Las­lo, el des­co­no­ci­do

El sor­pre­si­vo nú­me­ro cin­co de Chi­le na­ció y vi­ve en Ale­ma­nia. Urru­tia ju­gó in­ter­clu­bes y ha te­ni­do una ca­rre­ra con po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Re­cién a los 27 años se hi­zo cien­to por cien­to pro­fe­sio­nal.

La Tercera - - PORTADA - Por Car­los Gon­zá­lez Lu­cay

Es pro­ba­ble que el nom­bre de Las­lo Urru­tia no di­ga mu­cho en el pú­bli­co ge­ne­ral. Sal­vo los más fa­mi­lia­ri­za­dos con el tenis, po­cos sa­ben que es­te jugador de 27 años es el ac­tual nú­me­ro cin­co de Chi­le y que su ca­rre­ra ha es­ta­do más re­la­cio­na­da con los in­ter­clu­bes ale­ma­nes y las cla­ses que con el cir­cui­to pro­fe­sio­nal.

Ac­tual­men­te ocu­pa la ca­si­lla 587 del ran­king mun­dial, lue­go de co­nec­tar bue­nas ac­tua­cio­nes en Fu­tu­ros.

De he­cho, a fi­nes del año pa­sa­do con­si­guió su pri­mer tí­tu­lo pro­fe­sio­nal en Egip­to y es­te año se ha de­di­ca­do de lleno a ju­gar tor­neos de es­te ti­po.

Pe­ro no siem­pre ju­gó por el país, ya que du­ran­te un tiem­po lo hi­zo por su na­tal Ale­ma­nia. Es na­ci­do en Ber­lín e hi­jo de chi­leno. Y fue jus­ta­men­te su pa­dre, Ro­dri­go, el que le in­cul­có el amor por el tenis.

El te­nis­ta, ade­más, tie­ne un hi­jo de tres años y via­ja por el mun­do sin spon­sors.

“Siem­pre tra­té de bus­car aus­pi­cia­do­res pa­ra ra­que­tas y cuer­das, es di­fí­cil en­con­trar apo­yo pa­ra esas co­sas. Re­cién me com­pré dos ra­que­tas de un alumno mío que tie­ne las mis­mas ra­que­tas que yo. Sin la ayu­da de mi pa­dre y los in­ter­clu­bes no po­dría via­jar un año en­te­ro”, con­ta­ba el de­por­tis­ta ha­ce un tiem­po al si­tio Tenis Chi­le.

De ahí en ade­lan­te, ju­gó al­gu­nos tor­neos ju­ve­ni­les por el mun­do. Lue­go, dio un sal­to par­cial al pro­fe­sio­na­lis­mo, don­de com­par­tió con al­gu­nos chi­le­nos, quie­nes tie­nen una bue­na im­pre­sión de él. “Las­lo es muy bue­na gen­te, nos he­mos en­con­tra­do oca­sio­nal­men­te en di­fe­ren­tes paí­ses a lo lar­go de los años”, di­ce Mau­ri­cio Ál­va­rez, quien agre­ga: “Es un jugador con mu­chos re­cur­sos te­nís­ti­cos y un buen ni­vel. Sé que vi­ve en Ber­lín, mi club es­tá en Mú­nich, en el otro ex­tre­mo, por lo cual no nos cru­za­mos tan­to. Pe­ro me ale­gro de sus me­jo­ras en cuan­to a ran­king y creo que tie­ne la ca­pa­ci­dad de me­ter­se más arri­ba”.

Co­mo el ale­mán es su lengua ma­ter­na, a Urru­tia le cues­ta ex­pre­sar­se en es­pa­ñol y es al­go rea­cio a las en­tre­vis­tas. Sin ir más le­jos, se ex­cu­só de par­ti­ci­par en es­ta no­ta. “Mi his­to­ria es bas­tan­te lar­ga”, ar­gu­men­tó bre­ve­men­te.

Ri­car­do Ur­zúa es otro de los ju­ga­do­res que lo co­no­ce de cer­ca. “Con Las­lo coin­ci­di­mos en unos cam­peo­na­tos, creo que fue uno en Bul­ga­ria y otro en Ale­ma­nia. Ju­gó en el club en el que hoy es­toy re­pre­sen­tan­do en in­ter­clu­bes, el Rus­sel­heim. Es un chi­co sú­per sim­pá­ti­co y cuan­do se jun­ta con chi­le­nos co­mo que se le pe­ga el acen­to. Es ver­dad que no ha­bla muy bien el es­pa­ñol co­mo lengua, por­que ob­via­men­te él vi­vió y na­ció en Ale­ma­nia. Pe­ro es muy agra­da­ble y su pa­pá tam­bién”, se­ña­la. “Tie­ne san­gre la­ti­na y es un gran jugador, jue­ga muy bien. Tie­ne mu­chas con­di­cio­nes, es muy lu­cha­dor. Tie­ne esa mez­cla de ale­mán con san­gre chi­le­na, que lu­cha y co­rre har­to”, agre­ga Ur­zúa.b

El te­nis­ta chi­leno Las­lo Urru­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.