Del mar a la gue­rri­lla

Hu­me­dad, bi­chos ve­ne­no­sos y fút­bol. Un ca­pi­tán de la Ar­ma­da aca­ba de re­gre­sar de la Mi­sión ONU con las FARC.

La Tercera - - PORTADA - Por Ser­gio Ro­drí­guez

Qué tan ra­ro es un ma­rino en la sel­va? No de­ma­sia­do, si se tra­ta de un in­fan­te de ma­ri­na. “Sol­da­dos del mar”, los lla­man en la Ar­ma­da. Pe­ro tam­bién con ex­pe­rien­cia de ríos y la­gos. “Pa­ra mí fue al­go in­ten­so, de mu­cho com­pro­mi­so, de un apren­di­za­je tre­men­do”, cuen­ta el ca­pi­tán de fra­ga­ta Jorge Ro­drí­guez Al­fa­ro (43), quien es­tu­vo un año, en­tre ju­lio de 2016 y el pa­sa­do 17 del mis­mo mes, en Co­lom­bia, co­mo par­te del cuer­po de la Mi­sión Es­pe­cial de la ONU pa­ra el acom­pa­ña­mien­to del desar­me de las FARC-EP. Y tras esa ta­rea, aca­ba de lle­gar.

“Ver a un gue­rri­lle­ro de­jar su ar­ma, que pa­ra ellos ha si­do su vi­da, con mu­chas emo­cio­nes de por me­dio, for­ma par­te de los sig­ni­fi­ca­dos que fui­mos co­no­cien­do”, cuen­ta.

Al ini­cio de la mi­sión, y por seis me­ses, Ro­drí­guez se desem­pe­ñó co­mo ofi­cial de ope­ra­cio­nes de la Se­de Re­gio­nal de Po­pa­yán, de­par­ta­men­to del Cau­ca, al sur de Co­lom­bia. Una zo­na sel­vá­ti­ca, com­ple­ja y muy aso­cia­da a la co­ca. “Allí fui res­pon­sa­ble de la pla­ni­fi­ca­ción y con­trol de to­das las ac­ti­vi­da­des, en­tre las que des­ta­can el acom­pa­ña­mien­to de las FARC-EP des­de los campamentos don­de rea­li­za­ron sus ac­ti­vi­da­des ope­ra­ti­vas du­ran­te más de 53 años, ha­cia los pun­tos de con­cen­tra­ción”.

Es­tos úl­ti­mos se lla­man Zo­nas Ve­re­da­les Tran­si­to­rias de Nor­ma­li­za­ción. Un en­cuen­tro de dos mun­dos, par­te de un conflicto cu­yos muer­tos se es­ti­man en 260 mil.

Son sec­to­res que fue­ron di­se­ña­dos pa­ra efec­tuar la en­tre­ga de ar­mas y la des­mo­vi­li­za­ción. “El en­torno es muy di­fe­ren­te del chi­leno; hay ara­ñas muy gran­des, ex­tra­ñas; ser­pien­tes ve­ne­no­sas, mu­cha hu­me­dad du­ran­te el día y otros gru­pos com­ple­jos ac­tuan­do en las in­me­dia­cio­nes”, re­cuer­da.

En una se­gun­da eta­pa, el ofi­cial fue de­sig­na­do co­mo je­fe de la se­de “El Ce­ral”, de­par­ta­men­to del Cau­ca, por los si­guien­tes seis me­ses. “Allí li­de­ré a un equi­po de 15 ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, orien­ta­dos a ve­ri­fi­car el ce­se del fue­go y efec­tuar ca­pa­ci­ta­ción a la po­bla­ción ci­vil res­pec­to del acuer­do de paz”, di­ce Ro­drí­guez, uno de los cua­tro ma­ri­nos chi­le­nos en la zo­na.

De co­mi­das, mu­cha are­pa y fri­tu­ra. Tam­bién har­ta fru­ta. So­bre pa­sa­tiem­pos, le­jos, pe­ro le­jos, el fút­bol. “Los gue­rri­lle­ros que co­no­ci­mos son per­so­nas muy hu­mil­des, ca­lla­das, con un la­zo muy fuer­te en­tre ellos. Y cla­ro, to­dos co­no­cían per­fec­ta­men­te a Ale­xis y Ar­tu­ro Vidal. Son ex­tre­ma­da­men­te fa­ná­ti­cos del fút­bol. Ven to­dos los par­ti­dos y ha­cían pi­chan­gas en el cam­po”.

Agre­ga que, “en ge­ne­ral, la po­bla­ción cam­pe­si­na del sec­tor don­de me to­có es­tar des­ple­ga­do se man­tie­ne ex­pec­tan­te al pro­ce­so, no so­lo con las FARC sino que con to­dos los gru­pos gue­rri­lle­ros, pa­ra que lle­gue a su fin, por­que ha de­ja­do mi­les de víc­ti­mas”.

A prin­ci­pios de ju­lio, la Mi­sión ONU con­fir­mó que la gue­rri­lla en­tre­gó 7.132 ar­mas. “Las que a mí me to­có re­ci­bir eran fun­da­men­tal­men­te fu­si­les de gue­rra, pis­to­las, lan­za­cohe­tes y gra­na­das, mu­chas de fa­bri­ca­ción pro­pia”, di­ce el in­fan­te de ma­ri­na.b

Miem­bros de las FARC que en­tre­ga­ron ar­mas con Jorge Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.