El bas­tión cha­vis­ta de Ca­tia se mues­tra di­vi­di­do an­te las elec­cio­nes de hoy

No to­dos los ha­bi­tan­tes de es­ta zo­na, his­tó­ri­ca­men­te ofi­cia­lis­ta y don­de Chá­vez si­gue te­nien­do ad­mi­ra­do­res, apo­ya­rán la ini­cia­ti­va de Ma­du­ro.

La Tercera - - PORTADA -

Los ojos del fa­lle­ci­do man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez (1999-2013) si­guen a los ha­bi­tan­tes de Ca­tia, al oes­te de Ca­ra­cas, por to­das partes. La mi­ra­da del co­man­dan­te es­tá en la en­tra­da de la es­ta­ción de me­tro Pla­za Su­cre, que da ha­cia el nú­cleo co­mer­cial de la zo­na, en algunas es­ca­le­ras, quios­cos y ca­mi­se­tas.

El em­ble­má­ti­co lí­der revolucionario in­clu­so pue­de ver­se en un mu­ral de más de cua­tro me­tros de al­tu­ra don­de lo acom­pa­ña Sal­va­dor Allen­de con la con­sig­na “ser jo­ven y no ser revolucionario es una con­tra­dic­ción bio­ló­gi­ca”. Los mu­ra­les son si­mi­la­res a las que se pue­den ver en el sec­tor co­lin­dan­te, el 23 de Enero, don­de es­tá la tum­ba de Hu­go Chá­vez.

Ca­tia, uno de los tan­tos ba­rrios hu­mil­des de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na, siem­pre ha si­do uno de los gran­des bas­tio­nes del cha­vis­mo. Es aquí don­de el Pre­si­den­te del país, Ni­co­lás Ma­du­ro, vo­ta­rá hoy en la elec­ción de don­de sal­drán los dipu­tados pa­ra su más re­cien­te y con­tro­ver­sial pro­pues­ta: el es­ta­ble­ci­mien­to de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Pe­ro la pre­sen­cia om­ni­pre­sen­te de su men­tor, no ha lo­gra­do ayu­dar­lo del to­do en es­tos co­mi­cios.

La ac­ti­vi­dad en es­ta zo­na si­gue sien­do opues­ta al es­te de la ciu­dad, don­de al­gu­nos ba­rrios co­mo Al­ta­mi­ra, han ce­sa­do sus ac­ti­vi­da­des y apo­ya­do los lla­ma­dos “tran­ca­zos” con­vo­ca­dos por la opo­si­ción, co­mo par­te de su es­tra­te­gia pa­ra oponerse al pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que bus­ca re­for­mar la Car­ta Mag­na del país.

Por el con­tra­rio, en Ca­tia la vi­da si­gue con nor­ma­li­dad. El rit­mo fre­né­ti­co no se de­tu­vo ni si­quie­ra en los dos días de huelga ge­ne­ral –el miér­co­les y jue­ves de es­ta se­ma­na- que pa­ra­li­zó partes del país. Pe­ro la zo­na sí ha da­do cier­tos sig­nos, en los úl­ti­mos me­ses, de es­tar aflo­jan­do su fi­de­li­dad ha­cia el go­bierno que en­ca­be­za Ma­du­ro.

No to­dos sus co­mer­cios abrie­ron sus puer­tas du­ran­te el pa­ro, al­go que du­ran­te la Pre­si­den­cia de Chá­vez hu­bie­ra si­do ca­si im­pen­sa­do. Al­gu­nos ven­de­do­res de ci­ga­rri­llos suel­tos se que­da­ron en sus ca­sas y no se es­cu­chó el grito in­ce­san­te del co­mer­cian­te que ven­de cin­co pal­tas por 2.000 bo­lí­va­res (me­nos de US$ 1 en el cam­bio ofi­cial). Mu­chos de los re­si­den­tes de Ca­tia tam­po­co par­ti­ci­pa­rán en la elec­ción de los dipu­tados que re­es­cri­bi­rán la Cons­ti­tu­ción. Otros, es­tán in­de­ci­sos de apo­yar la con­vo­ca­to­ria de Ma­du­ro.

“No sé, no sé, es­toy in­de­ci­sa”, ase­gu­ra Mary cuan­do se le pre­gun­ta si va a ir o no a vo­tar en los co­mi­cios de hoy. “Fui cha­vis­ta. Pe­ro a mi es­tos no me han da­do na­da”, ase­gu­ra en re­fe­ren­cia al ac­tual go­bierno. La mu­jer de 53 años, que se re­fu­gia del sol en una pe­que­ña pla­za del bu­le­var de Ca­tia, don­de se pue­den en­con­trar los prin­ci­pa­les co­mer­cios, ase­gu­ra que su fa­mi­lia y ami­gos es­tán di­vi­di­dos fren­te al te­ma. No es la úni­ca que tie­ne du­das. “Hay gen­te que di­ce que sí, hay otros que di­cen que no irán a vo­tar. Yo no creo, no lo sé”, di­ce.

Otra gran se­ñal se dio cuan­do la opo­si­ción, aglu­ti­na­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, reali­zó su ple­bis­ci­to –sim­bó­li­co y sin el vis­to bueno del en­te elec­tor de ese país- pa­ra re­cha­zar la con­vo­ca­to­ria ofi­cia­lis­ta, el 16 de ju­lio. Se­gún al­gu­nos me­dios lo­ca­les, cien­tos de per­so­nas hi­cie­ron fi­lo ba­jo un fuer­te sol pa­ra vo­tar. “Ca­tia, pre­sen­te, no quie­re Cons­ti­tu­yen­te”, gri­ta­ron ese día al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes. La par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta pú­bli­ca de la opo­si­ción in­clu­so pro­vo­có en­fren­ta­mien­tos en­tre sus re­si­den­tes. Ese do­min­go, una mu­jer mu­rió lue­go de que un co­lec­ti­vo cha­vis­ta (los gru­pos ar­ma­dos lea­les al go­bierno) abrie­ra fue­go en un punto de vo­ta­ción.

“Si Chá­vez es­tu­vie­ra vi­vo yo sí vo­ta­ría por la Cons­ti­tu­yen­te”, di­ce en cam­bio Gui­ller­mo, de 45 años a es­te dia­rio. “No hay ha­ri­na-pan, que es lo que se usa pa­ra ha­cer are­pas”, di­ce y se­ña­la el ban­co don­de sus dos hi­jas, de me­nos de ocho años, es­tán sen­ta­das co­mien­do em­pa­na­das de po­llo. “Tu­ve que gas­tar 20.000 bo­lí­va­res pa­ra dar­le desa­yuno a mis ni­ñas”, sos­tie­ne y acla­ra que tam­po­co con­fía en la opo­si­ción ni en nin­guno de sus lí­de­res. Nin­guno de ellos los re­pre­sen­ta, ex­pli­ca. “Siem­pre va a ha­ber gen­te ri­ca y po­bre, pe­ro al me­nos él (Chá­vez) in­ten­ta­ba ni­ve­lar eso. Es­te ca­ra­jo (Ma­du­ro) la es­tá ca­gan­do”, di­ce.

Tan cha­vis­ta co­mo Ca­tia es el ba­rrio co­lin­dan­te 23 de Enero, tam­bién pla­ga­do de mu­ra­les po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.