Las me­lli­zas do­ra­das

Me­li­ta y Antonia, las her­ma­nas Abraham, se trans­for­ma­ron ha­ce un par de años en fi­gu­ras reite­ra­das del de­por­te chi­leno. Ha­ce una se­ma­na con­si­guie­ron el lo­gro más im­por­tan­te de sus ca­rre­ras: el tí­tu­lo mun­dial sub 23 de re­mo. Pu­die­ron ce­le­brar­lo, pe­ro no ha

La Tercera - - PORTADA - Por Na­cho Leal

Han pa­sa­do tres días des­de que las me­lli­zas Me­li­ta y Antonia Abraham lle­ga­ron a Chi­le, pe­ro no pue­den man­te­ner­se quie­tas. Ha­ce cin­co días que ce­rra­ron una tem­po­ra­da so­ña­da, en la que se co­ro­na­ron cam­peo­nas en el Mun­dial de Bul­ga­ria Sub 23 y se pa­sean por Cu­rau­ma co­mo si al­go les fal­ta­ra por ha­cer. O co­mo si en reali­dad no hu­bie­sen he­cho na­da. Ne­ce­si­tan bo­tar ener­gías, pe­ro no sa­ben có­mo. El úni­co re­qui­si­to que Bien­ve­ni­do Front -el head coach del equi­po na­cio­nal de re­mo- les de­jó, fue el si­guien­te: “Ha­gan lo que quie­ran, pe­ro na­da que ten­ga que ver con el re­mo”. Cre­ye­ron que la ins­truc­ción se­ría fá­cil de cum­plir, pe­ro ol­vi­da­ron que du­ran­te el úl­ti­mo año to­do lo que hi­cie­ron fue com­pe­tir y en­tre­nar­se pa­ra se­guir com­pi­tien­do. Na­da más.

“Es­tá­ba­mos pen­san­do en que se­ría ba­cán le­van­tar­se y no ha­cer na­da. Lle­va­mos tres años a es­te rit­mo y du­ran­te el úl­ti­mo no pa­ra­mos de en­tre­nar, en­ton­ces iba a ser ri­co no ha­cer na­da por una se­ma­na, pe­ro no po­de­mos. Co­mo que ne­ce­si­ta­mos ha­cer al­go, mí­ni­mo ir al gim­na­sio una ho­ra en la ma­ña­na”, con­fie­sa Me­li­ta, la ma­yor de los cua­tri­lli­zos y la cla­ra lí­der del clan. Antonia, la me­nor, sie­te cen­tí­me­tros más al­ta que Me­li­ta, asien­te con la ca­be­za. Es­tá co­mien­do, aca­ba de lle­gar de la uni­ver­si­dad, por­que las me­lli­zas Abraham no suel­tan los cua­der­nos. “Yo es­tu­dio Edu­ca­ción Fí­si­ca y mi her­ma­na Si­co­lo­gía en la UNAB. Te­ne­mos be­ca por ser de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, así que nos de­jan cur­sar un plan di­fe­ren­cia­do”, cuen­ta Antonia.

Am­bas tie­nen 20 años, pe­ro la mi­tad de sus vi­das ha trans­cu­rri­do arri­ba de un bo­te. Des­de que co­men­za­ron a re­mar, nun­ca más vol­vie­ron a te­ner otras mo­ti­va­cio­nes. Por eso es que aho­ra re­ci­bie­ron es­te triun­fo só­lo co­mo uno más, co­mo otro de los mu­chos que es­pe­ran con­se­guir. Las me­lli­zas es­tán in­tran­qui­las pre­ci­sa­men­te por es­to: “Nos ba­ja­mos del bo­te, nos pa­sa­ron la me­da­lla y ya ce­rra­mos ese ca­pí­tu­lo pa­ra ini­ciar uno nue­vo. No hay que que­dar­se pe­ga­da en los triun­fos, sino que al ti­ro pen­sar en lo que ven­drá”. La fór­mu­la del éxi­to de la du­pla más bri­llan­te que ha te­ni­do el re­mo na­cio­nal es bas­tan­te sen­ci­lla. Con­sis­te, bá­si­ca­men­te, en el tra­ba­jo in­can­sa­ble pa­ra con­se­guir lo que quie­ren con­se­guir.

Pe­se a la cor­ta edad, aquí son re­fe­ren­tes. Tras la sa­li­da de So­ra­ya Ja­due, la his­tó­ri­ca bo­ga­do­ra val­di­via­na, del equi­po chi­leno, las Abra- ham pa­sa­ron a ser los ros­tros más ma­du­ros en un team que pa­re­ce sa­ca­do de un Cuar­to Me­dio. “Es ra­ro que sea­mos las ma­yo­res, pe­ro es al­go tam­bién nor­mal. So­mos to­das co­mo una fa­mi­lia, así que ve­mos al res­to co­mo nuestros her­ma­nos. De he­cho, a to­dos les de­ci­mos que son nuestros otros me­lli­zos, que mis pa­pás tu­vie­ron más que cua­tri­lli­zos”, re­co­no­ce Me­li­ta, a car­ca­ja­das.

El rit­mo de una cam­peo­na mun­dial, pa­ra ha­cer­se una idea, es así: “A las 6 nos le­van­ta­mos a ha­cer pe­sas. Des­pués desa­yu­na­mos y a las 8.30 es­ta­mos en cla­ses. Al­mor­za­mos co­mo a las 1, des­can­sa­mos un po­co y des­pués a en­tre­nar unas dos o tres ho­ras. Nun­ca nos dor­mi­mos pa­sa­das las 11, si lle­ga­mos a esa ho­ra des­pier­tas, nos obli­ga­mos a dor­mir”. Lo di­cen con con­vic­ción. Las me­lli­zas, íco­nos pe­lo­lais en Concepción, su ciu­dad, po­drían es­tar ha­cien­do cual­quier co­sa an­tes que es­to, pe­ro pre­fi­rie­ron su­bir­se al bo­te y re­mar. Lo de­ci­die­ron ha­ce bas­tan­te tiem­po.

Tra­ba­jo en equi­po

El pa­sa­do 22 de ju­lio, las me­lli­zas rea­li­za­ron una per­for­man­ce per­fec­ta. Co­mo una co­reo­gra­fía en­sa­ya­da una y otra vez, am­bas re­co­rrie­ron los 2.000 me­tros de la re­ga­ta de la fi­nal en la ca­te­go­ría dos prác­ti­ca­men­te sin erro­res. “Si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.