Un re­ga­lo caí­do del cie­lo

La U su­peró por la cuen­ta mí­ni­ma a Cu­ri­có gra­cias a un du­do­so pe­nal so­bre la ho­ra que san­cio­nó Gam­boa. Da­vid Pi­za­rro de­cre­tó el 0-1 pa­ra el cam­peón, que si­gue en ro­da­je, bus­can­do un me­jor fun­cio­na­mien­to.

La Tercera - - PORTADA -

CU­RI­CÓ UNI­DO U. DE CHI­LE 0 1 De aquel equi­po que ob­tu­vo el tí­tu­lo de ma­ne­ra dra­má­ti­ca y con bue­nos pa­sa­jes de jue­go en el tor­neo pa­sa­do, a és­te que aso­mó en Cu­ri­có hay un abis­mo. Aun­que los co­lo­res sean los mis­mos y ni ha­blar de los ju­ga­do­res. Pe­ro ya lo de la Co­pa Chi­le ha­bía si­do un avi­so de que Uni­ver­si­dad de Chi­le es­tá en ro­da­je, y so­bre to­do bus­can­do las fór­mu­las pa­ra ha­cer ol­vi­dar a hom­bres im­por­tan­tes co­mo Mo­ra y Es­pi­no­za. Pe­ro ni Ho­yos ni el plan­tel ima­gi­nó una tran­si­ción tan du­ra, por­que más allá de arran­car con un triun­fo por la cuen­ta mí­ni­ma en la Sép­ti­ma Re­gión, an­te un ri­val com­pli­ca­do, lo cier­to es que hay mu­cho que tra­ba­jar pa­ra re­cu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo del se­mes­tre an­te­rior.

Sin chis­pa y so­bre to­do pe­lea­da con el ba­lón, a la U le cos­tó de­ma­sia­do ha­cer pie en La Gran­ja. Sí, tu­vo más po­se­sión que su ri­val. Al­go que el mis­mo elen­co tor­te­ro se lo per­mi­tió. Pe­ro no su­po qué ha­cer con la pe­lo­ta. Sal­vo por pa­sa­jes Lo­ren­zo Re­yes, el res­to siem­pre ne­ce­si­tó uno o dos to­ques an­tes de re­sol­ver una ju­ga­da. Y ca­si siem­pre de ma­la ma­ne­ra. En ese sen­ti­do, el ca­so más evi­den­te fue el de Beau­se­jour, que pa­gó ca­ro su inac­ti­vi­dad, per­dien­do ba­lo­nes ca­si in­fan­ti­les y a ra­tos has­ta dis­pli­cen­te en la mar­ca en ese lap­so ini­cial.

En el pri­mer tiem­po, sal­vo una lar­ga co­rri­da de Ja­ra, que ter­mi­nó con un pa­se a Be­ne­gas, quien ter­mi­nó sien­do de­rri­ba­do an­tes de en­trar al área, el cam­peón vi­gen­te ape­nas hi­zo da­ño. Los de­lan­te­ros no tu­vie­ron un so­lo re­ma­te di­rec­to y los vo­lan­tes, des­aco­mo­da­dos con tan­tos cam­bios de nom­bres en el mis­mo par­ti­do, no pu­die­ron gra­vi­tar en el cam­po del lo­cal.

Que­da­ba cla­ro a esa al­tu­ra que las ex­pul­sio­nes de Nel­son Re­bo­lle­do y Ma­tías Ro­drí­guez, por agre­sión mu­tua de acuer­do al cri­te­rio apli­ca­do por el juez Eduar­do Gam­boa, ter­mi­na­ron per­ju­di­can­do más al cua­dro azul. Por­que Cu­ri­có prác­ti­ca­men­te no tu­vo que mo- ver de­ma­sia­do el di­bu­jo. En cam­bio Ho­yos de­bió re­tra­sar a Ca­ro­ca a la po­si­ción de la­te­ral, y Lei­va pa­sar a la po­si­ción de vo­lan­te de­re­cho, sin que nin­guno pu­die­se des­do­blar­se pa­ra ha­cer da­ño en ata­que. Por si fue­ra po­co, Yer­ko ter­mi­nó sa­lien­do an­tes del des­can­so, lo que obli­gó al téc­ni­co a ha­cer otro cam­bio, po­nien­do a Fe­li­pe Sey­mour en su lu­gar, sin que cam­bia­ra de­ma­sia­do la es­ce­na fut­bo­lís­ti­ca.

