Pe­re­gri­nan­do a la flor de Su­da­mé­ri­ca

La Tercera - - PORTADA -

Tran­qui­li­dad. Esa es la pa­la­bra con la que des­cri­ben el Tem­plo Bahá’í las per­so­nas que lo han vi­si­ta­do. La obra ar­qui­tec­tó­ni­ca, ubi­ca­da en Pe­ña­lo­lén, se ha con­ver­ti­do des­de su inau­gu­ra­ción en oc­tu­bre del año pa­sa­do en uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos por san­tia­gui­nos y tu­ris­tas. Ellos lle­gan has­ta la obra ar­qui­tec­tó­ni­ca con for­ma de flor a contemplar la vis­ta pri­vi­le­gia­da de San­tia­go, dis­fru­tar los jar­di­nes, sen­tar­se al la­do de la gran fuen­te con flo­res de lo­to y apro­ve­char un po­co de cal­ma, en me­dio de la rui­do­sa ca­pi­tal. “Al en­trar al tem­plo, lo pri­me­ro que mi­ras es el cie­lo y vez que las pa­re­des son nue­ve di­vi­sio­nes gi­gan­tes que se unen en la cú­pu­la de­li­ca­da­men­te, for­man­do una es­pe­cie de flor. Esos nue­ve “pé­ta­los” re­pre­sen­tan las re­li­gio­nes que se unen”, así ex­pli­ca Lo­re­to Mo­reno (26). “Más que na­da, me lla­mó la aten­ción el ma­te­rial ex­te­rior de la cú­pu­la, que es­tá he­cho de una es­pe­cie de vi­drio grue­so y már­mol, que le da trans­pa­ren­cia y fuer­za”, agre­ga. “Es un lu­gar pa­cí­fi­co, si­len­cio­so, co­mo si ya no es­tu­vie­ras en San­tia­go”, agre­ga Wil­son Ta­pia, otro vi­si­tan­te.

Am­bos son par­te de las más de 230.000 per­so­nas que han vi­si­ta­do el re­cin­to. “Ha si­do un pe­rio­do lleno de mu­chas sor­pre­sas y de mu­cho apren­di­za­je ace­le­ra­do”, cuen­ta Eduar­do Rio­se­co, di­rec­tor del re­cin­to. “Si bien te­nía­mos la im­pre­sión de que en Chi­le el Tem­plo Bahá’í iba a ser bien re­ci­bi­do, el gra­do de ca­li­dez que he­mos en­con­tra­do en los vi­si­tan­te y el al­to in­te­rés es al­go que ha su­pe­ra­do los cálcu­los y eso nos lle­na de ale­gría y con­fir­ma que los chi­le­nos co­mo pue­blo te­ne­mos una esen­cia y na­tu­ra­le­za muy es­pi­ri­tual”.

La eje­cu­ción del pro­yec­to se pu­so en mar­cha el 2001, a tra­vés de un con­cur­so in­ter­na­cio­nal pa­ra ele­gir su di­se­ño. La ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos ga­na­do­ra fue la ca­na­dien­se Ha­ri­ri Pon­ta­ri­ni Ar­chi­tects. “El con­cep­to que desa­rro­lla­ron nos lla­mó mu­cho la aten­ción por­que era so­bre el tra­ta­mien­to de la luz. La pre­gun­ta que plan­tea­ba era: ‘si la luz fue­ra un ma­te­rial fí­si­co, ¿có­mo se­ría un edi­fi­cio he- cho de ese ma­te­rial, he­cho de luz?’”, re­cuer­da Rio­se­co. El di­se­ño ga­nó el pre­mio In­no­va­tion in Ar­chi­tec­tu­re 2017, en­tre­ga­do por la Ro­yal Ar­chi­tec­tu­ral Ins­ti­tu­te of Ca­na­da.

¿Quié­nes son los Bahá’í?

La fe bahá’í es una re­li­gión que se ori­gi­nó a me­dia­dos del si­glo XIX en Per­sia. Su fun­da­dor, Bahá’u’lláh, plan­tea co­mo eje cen­tral de sus en­se­ñan­zas la uni­dad y el que to­das las re­li­gio­nes tie­nen un mis­mo ori­gen. “No co­rres­pon­de­ría ha­blar de dis­tin­tas re­li­gio­nes, sino que es so­lo una, que ha ido pa­san­do por dis­tin­tas eta­pas y ha re­ci­bi­do dis­tin­tos nom­bres, pe­ro de­trás de eso hay una con­ti­nui­dad, un mis­mo pro­ce­so”, cuen­ta Rio­se­co. Des­de ahí , se­ña­la, es que sur­ge la idea de un tem­plo abier­to a to­das las per­so­nas, in­de­pen­dien­te de sus creen­cias o di­fe­ren­cias.

La re­li­gión lle­gó a Su­da­mé­ri­ca a prin­ci­pios de los años 20. “En los años 50 se de­fi­nió que el pri­mer tem­plo de Su­da­mé­ri­ca se cons­trui­ría en San­tia­go, pe­ro tu­vo que pa­sar bas­tan­te tiem­po pa­ra que se em­pe­za­ra a eje­cu­tar”, cuen­ta el di­rec­tor del tem­plo . To­do el fi­nan­cia­mien­to fue a tra­vés de apor­tes de miem­bros de la co­mu­ni­dad bahá’í , que en Chi­le son al­re­de­dor de seis mil per­so­nas. Pe­se a que Rio­se­co ex­pli­ca que su ob­je­ti­vo no es con­ver­tir a las per­so­nas a la re­li­gión, sí hay quie­nes han que­ri­do in­cor­po­rar­se.

Si bien el lu­gar bus­ca ser un es­pa­cio re­li­gio­so, mu­chos de los vi­si­tan­tes van con otro ob­je­ti­vo en men­te. “Cuan­do fui, la ma­yo­ría de la gen­te so­lo se sa­ca­ba fo­tos. Co­mo aden­tro del tem­plo es­tá prohi­bi­do to­mar imá­ge­nes, en­tra­ban, mi­ra­ban un po­co y sa­lían rá­pi­do”, cuen­ta Lo­re­to. El di­rec­tor del tem­plo ex­pli­ca que la po­pu­la­ri­dad que tie­ne el lu­gar en re­des so­cia­les es al­go a lo que le es­tán po­nien­do aten­ción. “Hay gen­te que lle­ga con un in­te­rés tu­rís­ti­co y no nos mo­les­ta en ab­so­lu­to, pe­ro es­ta­mos in­ten­tan­do cui­dar que es­to no nos ha­ga ol­vi­dar el pro­pó­si­to real del tem­plo, que es otor­gar un es­pa­cio de re­fle­xión y ora­ción abier­to a to­dos”.

Pe­se a que por el mo­men­to es la úni­ca ca­sa de ado­ra­ción bahá’í de Su­da­mé­ri­ca, pron­to per­de­rá ese tí­tu­lo con la cons­truc­ción de un nue­vo re­cin­to en Co­lom­bia.b

Cien­tos de per­so­nas lle­ga­ron el vier­nes al re­cin­to ubi­ca­do en la co­mu­na de Pe­ña­lo­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.