla­ma­da a dar so­lu­cio­nes y to­da­vía que­dan ins­tan­cias de dis­cu­sión. Fui­mos a la zo­na a ver su si­tua­ción y po­dría­mos en­viar una mi­sión de ob­ser­va­ción.

¿Qué han re­co­men­da­do pa­ra evi­tar que ha­ya nue­vas lo­ca­li­da­des con es­te pro­ble­ma?

El Ins­ti­tu­to ha plan­tea­do que pa­ra que no se re­pi­tan es­tas si­tua­cio­nes, las au­to­ri­da­des de­be­rían ser más ági­les en la apro­ba­ción de pla­nes de des­con­ta­mi­na­ción y de­cla­rar zo­nas sa­tu­ra­das o la­ten­tes (de emi­sio­nes). Ade­más, hay que dar una ma­yor va­lo­ra­ción de los im­pac­tos en la sa­lud de las per­so­nas y un for­ta­le­ci­mien­to de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Me­dio Am­bien­te. El ob­je­ti­vo es que ha­ya una equi­dad te­rri­to­rial por­que es vul­ne­ra­to­rio de los de­re­chos hu­ma­nos que cier­tos lu­ga­res se lle­ven to­do el im­pac­to de la re­gión.

“Hay lu­ga­res del país don­de las per­so­nas lle­van de­nun­cian­do su si­tua­ción ha­ce más de dos dé­ca­das”.

Bra­nis­lav Ma­re­lic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.