Ma­cron mo­les­ta a sus so­cios eu­ro­peos con ini­cia­ti­vas sor­pre­si­vas

La Tercera - - PORTADA -

El Pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, sor­pren­dió es­ta se­ma­na a sus so­cios eu­ro­peos, al des­vin­cu­lar­se has­ta en dos oca­sio­nes de su com­pro­mi­so eu­ro­peís­ta, en un in­ten­to por re­cu­pe­rar el con­trol tras pro­ble­mas in­ter­nos.

El jue­ves, en tan so­lo unas ho­ras, el Pre­si­den­te fran­cés, ele­gi­do por su com­pro­mi­so eu­ro­peís­ta, pa­re­ció has­ta en dos oca­sio­nes no cum­plir sus pro­me­sas de cam­pa­ña y de ini­cio de man­da­to. Pri­me­ro, anun­ció su in­ten­ción de crear cen­tros “hots­pots” en Li­bia pa­ra re­gis­trar en ese país a los as­pi­ran­tes a mi­grar a Eu­ro­pa, con o sin los de­más so­cios eu­ro­peos. Eso ocu­rrió dos días des­pués de re­unir a dos ri­va­les de la cri­sis li­bia en Pa­rís.

“Sa­bía­mos que (el ex pre­si­den­te) Ni­co­las Sar­kozy era ca­paz de ha­cer un anun­cio co­mo es­te, sin el acuer­do de los so­cios eu­ro­peos. Pe­ro no Ma­cron, el eu­ro­peo de­cla­ra­do”, arre­me­tía el vier­nes el dia­rio eco­nó­mi­co ale­mán Han­dels­blatt.

Des­pués, el mis­mo día, el go­bierno fran­cés na­cio­na­li­zó de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal los as­ti­lle­ros de STF France, de los que el gru­po ita­liano Fin­can­tie­ri iba a to­mar el con­trol tras un acuer­do al­can­za­do du­ran­te la pre­si­den­cia de François Ho­llan­de. En Ro­ma, la crí­ti­ca de “na­cio­na­lis­mo” y “pro­tec­cio­nis­mo” del nue­vo je­fe del Es­ta­do fran­cés no se hi­zo es­pe­rar.

So­bre los “hots­pots”, Em­ma­nuel Ma­cron co­me­tió una “gra­ve ofensa di­plo­má­ti­ca” al ig­no­rar a los ita­lia­nos ex po­ten­cia co­lo­nial de Li­bia-, quie­nes se en­cuen­tran en la pri­me­ra lí­nea en el Me­di­te­rrá­neo fren­te a la lle­ga­da de in­mi­gran­tes, afir­mó el pe­rió­di­co La Stam­pa.

Se­gún el Han­dels­blatt, es­ta ac­tua­ción in­de­pen­dien­te “arro­ja una nue­va luz so­bre el com­pro­mi­so” eu­ro­peo del je­fe del Es­ta­do fran­cés, quien hi­zo del for­ta­le­ci­mien­to de la Unión Eu­ro­pea su prio­ri­dad.

Un ex con­se­je­ro del eje­cu­ti­vo fran­cés sos­tu­vo que Ma­cron es­tá sin du­da ape­ga­do al ideal eu­ro­peo, pe­ro lo es­tá aún más a la de­fen­sa de los in­tere­ses na­cio­na­les. “So­bre las cues­tio­nes eu­ro­peas e in­ter­na­cio­na­les, se in­cli­na más por la so­be­ra­nía que por Eu­ro­pa y el he­cho de en­ten­der­se bien con An­ge­la Mer­kel no cam­bia las co­sas”, sub­ra­yó. “El ge­ne­ral de Gau­lle se en­ten­día muy bien con Kon­rad Ade­nauer y sin em­bar­go era muy na­cio­na­lis­ta”, in­sis­tió.

En Ber­lín, es­te hi­per­ac­ti­vis­mo co­rre el ries­go de ser mal per­ci­bi­do. “La can­ci­ller pa­re­ce un po­co frus­tra­da por es­te pre­si­den­te que ha­ce ma­la­ba­ris­mos”, des­ta­có Ste­fa­ni Weiss, ex­per­ta en cues­tio­nes eu­ro­peas de la Fun­da­ción Ber­tels­mann.

El Pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, en­tra al Pa­la­cio del Elí­seo, en Pa­rís, el vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.