Los úl­ti­mos días en el ojo pú­bli­co del prín­ci­pe Fe­li­pe

El es­po­so de la Rei­na Isa­bel II asis­ti­rá a su úl­ti­mo com­pro­mi­so ofi­cial el miér­co­les 2 de agos­to, en un ac­to en el Pa­la­cio de Buc­king­ham. El du­que de Edim­bur­go anun­ció su re­ti­ro en ma­yo pa­sa­do, en me­dio de las es­pe­cu­la­cio­nes por su es­ta­do de sa­lud.

La Tercera - - PORTADA - Por Cris­ti­na Ci­fuen­tes

El du­que de Edim­bur­go, es­po­so de la Rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra, asis­ti­rá el 2 de agos­to a su úl­ti­mo com­pro­mi­so ofi­cial. Se tra­ta de un des­fi­le be­né­fi­co en el Pa­la­cio de Buc­king­ham, con lo que ce­rra­rá 64 años de ser­vi­cio pú­bli­co. Se­gún un vo­ce­ro de la Ca­sa Real, con ese des­fi­le “con­clui­rá el pro­gra­ma in­di­vi­dual de su Al­te­za Real, aun­que po­dría es­co­ger acu­dir a al­gu­nos even­tos, jun­to la rei­na, de vez en cuan­do”.

El prín­ci­pe, de 96 años, hi­zo el anun­cio de que se re­ti­ra­ría de la vi­da pú­bli­ca lue­go de una reunión se­cre­ta de emer­gen­cia en el Pa­la­cio de Buc­king­ham en ma­yo. Se­gún el Daily Mail, él te­mía lucir ex­tre­má­da­men­te frá­gil en pú­bli­co y ad­mi­tió a sus ami­gos cer­ca­nos, en su clá­si­co es­ti­lo di­rec­to: “Ya pa­sé mi fe­cha de ex­pi­ra­ción”.

En ese sen­ti­do, en los úl­ti­mos años ha te­ni­do pro­ble­mas de sa­lud y ha si­do in­gre­sa­do al hos­pi­tal en va­rias oca­sio­nes pa­ra una ci­ru­gía ab­do­mi­nal, una in­fec­ción a la ve­sí­cu­la y un blo­queo en una ar­te­ria co­ro­na­ria.

El pe­rió­di­co aña­de que el pró­xi­mo mes el prín­ci­pe y la Rei­na via­ja­rán a Es­co­cia pa­ra sus va­ca­cio­nes de ve­rano en la re­si­den­cia de Bal­mo­ral.

Pe­se al anun­cio, el prín­ci­pe Fe­li­pe es pa­drino, pre­si­den­te o miem­bro de más de 780 or­ga­ni­za­cio­nes, con las cua­les “se­gui­rá es­tan­do aso­cia­do”, aun­que no desem­pe­ña­rá “un pa­pel ac­ti­vo”, se­gún in­di­có en­ton­ces el pa­la­cio cuan­do co­mu­ni­có los pla­nes de re­ti­ra­da. Su in­tere­ses in­clu­yen el cien­tí­fi­co, in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, me­dioam­bien­te y de­por­te.

Se­gún el dia­rio bri­tá­ni­co The Te­le­graph, al re­ti­rar­se de los com­pro­mi­sos ofi­cia­les “el du­que de­ja­rá atrás un le­ga­do ex­tra­or­di­na­rio de lo que ha vis­to lle­var a ca­bo 22.200 com­pro­mi­sos en los que ha es­ta­do so­lo y ha ofre­ci­do 5.490 dis­cur­sos”. Só­lo el año pa­sad acu­dió a 110 ac­tos ofi­cia­les.

El pe­rió­di­co re­cuer­da que su re­ti­ro tam­bién im­pli­ca el fin de un lar­go víncu­lo con los Ro­yal Ma­ri­nes, al­go que co­men­zó el 2 de ju­nio de 1953, cuan­do fue nom­bra­do ca­pi­tán ge­ne­ral por su sue­gro, el Rey Jorge VI. Así, el rol de ca­pi­tán ge­ne­ral pa­sa­rá al prín­ci­pe Harry, “que se­gui­rá los pa­sos de su abue­lo co­mo el se­gun­do lí­der de es­te cuer­po que no es un mo­nar­ca en ejer­ci­cio al mo­men­to de su de­sig­na­ción”.

Fe­li­pe de Mount­bat­ten, du­que de Edim­bur­go, conde de Me­rio­neth y ba­rón de Green­wich es el con­sor­te más lon­ge­vo en la his­to­ria de la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca. Asis­tió a la co­ro­na­ción de su es­po­sa en 1953 y vi­vió los di­vor­cios de sus hi­jos en el “an­nus ho­rri­bi­lis” de 1992 y la muer­te en 1997 de Dia­na de Ga­les -ex es­po­sa de su pri­mo­gé­ni­to y he­re­de­ro del trono, Car­los.

Na­ció en 1921, en la is­la grie­ga de Cor­fú. Es­tá em­pa­ren­ta­do con va­rias ca­sas reales eu­ro­peas, en­tre ellas la da­ne­sa, la grie­ga, la no­rue­ga, los Ro­ma­nov de Ru­sia y los pro­pios Wind­sor de In­gla­te­rra, pues es pri­mo le­jano de su es­po­sa, a la que co­no­ció con 18 años.

Cuan­do am­bos se ca­sa­ron, Fe­li­pe cam­bió de na­cio­na­li­dad, de re­li­gión y de ape­lli­do (adop­tó el ma­terno de Mount­bat­ten), al tiem­po que re­nun­ció a sus de­re­chos de su­ce­sión en Di­na­mar­ca y Gre­cia. “Mi pri­mer, se­gun­do y úl­ti­mo em­pleo es no aban­do­nar nun­ca a la rei­na”, afir­mó el prín­ci­pe ha­ce años, mien­tras que la mo­nar­ca de­cla­ró en 2011 que su es­po­so era su “ro­ca”, su “fuer­za” y su “sos­tén”.

Pe­se a co­no­cer al re­vés y al de­re­cho el pro­to­co­lo, se hi­zo co­no­ci­do por sus co­men­ta­rios po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos, co­mo cuan­do le di­jo a un ni­ño, que le ha­bía con­fe­sa­do que que­ría ser as­tro­nau­ta, que des­car­ta­ra esa op­ción. “Nun­ca po­drás vo­lar, es­tás de­ma­sia­do gor­do”, le di­jo.b

La Rei­na Isa­bel II y el prín­ci­pe Fe­li­pe en una fies­ta en Buc­king­ham, en ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.