Bra­sil an­te el dé­jà vu de la sa­li­da for­za­da de su Pre­si­den­te

De no me­diar una pos­ter­ga­ción, la Cá­ma­ra de Dipu­tados vo­ta­rá el miér­co­les la de­nun­cia pre­sen­ta­da por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral con­tra Mi­chel Te­mer por el de­li­to de co­rrup­ción pa­si­va y que po­dría ter­mi­nar con su sus­pen­sión del car­go. Vuel­ve a la me­mo­ria de los b

La Tercera - - PORTADA - Por Fer­nan­do Fuern­tes

El 31 de agos­to de 2016, ho­ras des­pués que el Se­na­do vo­ta­rá la des­ti­tu­ción de la Pre­si­den­ta bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff, Mi­chel Te­mer pro­me­tía que “lo que quie­ro es de­jar la eco­no­mía me­jor, el Es­ta­do pa­ci­fi­ca­do, sin la di­vi­sión que en­con­tré”. Rous­seff ha­bía si­do sa­ca­da de la Je­fa­tu­ra de Es­ta­do acu­sa­da de ma­qui­llar las cuen­tas fis­ca­les. “No hay una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal”, in­sis­tía el has­ta en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te, sa­lien­do al pa­so de los cues­tio­na­mien­tos por el pro­ce­so que ter­mi­nó con su ins­ta­la­ción en el Pa­la­cio de Pla­nal­to.

Un año des­pués, la sen­sa­ción en Bra­sil es de un dé­jà vu. Te­mer es­tá con­tra las cuer­das por una cri­sis de cir­cuns­tan­cias cier­ta­men­te di­fe­ren­tes a las de Rous­seff, pe­ro igual­men­te tru­cu­len­tas y que po­drían ter­mi­nar con la caí­da de un nue­vo Pre­si­den­te en ese país.

El 26 de ju­nio, Te­mer fue de­nun­cia­do por pre­sun­ta co­rrup­ción pa­si­va y se con­vir­tió en el pri­mer man­da­ta­rio en la his­to­ria del país en ser acu­sa­do por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, en pleno ejer­ci­cio del po­der, por un de­li­to pe­nal, en me­dio de una cri­sis po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal que pa­re­ce no te­ner lí­mi­tes.

Pa­ra que la de­nun­cia sea ava­la­da es ne­ce­sa­rio el vo­to de dos ter­cios de los 513 dipu­tados, es de­cir, 342 par­la­men­ta­rios. Por lo tan­to, Te­mer ne­ce­si­ta 171 vo­tos pa­ra im­pe­dir­la. En ca­so de que los le­gis­la­do­res la au­to­ri­cen, la Cor­te Su­pre­ma ana­li­za­ría el te­ma en su pleno y, de se­cun­dar la de­ci­sión de la Cá­ma­ra Ba­ja, Te­mer se­ría sus­pen­di­do de sus fun­cio­nes du­ran­te 180 días.

De no me­diar una pos­ter­ga­ción de úl­ti­ma ho­ra, la vo­ta­ción de la de­nun­cia en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­be­ría rea­li­zar­se el pró­xi­mo miér­co­les. “Es­pe­ro que el día 2 por la no­che po­da­mos te­ner ese te­ma ce­rra­do”, di­jo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Ro­dri­go Maia, el mis­mo al que cons­ti­tu­cio­nal­men­te le to­ca­ría asu­mir de for­ma in­te­ri­na la je­fa­tu­ra de Es­ta­do si Te­mer es sus­pen­di­do.

Aun­que a co­mien­zos de ju­lio, en una en­tre­vis­ta a Rá­dio Band­news, Te­mer ase­gu­ró te­ner “ca­si ab­so­lu­ta cer­te­za de que ten­dre­mos éxi­to en la Cá­ma­ra de Dipu­tados”, el go­ber­nan­te no ha de­ja­do na­da al azar con tal de evi­tar una vo­ta­ción ad­ver­sa la pró­xi­ma se­ma­na. Se­gún in­for­mó el dia­rio O Glo­bo, el man­da­ta­rio ha adop­ta­do la es­tra­te­gia de con­tac­tar por te­lé­fono a cer­ca de 80 dipu­tados in­de­ci­sos pa­ra con­ven­cer­los de vo­tar a fa­vor del go­bierno. Te­mer di­jo a sus cer­ca­nos que ya ha­bía con­se­gui­do re­ver­tir “unos 20 vo­tos” con sus lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, afir­mó el vi­ce­lí­der del go­bierno en la Cá­ma­ra, el dipu­tado Be­to Man­sur.

“Te­mer usó has­ta aho­ra mi­les de mi­llo­nes de reales pa­ra com­prar el apo­yo de los dipu­tados, con aten­ción a en­mien­das par­la­men­ta­rias, asig­na­ción de re­cur­sos a los go­ber­na­do­res, al­cal­des, etc. Se tra­ta de la vie­ja téc­ni­ca del Pmdb (el par­ti­do de Te­mer), muy usa­da en el go­bierno de Jo­sé Sar­ney: ‘es dan­do (fon­dos y car­gos) que se re­ci­be’”, co­men­tó a Ro­ber­to Ro­mano, pro­fe­sor de Eti­ca y Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Cam­pi­nas.

Te­mer con­ta­ría con 188 vo­tos a fa­vor y 95 en con­tra, de acuer­do con el son­deo pu­bli­ca­do el vier­nes por Fol­ha de Sao Pau­lo. En tan­to, O Glo­bo es­ti­ma en 196 los dipu­tados que se pro­nun­cia­rían con­tra la de­nun­cia, mien­tras que 112 la apo­ya­rían. La opo­si­ción ad­mi­te que

La Ter­ce­ra

no tie­ne to­dos los vo­tos ne­ce­sa­rios, pe­ro afir­ma que Te­mer tam­po­co tie­ne la mis­ma fuer­za po­lí­ti­ca del ini­cio de su man­da­to.

Una de­bi­li­dad que tam­bién se re­fle­ja en las en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca. El úl­ti­mo son­deo de CNI/Ibo­pe mos­tró que la po­pu­la­ri­dad del pee­me­de­bis­ta ca­yó a su ni­vel más ba­jo: 5%. Se­gún la en­cues­ta­do­ra, el ni­vel de per­so­nas que con­si­de­ran su go­bierno co­mo “óp­ti­mo o bueno” es el peor des­de el fi­nal del man­da­to de Jo­sé Sar­ney, en ju­lio de 1989, que fue de 7%. “En tér­mi­nos de ‘ma­lo o pé­si­mo’, es­tá igual a la eva­lua­ción de Dil­ma pró­xi­ma al im­peach­ment, 70%”, se­ña­ló CNI.

“En una si­tua­ción me­nos trau­má­ti­ca, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y so­cia­les, el Pre­si­den­te ya es­ta­ría fue­ra del Pa­la­cio. Pe­ro to­das las fuer­zas em­pre­sa­ria­les, al igual que las sin­di­ca­les, es­tán in­se­gu­ras en cuan­to al pa­so del go­bierno a Ro­dri­go Maia, per­so­na que no tie­ne cua­li­da­des mí­ni­mas pa­ra ser je­fe de Es­ta­do”, ex­pli­có Ro­mano, quien agre­gó: “Cier­to día yo di­je que so­lo un mi­la­gro man­ten­dría a Te­mer en el go­bierno. ¿Has­ta cuán­do? To­do es im­pre­vi­si­ble”, con­clu­yó.

El Pre­si­den­te Mi­chel Te­mer du­ran­te una ce­re­mo­nia en el Pa­la­cio de Pla­nal­to, en Brasilia, el mar­tes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.