Cu­ri­có, en­ten­dien­do que el pro­ta­go­nis­mo no le in­tere­sa­ba, apro­ve­cha­ba ca­da des­aten­ción del fondo de la U pa­ra in­ten­tar ha­cer da­ño. De he­cho, las me­jo­res chan­ces pa­ra abrir la cuen­ta es­tu­vie­ron en los pies de Var­gas y Ába­los, y tam­bién en la ca­be­za de Ca­no­sa. El di­bu­jo tác­ti­co con cin­co me­dio­cam­pis­tas le per­mi­tía pri­me­ro al cua­dro lo­cal ce­rrar­le los es­pa­cios al cam­peón y lue­go sa­lir rá­pi­do de con­tra­gol­pe ape­nas pin­cha­ban un ba­lón en la zo­na cen­tral.

Ho­yos in­ten­tó cam­biar el es­ce­na­rio con el in­gre­so de Pi­za­rro por un opa­co Aran­ci­bia. De­ci­dió el téc­ni­co acen­tuar la po­se­sión, pe­ro con me­jor cri­te­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes. Y a par­tir de ahí la U cre­ció y co­men­zó a pro­fun­di­zar el jue­go, so­bre to­do por el cos­ta­do iz­quier­do. Beau­se­jour, con­ver­ti­do co­mo ex­tre­mo iz­quier­do, em­pe­zó a gra­vi­tar más en el jue­go, y Lo­ren­zet­ti en­con­tró a un so­cio pa­ra dia­lo­gar, de­jan­do de la­do el lar­go ano­ni­ma­to que vi­vió du­ran­te el pri­mer tiem­po.

Aun­que sin in­quie­tar de­ma­sia­do a Luis San­te­li­ces, el cua­dro azul pa­re­cía en­con­trar los ca­mi­nos pa­ra ha­cer da­ño. Jus­ta­men­te en una de esas cons­tan­tes apa­ri­cio­nes por iz­quier­da de Beau­se­jour, un cen­tro del zur­do gol­peó la mano de Zú­ñi­ga. Pe­nal pa­ra to­dos en el es­ta­dio, pe­ro me­nos pa­ra Gam­boa, quien des­es­ti­mó el co­bro. Los re­cla­mos de los ju­ga­do­res de la U no se hi­cie­ron es­pe­rar en con­tra del juez, a quien la ac­ción le que­da­ría dan­do vuel­tas en la ca­be­za.

Por­que mi­nu­tos más tar­de, cuan­do el par­ti­do se mo­ría sin go­les, cuan­do la U ya no te­nía ideas ni pier­nas, el ár­bi­tro vio pe­nal en una ju­ga­da en con­tra de Sey­mour, cla­ra­men­te du­do­sa. El vo­lan­te fue a bus­car un ca­be­za­zo en el área chi­ca, sien­do le­ve­men­te des­pla­za­do por Cris­top­her Díaz. In­clu­so, com­pa­rán­do­la con la mano an­te­rior de Zú­ñi­ga, no te­nía por qué el juez aho- ra san­cio­nar la pe­na má­xi­ma. Pe­ro Gam­boa de­ci­dió to­mar el pro­ta­go­nis­mo so­bre el fi­nal, in­flu­yen­do de­ci­si­va­men­te en el resultado. El pe­nal lo tra­du­jo en gol Pi­za­rro, que a la pos­tre ter­mi­na­ría con­vir­tien­do­se en el tan­to de la vic­to­ria. Y que de pa­so cor­tó una ra­cha de ca­si cua­tro años sin con­ver­tir pa­ra el Fan­ta­sis­ta, que a la pos­tre le cam­bió la ca­ra al cam­peón.

Lue­go de ano­tar me­dian­te lan­za­mien­to pe­nal, Da­vid Pi­za­rro sa­le festejando su pri­mer gol en la U.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.